martes, 4 de agosto de 2015

Visita a Lisboa 2015: Los Jerónimos, Patrimonio de la Humanidad


En nuestro último viaje estival por Portugal, que os estamos ofreciendo por capítulos para no ser cansinos en exceso, visitamos, evidentemente Lisboa. Ya os puse una primera entrada sobre la ciudad por aquí. Tras ese primer día lisboeta, nos dimos una vuelta por Sintra, en visita obligada, en donde recalamos en el Palacio da Pena y la Quinta da Regaleira. Nuestro siguiente día en Lisboa nos propusimos ante todo visitar Los Jerónimos, la torre de Belem y el monumento a los conquistadores. Pues las fotos son muchas aunque vayamos seleccionando, en este post os hablaremos de lo que fue nuestra visita a los Jerónimos.


Para llegar hasta allí lo recomendable es coger el tranvía 15. Nosotros fuimos hasta el inicio de la línea, que es lo aconsejable si no queréis ir de pie todo el viaje. Cogedlo en la Praça da Figueira. Y la advertencia sobre los carteristas no es un mito urbano, así que tened cuidado, tanto dentro del tranvía como en las estaciones de espera. Vimos un caso de carterismo en directo. Tú puedes ser el siguiente, recuerda, no te confíes.


Durante el recorrido se pasa por debajo del famoso Puente 25 de Abril, puente colgante que va de parte a parte del estuario del Tajo y que, en todo caso, luego podréis ver aún mejor (aunque más lejos) desde el monumento a los conquistadores. El tranvía os dejará muy cerca de la entrada a los Jerónimos, que es lo que hay que ver primero. Nosotros llegamos en hora punta y había una cola larguísima, pero fluida. La entrada al templo es gratuita, y uno paga si quiere ver el claustro, cosa también recomendable, por su decoración, por sus gárgolas... Los Jerónimos, qué os voy a contar, es sobrecogedor (y no empleo la palabra gratuitamente), con una alta cúpula hasta la que ascienden livianas columnas interminables. Un espectáculo grandioso que no os podéis perder bajo ningún concepto. Antes de llegar a la plaza indicada para coger el tranvía tiré algunas fotillas.



















Y por fin, el monasterio de los Jerónimos
































ÁCS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada