miércoles, 19 de agosto de 2015

Frank Turner - Positive Songs for Negative People (2015): Crítica del disco Review



por Addison de Witt (@Addisondewitt70)




El nuevo disco del británico Frank Turner se titula Positive Songs for Negative People y ya está en la calle, había ganas aunque moderadas, me gusta el inglés, disfruté de su anterior disco: "Tape Deck Heart" (2012), y me encandiló en vivo en el ARF de hace unos años, pero no esperaba demasiadas sorpresas o novedades en su oferta, no me equivocaba, el disco es más o menos lo que me esperaba, un productor tan de campanillas como Butch Walker no hace demasiado para variar el rumbo con el que inician las canciones su andadura desde su propio alumbramiento.


Que nadie interprete estas palabras como un comentario negativo con respecto al disco, no lo son, creo que un artista como éste es lo que es y no tiene porque ser otra cosa, sigue auto-describiéndose en cada canción y mantiene vivo el espíritu de desparrame multitudinario, idóneo para ejecutarlo en grandes estadios, con el disfrute y la reivindicación humanista por bandera, y esto no es en absoluto algo malo.




Es capaz también de transmitir ese rollo de sinceridad y transparencia que son factores indispensables de su propuesta. Sónicamente se mueve en las aguas que el mismo vierte en su piscina creativa, el punk (en dosis mínimas), el rock y un folk urgente y vigoroso que convierte sus temas en cercanos y fáciles para la penetración en todo tipo de publico, perfecto como digo para desparramar en vivo, y si es posible en verano y al aire libre, mezclando sus acordes con cerveza fresca.

Como en anteriores ocasiones las canciones vuelven a ser inmediatas y directas, entienden perfectamente aquello de que la distancia mas corta es la linea recta, únicamente el primer y el último corte suponen un respiro al oyente, dos baladas de predominio acústico en su textura, "Song for Josh" que cierra el disco como un parlamento acompañado de una acústica ante un auditorio y "The Angel Islington" que lo abre, donde da un paseo por algunos barrios de Londres, dos bonitos temas sin duda.

El resto del cancionero ofrece lo habitual en él, ritmos indómitos con agresivas baterías maltratando parches, guitarras que rugen sedientas de decibelios y una interpretación vocal que se lanza a tumba abierta con intención aparente de morder la melodía, esto es evidente en "Get better", "Glorius you" de arrebatada vocalidad, la fugaz "Out of breath" de interesante golpeteo de piano, "Demons" distorsión y teclas al servicio de un rock acerado.

Temas de estadio con presencia de teclas también en: "The next storm" o "Silent key". Acercamientos a Springsteen en "Mittens" que incluye un saxo muy afín al de Jersey.

El toque folk se hace mas evidente en la luminosa: "The opening act of spring" y "Love forty down" ofrece una visión mas íntima y elaborada con un poso punk, dejando para "Josephine" una buena porción de dinamita para hacer del corte uno de los momentos mas explosivos y rockpunkarras del Lp.

No se aprecian demasiadas novedades en esta apuesta de Turner, pero difícil veo que alguien pueda aburrirse con el trabajo, tiene lo que se espera del interfecto, una actitud, un sello y una visión inmediata del rock con algún piano más que en pretéritas ocasiones y unos textos más redondeados, su temática es la esperada, social y vertiginoso repaso al entorno.

Me alegra ver que Frank Turner sigue siendo él mismo, no creo que funcionase pretendiendo ser otra cosa, es un artista de raza, no de laboratorio, como siempre recomendable, espero verle en vivo en breve.

Addison de Witt

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada