sábado, 19 de abril de 2014

Crítica de la película "Los Vengadores" (2012), de Joss Whedon


por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC




Los vengadores de Joss Whedon son el clímax de las películas Marvel, la mejor y más espectacular de todas, la que saca el máximo partido a todo lo que se había ido gestando en los capítulos individuales.

Una de las grandes virtudes de la cinta es lo bien que logra mantener los aspectos más interesantes y positivos de cada héroe, con la salvedad de Thor, hasta el punto de que en algunos casos incluso mejoran su presencia con respecto a los títulos en los que son protagonistas, por ejemplo Hulk.

“Los vengadores” tiene la ventaja de que no le hace falta desarrollar a los personajes porque todos son conocidos por los fans, un trabajo hecho en los capítulos individuales. Además tiene el aliciente de poder confrontar superhéroes míticos tanto física como verbalmente, lo que fascinará a los fans y cualquier seguidor de estas películas. Ventajas que Whedon aprovecha con maestría.




Siendo cierto que muchas valoraciones y entusiasmos han sido exagerados, no se puede negar que el director entrega un entretenimiento de primer nivel, francamente brillante, y que supera con creces a todo lo anterior creado por Marvel en el cine.

La gran estrella de la función es Tony Star (Rober Downey Jr.), protagonista de los mejores gags y diálogos, no en balde ha sido la franquicia que más éxito y prestigio ha obtenido. En el debe el mencionado Thor, al que Kenneth Branagh sacó bastante partido haciendo de él un héroe ególatra, presumido y prepotente, con gran sentido del humor, y que aquí aparece apático y aburrido.

En Marvel han sido inteligentes y han apostado por un tono radicalmente distinto al de los superhéroes de DC Comic, liderados por el Batman de Christopher Nolan, que son oscuros y depresivos. Aquí hay colorismo, sentido del humor, desenfado y diversión aventurera, lo cual se sublima en este título que nos ocupa.

Iron Man (Robert Downey Jr.), Thor (Chris Hemsworth), Hulk (Mark Ruffalo), Capitán América (Chris Evans), HawkEye (Jeremy Renner) y Black Widow (Scarlett Johanson) son los superhéroes que se encargarán de salvar el mundo de la amenaza de Loki (Tom Hiddleston).




Con una clásica estructura de “reclutamiento” Whedon irá reuniendo a su grupo y desarrollando la trama, que será sencilla como corresponde a este tipo de cintas. Un duelo entre el bien y el mal salpicado de discusiones, diálogos irónicos, enfados, pero una unión a prueba de bombas final entre el grupo de protagonistas. Una fase previsible y de ritmo regular, pero muy atractiva por el carisma de los personajes.

Whedon logra que a pesar de la gran cantidad de personajes importantes la película nunca resulte dispersa, ligera o superficial, como le ocurría a las entregas de “X-MEN”. Mide todo a la perfección y saca mucho partido de sus personajes, por ejemplo con sus dinámicas y vigorosas presentaciones. Whedon realiza un gran trabajo artesanal, sin alardes autorales y con plena solidez. Movimientos fluidos de cámara en los momentos oportunos, planos flotantes, virtuosas grúas, buenos encuadres, de igual forma que sabe parar toda la exuberancia habitual de este tipo de cintas para rodar precisos planos-contraplanos o planos fijos. Una confianza plena en lo que está haciendo. No veremos montajes “ultrasincopados” que sirvan al director para arroparse en su inseguridad. Todo lo contrario.

Destacable es el juego que Whedon hace de los reflejos y espejos para señalar engaños o manipulaciones.

Es interesante ver los puntos en común y diferencias que tienen los personajes, aspectos bien reseñados que crean afinidades y diferencias y que irán progresando para acabar de formar un equipo. Un equipo de individualidades donde cada uno mantendrá su esencia pero colaborará con el resto sin matices ni reservas. Así, Thor y Capitán América se puede decir que casi vienen de otro mundo (uno de forma literal otro por los años que pasó congelado); Banner y Stark son científicos, Thor y Stark son egocéntricos (aspecto casi eliminado en Thor); Thor y Capitán América tienen en el honor y la honestidad unos valores irrenunciables; Stark y Banner son polos opuestos con respecto a su comportamiento (uno procura contenerse, el otro no se contiene en absoluto); Capitán América y Stark discutirán por el egoísmo de uno y la entrega del otro… Una riqueza en las relaciones que acaba engrandeciendo el retrato de los personajes más por esos contrastes y afinidades que por su propio desarrollo.




Destaqué anteriormente el trabajo en la dirección de Whedon y su seguridad, esto queda demostrado con su gusto por los planos secuencia que usará varias veces con un acierto y significación brillantes. El más destacado es el espectacular plano secuencia, un momento único que pasará a la antología del género, donde iremos pasando de un superhéroe a otro y cómo se las gastan sobrevolando la ciudad y sin corte en el clímax final.

La acción está administrada con extrema sabiduría hasta llegar a un clímax excelso. Son muchas las escenas para recordar, empezando por las peleas entre nuestros superhéroes protagonistas, Thor contra Capitán América, Iron Man contra Thor, Thor y Hulk; la paliza de Hulk a Loki…

Todo palidece con los tres cuartos de hora de clímax final. Acción pura y dura a la que Whedon saca el máximo partido, como por ejemplo con el plano secuencia mencionado. Todos los superhéroes tendrán un gran protagonismo, los vuelos de Iron Man, las destrucciones de Thor y Hulk, el mando del Capitán América…

El guión es convencional y el villano no acaba de convencer, como ocurriera en “Thor”, pero son defectos menores que no impiden en lo más mínimo disfrutar de este gran espectáculo y cine de evasión.

“Los vengadores” es un extraordinario entretenimiento, brillante, adrenalítico, desfasado, hiperbólico, comandado con pulso maestro por Whedon. Un gran acierto para la franquicia Marvel.

©Jorge García

No hay comentarios:

Publicar un comentario