martes, 8 de abril de 2014

Asia - Gravitas (2014): Crítica del disco. Review



por Blue Monday (@BlueMonday1971)





En el año 2006 el teclista Geoff Downes reunía a la formación original de la banda británica Asia desplazando completamente a la alineación liderada por John Payne. La consecuencia más inmediata fue el lanzamiento de Fantasia: Live In Tokyo, un directo grabado en marzo de 2007 compuesto en su mayoría por temas del Asia, el debut del grupo en 1982, y por revisiones de las bandas a las que habían pertenecido sus miembros.



Fantasia: Live In Tokyo fue un álbum enérgico, apasionado y esperanzador tras el que Phoenix, ya en el estudio, y publicado en 2008, se mostraba bastante aceptable para los estándares de la banda, aunque ya en 2010 Omega comenzaba a mostrar síntomas de escasez de ideas en Asia. Un más que digno XXX en 2012 terminaba con el guitarrista Steve Howe fuera de la banda, centrado a tiempo completo en Yes, y con la molesta sensación de que aquello había sido el final definitivo de Asia.

Sin embargo Downes, el baterista Carl Palmer y el bajista y voz John Wetton decidían seguir adelante sin Howe y se hacían con los servicios del guitarrista Sam Coulson, un tipo de 27 años que se dio a conocer en Youtube y al que descubría Paul Gilbert, guitarra entre otros de Mr. Big. La papeleta de Coulson era complicada, sustituyendo a un mito como Howe, aunque su papel en los últimos artefactos de Asia no había sido tan preponderante como antaño.

Así que tres de los cuatro miembros de Asia que debutaban en 1982 con el álbum más vendido de aquel año retomaban el proyecto de su banda con la sana intención de dotarle de continuidad con el recién publicado Gravitas. La producción del nuevo álbum corre a cargo de Geoff Downes y John Wetton, y permite de nuevo apreciar lo intuitivos que son ambos músicos. Independientemente de lo que transmitan los temas del álbum, lo que está claro es que los dos han dotado al conjunto de una calidad y un brillo que ponen de manifiesto su maestría a la hora de producir.




Voces fuertes, guitarras suaves y teclados atmosféricos que colocan a Asia en un loable intento de recuperar el sonido que les proporcionó la gloria en la década de los 80. Un artefacto, Gravitas, exquisitamente grabado y producido que desgraciadamente carece de la pasión y la energía necesaria para transmitir, porque calidad y virtuosismo son algo innegable.

Está claro que el aspecto más novedoso de Gravitas es la presencia del guitarrista Sam Coulson. El tipo tiene talento, pero desgraciadamente, y salvo en un par de excelentes solos, su presencia aquí es meramente testimonial, y ese es uno de los mayores problemas del álbum. Su participación debería haberse hecho más notoria en Gravitas, o deberían haberle permitido mayor protagonismo en un artefacto que huele a John Wetton por los cuatro costados.

A nivel individual la labor de los cuatro miembros clásicos de Asia es desde luego intachable. Wetton está excelente en las voces y su bajo guía con sutileza la mayoría de las composiciones. Los teclados que propone Geoff Downes son, como casi siempre, evocadores y ensoñadores, y la imaginativa batería de Carl Palmer funciona perfectamente. Pero falta algo, eso que consigue que un álbum conecte y transmita.




"Valkyrie" abre Gravitas con buenos riffs, buena batería, buenos teclados y un muy buen solo de Coulson, de las pocas veces en las que se muestra protagonista, pero el repetitivo estribillo dota al tema de una innecesaria pesadez. Después "Gravitas", corte de armonías limpias y suaves, alarga duración y muestra falta de inspiración, dejando una cierta sensación de amargor.

"The Closer I Get To You" es ese tema que uno parece haber escuchado mil veces en la carrera de Asia. Aun así muestra algo de ese rock melódico lleno de calidad para uno de los mejores cortes del álbum. Guitarras y teclados sensibles con John Wetton muy inspirado en las voces y con Coulson de nuevo en protagonista con un formidable solo de guitarra que fluye lleno de matices por las ricas capas de voces.

Las armonías vocales y el ritmo conducen un inquietante tema de rock llamado "Nyctophobia", centrado en el miedo a la oscuridad tras el que "Russian Dolls", de aroma a Billy Joel, ofrece agradables sensaciones aunque denota una cierta falta de dirección y profundidad. Después la elaborada intro de teclado de "Heaven Help Me Now" desemboca en una combinación de buen rock con las conocidas melodías y paisajes sonoros de teclado tan conocidos en la carrera de Asia.

"I Would Die For You" ofrece un exceso de musicalidad que muestra a la banda en plena forma interpretativa antes de las buenas vibraciones que transmiten "Joe Di Maggio's Glove" y "Till We Meet Again", cortes que reflejan toda la experiencia y capacidades de la banda y que sirven para poner punto final a Gravitas con melodías y armonías que transmiten intensidad y emociones, algo que no ha sido muy frecuente a lo largo y ancho del álbum.


Así pues Gravitas es un trabajo decente, de innegable calidad instrumental, agradable de escuchar, pero que desgraciadamente va a caer pronto en el olvido, y es que Asia ha olvidado transmitir la energía y pasión desbordantes que les caracterizó en el pasado. Puede que sea un álbum de transición en espera de que Sam Coulson se acople y aumente su protagonismo, puede que no den ya más de sí, pero lo que es evidente es que a Gravitas le ha faltado algo, a pesar de esa brillantez en la producción y en la instrumentación. El tiempo dictará sentencia.

©Blue Monday

2 comentarios:

  1. Eran una muy buena banda de rock hard melódico muy ochentera; pero después les perdí la pista. Espero que este cedé me reconcilie con ellos. Un abrazo, Javi y Ángel.

    ResponderEliminar