miércoles, 2 de julio de 2014

Rival Sons - Great Western Valkyrie (2014): Review Crítica del disco



por Addison de Witt (@Addisondewitt70)




Tercer disco de los californianos Rival Sons, tras los precedentes todo hacia indicar que este Great Westrn Valkyrie debía ser el de su confirmación definitiva, el trabajo que les dejase aislados estilísticamente, lejos de comparaciones con Black Crowes, Black Keys y en especial Led Zeppelines.


No me atrevería yo a decir tanto, pero no será servidor quien ponga en duda la enjundia instrumental de este grupo de fornidos músicos, pocas voces en el rock actual pueden presumir de hacer sombra a la elástica y poderosa garganta de Jay Buchanan, capaz de emitir sonidos de explosivo tono dramático sin perder color y sin embargo ser capaz a su vez de mostrarse acariciadora y sedosa en largas lineas de dulces texturas, volumen y tesitura además de expresión, se trata el de Long Beach de un cantante excepcional.

Y pocos guitarristas se saben mostrar tan decididos a la hora de atacar riffs y punteos a tumba abierta con la indómita actitud de Scott Holiday, contrapunto perfecto a la voz de Buchanan, si además todo esto es conducido por una pareja rítmica tan excepcional y eléctrica como la formada por Michael Miley a la batería y Dave Beste al bajo, el resultado solo puede ser el que resulta de la escucha de este trabajo: una amalgama de sonidos que forman una unidad de dimensiones espeluznantes en los blues mas hardrockeros y de consecuencias líricas y gaseosas en los momentos mas tenues. Una banda que es hoy por hoy una auténtica bomba de succión perfectamente engrasada y que agota los caballos de su motor a base de decibelios y fiereza.



En cambio el disco, titulado Great Western Valkyrie confieso que me ha costado, no me convencía en las primeras escuchas, reconociendo estos méritos sónicos desde el primer momento había algo que no me terminaba de funcionar...las canciones, faltas de una construcción melódica que las hiciese redondas, más caracterizadas por el sonido que por la arquitectura del discurrir echaba en falta sutileza, formas y un poco de mimo.

Tampoco se produce de forma total ese distanciamiento de otros modelos musicales pretéritos que se intuía, en especial los Zep están ahí, y son en ocasiones ultrajados estilísticamente, aunque aquí se puede establecer una cadena de ultrajes que nos lleve al mismísimo Robert Johnson.

¿Qué ha ocurrido entonces?, pues que he sido bastante insistente con el disco y ha terminado por ganarme, o si preferís por comerme la moral, de los diez temas que lo conforman, varios han ido cogiendo consistencia en mis oídos y haciendo reconocibles y diferenciables sus lineas melódicas, claudicando finalmente a alguno de los cortes como momentos realmente memorables, no pasando de una corrección de fuerte sonoridad eso si, otros.



Electricidad y despliegue vocal y guitarrero en la rockera y fibrosa "Electric Man", musculada y excitante gracias a unos riffs sobrecogedores.

De influjo mas sureño "Good Luck" es otro tema de energía contenida y desatada en el entregado estribillo y "Secret" es una zeppeliniana carga de grasiento blues rock llevado al límite gracias al despliegue vocal de autentica excepción de Buchanan, que asemeja su fraseo al de Plant.

Bailable y desenfadado estribillo para la rotunda y algo seca "Play The Fool" que despierta en un estribillo de connotaciones casi discotequeras y ritmos calmos; bonita melodía y seda en la voz, fuego en las guitarras y unos teclados dando coherencia a los ingredientes que forman una deliciosa balada que se titula "Good Things" y que se mueve entre varias aguas setenteras.

Mucho ruido y pocas nueces en la rutinaria y poco convincente "Open My Eyes", y unas teclas que edulcoran las sucias y rencorosas guitarras de Holiday marcan la realidad sónica de un tema que tampoco es de los que mas me convence, el denso e irregular "Rich and The Poor". Macarra, sucia y juguetona se muestra la variada y setentera "Belle Star".

Mira a los Black Crowes más baladeros de los años de Amorica en la correcta balada "Where I've Been" y guinda para el pastel al final, con la extraordinaria "Destination On Course", Zeppelines sobrevolando la partitura y el sonido, voz de autentico perdón, guitarras sonando como si estuviesen dictando el veredicto del juicio final, bajos y baterías que se muestran en actitud impenitente ante su cometido casi sagrado con este tema de secreta liturgia rockera que cierra con misterio y oscuridad este disco, el tercero de Rival Sons del que alguno esperábamos algo más, y que tras varias escuchas empieza a revelarse como lo que es, un muy buen disco con momentos realmente fabulosos forzados a convivir con otros tópicos aunque disfrutables y alguno poco destacable, en el que se echa en falta un poco de relieve melódico y en ocasiones sobra algún exceso instrumental, creo no obstante que en el directo, donde estos tipos son realmente apabullantes, tienen un trabajo que defender que puede brillar con una luz mayor que en la grabación comentada.

©Addison de Witt

4 comentarios:

  1. Me parecen muy buenos, pero si quieren que les vaya mejor, que se quiten sus dejes taaaaaaaan Zeppelin porque van a acabar siendo una banda tributo como Airbourne con AC/DC o Primal Fear con Judas Priest.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Alex, y te diré que en esta última entrega les veo un poco mas libres de ataduras sonicas Zeppelinianas.
      Espero bastante de estos tipos aunque de este disco esperaba un poco mas.
      Abrazos y gracias por la visita.

      Eliminar
  2. A mí me parece el mejor disco del grupo. En éste, su cuarto LP, despliegan un sonido más variado. Lo consiguen alternando su sonido más riffero y directo en algunos cortes (donde se destacan incluso más que en entregas anteriores) con cortes más sutiles y sencillamente sublimes. También veo más oscuridad en las canciones y en el sonido que envuelve al disco, con un resultado de verdadero rock setentero. Se asemejan a grupos? Quizás no inventen un nuevo estilo, pero desde luego suenan apabullantes. Como nadie sonaba desde hacía décadas. Para mí un auténtico discazo, como los clásicos d antaño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gustan mucho, pero este último disco no me convenció y además hace mucho que no lo recuerdo, es posible que deba recuperarlo, lo mismo ahora lo veo de otra manera.
      Saludos.

      Eliminar