domingo, 13 de abril de 2014

Crítica de la película "Ocho apellidos vascos" (Emilio Martínez Lázaro, 2014)



por Savoy Truffle (@CarlosLorenteR)





Esta nueva película de Emilio Martínez Lázaro, con guión de Borja Cobeaga y Diego San José, está demostrando ser un acierto total. Yo había escuchado de todo sobre la película, pero ayer la vi y mi sensación fue la de pasármelo bastante bien y en muchos momentos reírme a carcajadas, y no creo que el fin último de la película marche en otra dirección. Por tanto, acierto pleno ya que intenta hacer que pases un rato divertido y lo consigue con creces, en base a tirar de bromas a costa de los tópicos andaluces y vascos, pero con mucha gracia. No veo nada fácil el utilizar esos tópicos y que queden bien en una película, pero aquí, y esa es creo la clave de su éxito, no resulta ni banal ni empalagoso, sino gracioso y original mezclado con la historia que te cuenta el film.




Rafa (Dani Rovira) es un joven señorito andaluz, fanático del Betis, del fino, la gomina y las mujeres, que jamás ha tenido que salir de Sevilla para conseguir todo eso. Pero todo da un giro cuando conoce a la primera mujer que se le resiste de primeras, Amaia (Clara Lago), una chica vasca guapísima que está de "despedida de soltera en Sevilla". Esa noche acaban juntos, y duermen sin más, aunque ella olvida su bolso, que será el reclamo para ir a "Las Vascongadas" a buscarla, porque se ha enamorado de ella. Allí se hará pasar por vasco, para conseguir que le haga caso, y se hace llamar Antxón seguido de varios apellidos vascos, a saber, Igartiburu, Urdangarín, Gabilondo, Arguiñano, Zubizarreta, Erentxun, Otegui... y Clemente.

La eficacia cómica en varios apuntes que hace Rovira sobre el aspecto de Clara Lago (muy convincente en su rol de vasca arisca), el tema de los acentos (donde Rovira cambia el tono de manera magistral y, la verdad, está excelso) ante un guión que es sencillo pero bien llevado a cabo. Tampoco hablamos de una película en la que la fotografía sea espectacular ni nada parecido, pero es que no le hace falta. Mención aparte es el trabajo de Karra Elejalde, que está simplemente espectacular encarnando al vasco bruto, con una experiencia y un regusto de actor que va sobrado realmente; a destacar. Hace de Koldo, el padre de Amaia, con la que ha tenido una relación no del todo buena.





En la película que se monta Amaia, le presenta a su padre al que es su novio Antxón, al que acepta, no sin problemas, al principio con el que se va a casar, y a la que se hace pasar por su madre, Merche cambiada a Anne (Carmen Machi) también deliciosamente estupenda, en ese papel de mujer viuda de un guardia civil y hambrienta de amor. Entre todo esto subyace el tema de Antxón que se ha hecho famosete e incluso cabecilla entre los jóvenes de la Kale Borroka del pueblo, Argoitia, tratando el tema de ETA con fines cómicos, un tema escabroso, que puede levantar polémica o no, pero que aquí son representados por gente maleable, poco avispadas y bastante inofensivas.




Sí que resulta algo decepcionante que todo acabe derivando hacia una comedia romántica convencional en la parte final, pero es ahí (y antes) donde los personajes de Alfonso Sánchez y Alberto López (amigos de Rafa), resultan brillantes haciendo que no sea más de lo mismo en ese terreno.

En definitiva, sin ser la comedia del siglo, te pasas hora y media divertida con sus tópicos bien conjugados. Tanto si eres vasco como sevillano, puede que muchos de esos gags no te hagan demasiada gracia, pero eso no debe limitar para nada las risas y el pasarlo bien en una película para disfrutar.

Tráiler


©Savoy Truffle

2 comentarios:

  1. Una película banal, llena de prejuicios y de clichés: el andaluz gracioso con patillas a lo Curro Jiménez, el vasco rudo y tradicional; y un Dani Rovira que me hace muy poca gracia. Lo siento, chicos, me gusta la crítica y el empeño que ponéis, pero Ocho Apellidos Vascos me parece vomitiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 21st Century Schizoid Man: Pues a mi me resultó realmente divertida y esos clichés me parecen bien tratados, a veces hay que saber reírse de uno mismo creo yo. La película trata de que pases un buen rato y conmigo lo consiguió.

      Un saludo.

      Eliminar