domingo, 27 de julio de 2014

Microrrelatos - Cosas en los bolsillos (37): Agujas



Agujas


AL atardecer acudieron las cámaras. Los millares de agujas (de todos los lugares, de todas las épocas) permanecían amontonadas en desorden al fondo de la habitación, ocupando casi una tercera parte de ella. Apareció el coleccionista y tomó asiento frente a una pequeña mesa que soportaba sobre su tablero una fina tabla de corcho. Las cámaras apuntaban en picado. Todo transcurre en silencio: el coleccionista toma del montón 2 agujas y forma con ellas, tumbándolas sobre el corcho, un ángulo de 90º. A continuación coge una tercera y la pincha en vertical en un lugar fuera de ese ángulo. El coleccionista parece cansado: baja la cabeza y dormita. Desconcertados, los periodistas se miran unos a otros y, aburridos por la larga espera, bajan a tomarse un café. Es invierno. Cuando suben, todas las agujas están clavadas milagrosamente en el corcho. La estancia está vacía. El coleccionista aparece en la sala. Viene de tirar la basura. Esboza una sonrisa que no graban las cámaras. Muere el día.


ÁCS

6 comentarios:

  1. Hasta "las cámaras apuntaban en picado" la narración es en pasado. A partir de ahí cambia a presente. ¿Incongruencia temporal buscada o error? Y eso no es todo. Cuando "muere el día", este lector está tan desconcertado como los periodistas. Has pasado mala noche, ¿verdad? ;P

    ResponderEliminar
  2. El uso del presente a partir de ese punto está completamente buscado para acercar la escena al lector. Punto. Buscaba tal desconcierto en el lector. Punto. No he pasado mala noche, sino todo lo contrario (aunque no entraré en detalles, claro). Punto. Gracias por su comentario.

    ResponderEliminar