jueves, 19 de diciembre de 2013

LYNYRD SKYNYRD “Pronounced ´leh-nerd ´skin-nerd” (1973) - Reseña


by Don Críspulo



Nunca olvidaré, y os aseguro que han pasado años, el impacto que supuso para mí la escucha de algo tan especial como “Free Bird” y su mágico y casi eterno punteo final. Fue tal la emoción, el shock, que ni siquiera me interesé por los tipos que cantaban aquello, sí, los de Sweet Home Alabama... yo sólo quería ponerme una y otra vez aquel solo de guitarra y dejarme llevar, dejarme llevar y volver a dejarme llevar por aquellas notas deliciosas que parecían tocadas por los mismo ángeles del cielo.


Lynyrd Skynyrd son, junto a los hermanos Allman, los máximos exponentes del rock sureño aunque su obra ha trascendido mucho más allá de cualquier etiqueta y coplas como “Sweet Home Alabama” (no hay película sobre la guerra de Vietnam que se precie que no la incluya en su banda sonora) o “Free Bird” forman parte de la cultura popular de nuestro tiempo y hoy en día han alcanzado el estatus de mito tanto como pueden haberlo hecho “Smoke On The Water”, “Highway To Hell” o la mismísima “Starway To Heaven”.

“Pronounced ´léh-nèrd ´skin-nérd” (menos mal que ya el mismo título son las instrucciones de su pronunciación), editado en 1973, es una perfecta antología de lo que debe ser el rock sureño, tocando con maestría todos los palos, desde el boggie rock o el blues hasta el hard rock más pendenciero y robusto, todos ellos tocados con una sensibilidad y un buen gusto sólo al alcance de los más grandes. Y es que la obra debut de los de Florida (no, no son de Alabama, son de Jacksonville, Florida, curiosamente el mismo sitio del que provienen Molly Hatchet) derrama sentimiento en cada una de sus notas mostrando que las cosas hechas con pasión gozan siempre de mucha más vitalidad y frescura, cosa que a la larga las canciones lo agradecen y hoy, muchos años después de su publicación, siguen tan vigentes y actuales como el primer día. Temas que van desde los tiempos rockeros como “I Ain´t The One” o “Gime Three Steps” o la blusera “Mississippi Kid” hasta las poderosas baladas como “Tuesday´s Gone” o “Simple Man” (con unos arpegios de guitarras tan básicos y simples como hermosos) todo ello desembocando en esa obra descomunal y mastodóntica de más de nueve minutos llamada “Free Bird” que es imposible que deje a nadie impasible y que hace que un disco excelente pase a la categoría de clásico imperecedero.

Para finalizar no quiero dejar pasar la oportunidad de hablar sobre algunas curiosidades de la banda. La primera que su nombre lo tomaron de un antiguo profesor de instituto llamado Leonard Skinner. La segunda, y que forma parte ya de los anales del Rock & Roll, es la guerra dialéctica, a través de la música, entre Neil Young y Lynyrd Skynyrd. Neil Young criticó en la letra de su famoso tema “Southern Man (After The Gold Rush)” la manera de pensar, conservadora e intransigente, de muchos de los habitantes del sur de los Estados Unidos. “Sweet Home Alabama” fue la respuesta de Lynyrd Skynyrd al bueno de Young. Respuesta que tuvo su réplica por parte del canadiense con el tema “Alabama” incluido en su disco Harvest. ¡Casi nada!

Hoy en día la banda sigue en activo aunque sin su carismático líder Ronnie Van Zant que desgraciadamente falleció, junto a otros miembros del grupo, en un accidente de avión tres días después de la publicación en 1977 de “Street Survivor” (donde la banda premonitoriamente aparece envuelta en llamas en la portada) dejando huérfana a una de las mejores bandas que nunca parió la historia del Rock & Roll y que nos deja como legado discos como éte que son, hoy por hoy, uno de los pilares fundamentales de la música moderna y un trabajo necesario para comprender los últimos cuarenta años del Rock.

[Una primera versión de este artículo fue publicada por el venerable Don Críspulo en The Sentinel].

En esta misma página, nuestro compañero Blue Monday hizo una gran crítica de este mismo (mítico) disco por aquí.



©Don Críspulo

No hay comentarios:

Publicar un comentario