viernes, 25 de abril de 2014

Sherpa - Transfusound (2013): Crítica del disco. Review


por Ángel Belinchón (cantante de @DryRiverOficial)
Web de Dry River



Hace mucho tiempo que quería hacer esta reseña, pero por una razón u otra he ido aplazándolo hasta el día de hoy.

Me apetece por muchas razones. La principal es que soy un gran seguidor de la música de José Luis Campuzano (Sherpa), de sus letras, de su voz y de su creatividad a la hora de componer. Sin duda, es todo un referente para mí y el hecho de que siga ofreciéndonos su música es un regalo que bien merecen unas líneas… Espero que no muchas, aunque el disco es largo y yo soy un pesado.


Dicho esto se podría pensar que a continuación voy a soltar una parrafada de elogios hacia el artista y su trabajo, dejando que el brillo de su glorioso pasado haga imposible cualquier crítica negativa que pudiera merecer Transfusound. Espero no caer en esta tentadora trampa.

Bueno, vamos al lío.

Por orden cronológico, la portada es coherente con el contenido sonoro del disco ya que nos presenta a Sherpa recibiendo una “transfusión” por un lado eléctrica y por otro lado acústica, haciendo referencia al contenido bipolar de Transfusound, con un CD eléctrico y otro acústico.



--- CD 1 ---

El disco comienza con “Tienes un amigo”, un buen tema con un buen riff y un mensaje sencillo y directo. Lo primero que llama la atención es el gusto a “Home Studio” del sonido, que sin ser malo, no está a la altura del trabajo creativo.

“Ya estoy de vuelta” es para mí el single indiscutible del Transfusound eléctrico. También se fundamenta sobre un riff potente, claro y directo y en algunos momentos recuerda a los grandes hits de la mejor época de Barón Rojo, asociados generalmente a la voz de Sherpa, esta asociación se hace evidente incluso en la incisiva letra del tema, que incluso hace referencia a "Pico de Oro".

En “Me estoy abrasando” el nivel baja un poco en comparación con las 2 primeras canciones. Creo que en parte es por el sonido, que no logra sacar todo el “punch” al riff contundente que preside las estrofas. En este tema Sherpa también ha querido “jugársela” huyendo del 4/4 en algunos compases. Como amante del progresivo, esto lo agradezco, pero creo que la jugada no ha salido como pretendía y no enriquecen la canción.

“Celoso” saca la vena más desenfadada de Sherpa. Un rock ligero, radiable, sencillo, de los de toda la vida. Una fórmula sin riesgo, pero con la que es difícil componer una canción brillante.

En “Homeless” nos cuenta la historia de un ejecutivo que deja atrás su estresante vida para disfrutar de su tiempo. Siempre me ha gustado la forma de escribir del Sherpa. Sin embargo, la canción, que tiene momentos muy buenos, creo que ha quedado floja.

“En una sepultura” nos demuestra que el Sherpa más tranquilo parece estar más en forma que el Sherpa rockero. En los temas acústicos la voz suena completa, brillante, firme… sublime. Lástima de estribillo, que no hace honor a un tema tan profundo.

“Se está haciendo tarde” devuelve la energía al disco. Es una de las canciones más pegadizas y mejor estructuradas.

“Amerrica” es una canción musicalmente muy rica, con una letra que hace reflexionar sobre las 2 caras de América, una rica y otra pobre. El estribillo tiene un aire al de “Pobre Madrid” de Barón Rojo. Es inevitable que en la música de Sherpa haya ramalazos de Barón Rojo, pero en ocasiones parece que sean más buscados que accidentales.

“Dr. Freud” me encanta. Me encanta todo de esta canción. Copla y Rock en uno, demostrando que los estilos musicales son como los sabores, cuanta más variedad y combinaciones, mejor.

En “Mentalibán”, aunque sin mencionarlos directamente, parece que hace referencia a sus problemas con los hermanos de Castro en su época en Barón Rojo. Para mí esto sobra. Entiendo que fue una época muy importante que ha marcado su vida, pero me gustaría que pudiera dejarla atrás. Barón Rojo ya no existe, aunque los hermanos de Castro sigan paseando su cadáver de forma más triste que otra cosa. Fue el mejor grupo que ha existido en España, pero su mejor creativo, Sherpa, sigue haciendo muy música y eso debería ser suficiente.

“Tu revolución” tiene un principio acústico en el que la voz del Sherpa suena increíble. Es la canción más compleja del disco, también la más social… y personal. En ella, se nos presenta la idea de que la verdadera revolución no hay que hacerla para derrocar al poder, sino que debe producirse en tu interior.




--- CD 2 ---

En una pugna hipotética entre el disco eléctrico y el acústico de este Transfusound, para mí ganaría este último. En su versión más tranquila, el Sherpa saca todo su jugo creativo y su voz se muestra más segura, incluso diría más joven, más firme, con más energía, más nítida, completa, clara y bonita.

“Calle oscura” abre esta serie de obras de arte. Un temazo en toda regla que ya lo querría cualquiera para sí.

Le sigue “Cuántas veces”, una canción de amor con mayúsculas en la que Sherpa desnuda su corazón y pide perdón a su pareja de toda la vida por no merecerla.

“El viento de la soledad” es la menos acústica de esta sección. También es la menos brillante en mi opinión.
En “Como un camión” volvemos al sobresaliente. Esta canción es una genial compañera de viaje, y tanto su música como su letra son una muestra más de lo bien que tratan las musas al Sherpa.

“A un amigo” sería el single de la parte acústica. Es una canción preciosa. No puedo decir más. Escuchada con la predisposición adecuada puede convertirse en una favorita instantánea. Es de esas canciones que alteran el transcurrir natural del disco porque te obliga a volver a reproducir la pista una y otra vez…

“Con vosotros” es un corte pop dedicado a los Beatles y así, su composición está deliberadamente construida para emular su sonido.

Con “Nací pobre” empieza el relleno del disco. Esta nueva versión del clásico de Barón Rojo, aunque tiene valor como curiosidad, no nos cuenta nada nuevo y perfectamente podría haberse publicado aparte como rareza. Es una gran versión, pero hubiera preferido que ese trozo de disco lo hubiera ocupado algún tema nuevo. Lo mismo ocurre más adelante con “You are always there”, una versión en inglés de “Siempre estás allí”, una de mis canciones favoritas de todos los tiempos. Muy bien interpretada, preciosa y totalmente prescindible en este disco. “Stand up” y de nuevo “You are always there”, esta vez instrumental son parte de este desafortunado club del que sí que salvaría a “Eleanor Rigby”, ya que veo más sentido versionar a otros que a uno mismo y siempre me ha encantado esta canción de los Beatles.

“Si me pierdo por ahí” tampoco deja indiferente. Con su música verbenera y su letra en la que Sherpa hace una declaración de intenciones sobre cómo sería su estilo de vida soñado.

“A los heroes pequeñitos” es una pequeña pieza que no aporta mucho al disco, pero que puede servir como una buena nana para algún padre en apuros.

Por último, “Vuelvo a mi barrio” es otro temazo que nos regala Sherpa, que nos vuelve a demostrar lo bien que se desenvuelve en las texturas dulces, a pesar de ser un consumado rockero.


En definitiva, es un disco muy recomendable, aunque quizás le sobren las auto-versiones, aunque como curiosidad están bien. No llega a la altura del magnífico Guerrero en el desierto, pero ofrece cosas nuevas, cosas muy buenas y canciones que son “clásicos instantáneos”. Humildemente le pido al Sherpa que siga componiendo y grabando canciones, aunque sea en plan casero, a mí me vale.

©Ángel Belinchón (Dry River)

No hay comentarios:

Publicar un comentario