domingo, 20 de abril de 2014

Microrrelatos - Cosas en los bolsillos (23): La casa de ellos



La casa de ellos

A veces, los muertos se descuelgan de sus paraísos y reptan por el tiempo hasta tu puerta. Trepan por tu balcón hasta tus ojos, depositan su esencia en tus entrañas y juegan como niños inquietos en tu centro. Tú les das la vida cada noche y por eso te quieren, y no les importa revisitar tus sueños porque en ellos se encuentran como en casa. Un día tú no serás tú, sino uno más de ellos, y querrás tener alguna dependencia parecida a esta donde crezca esa hospitalidad que tú ya te ocupaste de fraguar y cuidar durante tu vida para ellos.

©Ángel Carrasco Sotos

4 comentarios:

  1. Hola, Ángel.

    Eso de depositar "su esencia en tus entrañas", me parece tremendo. El resto, vale, lo acepto con resignación si es que tiene que ser así, pero depositar esencias, ¡no, hijo no!

    Cuando yo no sea yo, ni tú seas tú, ni nadie sea ya nadie, ¿qué necesidad tenemos de estar dando por saco a los demás?
    En fin, Ángel, que me gusta tu forma de ver esto, pero me da algo de miedo si en lugar de un micro fuera real.

    Un beso muy grande, rebonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú también querrás tener una casa apropiada como residencia veraniega (salir del paraíso para veranear un poco). Todo es cuestión de verlo con naturalidad. Lo que ahora puede dar miedo luego será algo normal y uno se dedicará a depositar esencias o lo que se tercie si la puerta está abierta con amor. Vamos, que digo yo, jaja.

      Gracias por acercarte, Tow, preciosa, y un beso muy grande, como siempre.

      Eliminar
    2. A mí no me gusta estorbar y donde no me quieren no voy. Igual cuando no sea yo me hago una perrona y me paso el día incordiando, pero no creo.

      Ya, ya, naturalidad... Que estés dormida y depositen esencias en tus entrañas es de lo más natural, jajajaja.

      Un beso, locatis.

      Eliminar
    3. No, mujer, hay que visitar aquellos hogares en donde uno se sienta bien recibida, y se alegren al despertar de haber estado contigo esa noche. En fin, lo mismo es una tontá, jaja, pero el caso es que suene bien o cause miedo o lo que sea. Pasar el rato que se dice. (Yo espero que como mucho depositen la esencia, pero nada más, jajajaja, que luego to se sabe). Besis.

      Eliminar