domingo, 27 de abril de 2014

Eels - The Cautionary Tales Of Mark Oliver Everett (2014): Crítica del disco. Review



por Savoy Truffle (@CarlosLorenteR)




Parece ser que este año Eels y Beck (leer crítica de Morning Phase) se han propuesto estar en lo más alto en cuanto a composición y discos que son un auténtico rayo de luz en la oscuridad, en plan songwriter. Pero claro, mientras el rubiales ha tardado 6 años en parir ese maravilloso Morning phase, el señor Mark Oliver Everett lo ha hecho en solo un añito desde su anterior y fantástico Wonderful, Glorious.

Pero Mr. E tiene algo diferente, aparte del genio que es. La profundidad de sus letras es asombrosa y, además, es un tipo necesario: sus melodías tejidas con hermosura y laboriosidad no dan puntada sin hilo.

The Cautionary Tales of Mark Oliver Everett, el undécimo disco de Eels, es un disco bonito a rabiar, porque se te mete en el cuerpo como algo necesario, y ya no se te va. Esa voz cruda, desgarrada, le pega a los temas de manera tremenda, es su estilo, pero me gusta. Aquí está el rockero más intimista, sin ningún lugar a la duda.

Es cierto que hay poco nuevo que decir, ya que hablamos de que este genio ya había hecho antes 10 discazos, siempre una apuesta firme y segura. Nos regala los oídos y hemos de seguir agradecidos.




El disco comienza con "Where I'm at" a modo de una sonata instrumental de vientos y piano, manera tranquila de introducir el primer tema acústico, "Parallels", una delicia de esas que compone como si fuera fácil Mr. E, algo a lo que nos tiene ya acostumbrados. "Lockdown hurricane" sigue por la senda marcada, con ese piano eléctrico, con una letra que describe los errores humanos, precioso y hondo tema. "Agatha Chang" con esos violines de fondo, que acompañan a la voz que te deja helado y esa guitarra acústica, es una pieza delicada pero brutal, una obra clásica de un rockero; ahí es nada. "A swallow in the sun" es otro tema natural, con esa intro de la guitarra con arpegios, aires soul y góspel; es una pasada de tema. "Where I'm from" es una tonada muy alegre, con influencias de aquellos Simon & Garfunkel, una auténtica nana de cuna, para niños. "Series of misunderstandings" es una gozada, con ese sonido casi de caja de música que acompaña la delicada manera de cantar de Mark, una oda brutal de proporciones gigantes.

"Kindred spirit" con esa guitarra sincopada del inicio es otra demostración del crack que es este tipo, canción de amor a su estilo, gran desarrollo de la pieza. "Gentlemen's choice" es muy lenta, pero bella, despaciosa, locura de hondo calado, sólo acompañada de un piano. "Dead reckoning" es la canción más oscura y lúgubre con grandes arreglos de cuerda y esa descripción terrible de la soledad. "Answers" remonta algo el tono sombrío de los 3 anteriores temas y con esa caja de música sale otra vez a la superficie para dejarnos una melodía sublime. "Mistakes of my youth" es para mí la joyaca del álbum, donde por fin hay una percusión o batería que da ritmo al tema que lo pide a gritos; desgarrador tema, composición enorme, de esas canciones que te ponen la carne de gallina para siempre, ¡¡qué temazo, leñe!! "Where I'm going" cierra el disco como lo empezó, con otra sonata de vientos, y un piano delicado, pero esta vez con voz y letra, gran canción para acabar un disco espléndido e introspectivo.




Mr.E ha vuelto a demostrar que tiene muchos registros: lo mismo te hace un discazo de rock, que uno de estilo acústico, que te sale a tocar en chándal (se lo perdonamos al gafapastas), pero como todo musicazo tiene sus historias, eso sí, ante todo su música prevalece y aquí hay algún que otro tema que es para subir al Olimpo de los dioses.

©Savoy Truffle

1 comentario:

  1. Completamente de acuerdo, excelente crítica, aunque puede que le eches muchas flores. Todos dicen que este disco es de los mejores pero anda que no hecho en falta discos como Hombre Lobo o Shootenanny! que dejaron claro lo bueno que puede llegar a ser Eels (por no hablar de lo sublime que fue Broken Toy Shop con E en solitario). Por muy profundas que sean las letras, creo que ahora se han relajado demasiado... Pero la música alternativa es así, si casi estoy esperando ya al próximo disco.

    ResponderEliminar