viernes, 28 de agosto de 2015

Vanessa Mae – The violin player (1995): Crítica del disco Review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Amigos, seguidores de este blog y lectores ocasionales de mis entradas, este año se cumplen dos décadas del lanzamiento del primer álbum de la singapurense Chen Mei Vanakorn, una virtuosa instrumentista que por entonces contaba diecisiete años y había adoptado el nombre artístico de Vanessa-Mae. Así pues, ¿qué mejor manera de retomar el hilo de mis colaboraciones en esta casa que con el cedé de la chiquilla? La niña –por entonces, claro, que ahora ya va camino de los cuarenta– había disfrutado en su infancia de apariciones en programas televisivos de esos que protagonizan talentos infantiles y a los diez años debutó en un festival alemán y más tarde tocando en la Philharmonia Orchestra de Londres.


Por eso no es extraño que, convertida en una post-adolescente de sensuales formas, despertase el interés de algún aburrido cantamañanas de EMI que –para pesadilla de puristas, cual manchego Luis Cobos– tuvo la feliz idea de lanzar a la violinista como la nueva estrella del classic-pop británico con rasgos orientales. Y lo cierto es que la ocurrencia fue todo un éxito: más de ocho millones de discos vendidos lleva ya, entre compradores tan variados como este que escribe, que ese mismo año me hice con Ozzmosis, Waiting for the punchline, Balance o Astro Creep: 2000 y que aún no sé por qué acabé adquiriendo este The violin player, si no es porque tiran más dos tetas que dos carretas. 


Y es que, para ser sinceros, el álbum –que tiene una versión del Classical gas de Mason Williams y otra de la Toccata and fugue in D minor de Bach– es de escucha sencilla y resultona a excepción de la batería programada, pero de bastante poco interés para seguidores de Manowar como yo. Con portada de John Paul, el disco fue grabado entre los Abbey road studios y los Whitfield street recording studios y escrito y poducido por el multiinstrumentista y compositor Mike Batt, excepto en los temas antes mencionados y en uno obra de la propia Vanessa-Mae y el pianista Ian Wherry. 


Los músicos que participaron en la grabación, además de Vanessa al violín acústico y electrónico, fueron Mike Batt e Ian Wherry a los teclados, Clem Clempson y Martin Bliss a las guitarras, Vasko Vassilev a la viola, Phil Todd a los saxofones, Maurice Murphy a la trompeta y Dick Morgan al oboe, con la colaboración de la Royal Philharmonic Orchestra. 

El track list era: 

Toccata and fugue in D minor 
Contradanza 
Classical gas 
Theme from ‘Caravans’ 
Warm air 
Jazz will eat itself 
Widescreen 
Tequila mockingbird 
City theme 
Red hot 

Destacan Contradanza –con un solo de guitarra blackmoriano–, la preciosa Widescreen, Tequila mockingbird con su regusto purpleliano –apuesto a que le hubiese gustado a Lord– y sobre todo Red hot, el único tema compuesto por ella. 









Y eso es todo por hoy. Para que veáis que no sólo de jebimetal vive el King. 

¡Feliz viernes! 
© King Piltrafilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario