lunes, 8 de julio de 2013

Lynyrd Skynyrd - Pronounced 'lĕh-'nérd 'skin-'nérd (1973): Crítica del disco y full album



Desde luego es para nosotros un honor que colegas como Blue Monday (@BlueMonday1971), administrador de ese blog grandioso llamado Kids Wanna Rock, se presten a colaborar con Zeppelin Rock Sabbath. Y lo es -y por ello nos quitamos el sombrero si hace falta- no solo porque Blue Monday ya haya demostrado sobradamente sus conocimientos por lo que se refiere a la música rock, sino porque sus palabras lustran y darán un brillo áureo a esta web. Quien sea seguidor habitual de su blog (a ello animo) podrá certificarlo. No es halago gratuito; es una realidad evidente. Por eso, que Blue Monday se comprometa con esta humilde casa, pues por aquí se recibe con un regocijo inusitado. Vayan por delante mis más sinceras gracias y mi disposición incondicional para lo que gustes, amigo.


Lynyrd Skynyrd - Así empezó todo


por Blue Monday (@BlueMonday1971)
del blog Kids Wanna Rock


En 1964 tres compañeros de instituto en Jacksonville, Florida, decidían formar una banda. Aquellos críos eran el vocalista Ronnie Van Zant y los guitarristas Allen Collins y Gary Rossington. El grupo se iba a llamar The Noble Five. Un año más tarde, y tras cambiar su nombre por el de My Backyard, el bajista Larry Junstrom y el baterista Bob Burns completaban el quinteto.

No es hasta 1968 cuando el grupo de Van Zant da su primer paso importante al ganar un concurso local, algo que les permitirá consolidar una sólida reputación en directo. Al poco tiempo, Junstrom abandonaba la banda, y su puesto era ocupado por Greg T. Walker. Ricky Medlocke se incorporaba también como segundo baterista y vocalista.

Finalmente la banda consigue entrar a grabar. Lo hace además en los míticos estudios Muscle Shoals, con Walker y Medlocke como combo rítmico y sin Bob Burns, quien sí estará en una nueva remesa de grabaciones en los mismos estudios ya en 1972, una vez que Medlocke y Walker habían partido para formar Blackfoot. El bajista Leon Wilkeson se incorpora a la banda, y el sorprendente roadie Billy Powell
se convierte en su teclista.



Son ocho años de penurias, luchas y carretera hasta que en 1972 el músico y caza talentos Al Kooper los descubre en un concierto. Todo comenzaba a rodar.

Al Kooper sugiere el definitivo Lynyrd Skynyrd y les firma un contrato para su propio sello, Sounds Of The South, filial de MCA Records. La ausencia temporal de Wilkeson en la grabación del debut posibilita que Ed King, guitarrista de los Strawberry Alarm Clock, se incorpore a la banda, comenzando a cimentar las míticas tres guitarras.

En 1973 Sounds Of The South lanza el album debut de Lynyrd Skynyrd. Bajo el significativo título Pronounced Leh-nerd Skin-nerd, el grupo de Ronnie Van Zant coloca uno de los mejores álbumes debut de la historia del rock, producto sin duda de los muchos años de carretera y giras de unos músicos llenos de talento a los que al fin había llegado la oportunidad.

El propio Al Kooper produce Pronounced Leh-nerd Skin-nerd, y lo hace de manera acertada, plasmando un auténtico sonido de directo en la grabación, obteniendo un magnífico rendimiento de unos tipos que hasta ese momento habían permanecido en el anonimato para el gran público.

Full Album



Pronounced Leh-nerd Skin-nerd es musicalmente una bofetada de hard rock, blues, bluegrass, folk y por supuesto southern rock, un concepto que, si bien fue puesto en escena por los Allman Brothers, acabó por definirse tanto en sonido como en actitud por el debut de Lynyrd Skynyrd. En cualquier caso Pronounced Leh-nerd Skin-nerd trasciende al southern rock y va más allá, convirtiéndose en un inmenso álbum de rock, independientemente del género bajo el que se le etiquete.

En Pronounced Leh-nerd Skin-nerd se aprecia sin fisuras la energía y la autenticidad de una banda desconocida en aquellos momentos por la masa, a pesar de la nutrida base de fans que habían recolectado tras casi diez años de interminables giras, unas giras que fueron fundamentales para un sonido logrado en base a la perfecta interacción entre todos los miembros de Lynyrd Skynyrd.

Una música escrita desde el corazón y desde la experiencia en la vida que logra plena conexión emocional con el oyente merced a su extraordinaria habilidad para contar historias, utilizando como vehículo un inmenso talento hasta esos momentos desperdiciado.


El liderazgo de Ronnie Van Zant es ya evidente desde el debut de la banda. Sus letras, su actitud y su poderosa y característica voz le convierten en el frontman perfecto para una banda como Lynyrd Skynyrd. Bajo su batuta sus compañeros alcanzan las máximas cotas de creatividad.

Cualquiera de los tres guitarristas, Rossington, Collins o King, hubiese sido la primera guitarra de cualquier banda importante, pero afortunadamente sus talentos confluyen en Pronounced Leh-nerd Skin-nerd y obsequian con una interminable sucesión de riffs y solos descomunales, quintaesencia del género que se dio en llamar rock sureño.

El poderosísimo bajo de Leon Wilkeson y la demoledora y llena de swing batería de Bob Burns se consolidan como el combo rítmico más adecuado para soportar el inmenso peso de una voz como la de Van Zant y unas guitarras como aquellas.

Finalmente Billy Powell se convierte en una de las más agradables sorpresas del debut de Lynyrd Skynyrd. Hoy sería imposible que un roadie asombrase al mundo con su piano de tugurio al más puro estilo Professor Longhair. En 1973 aquello fue posible.



Pronounced Leh-nerd Skin-nerd abre con “I Ain’t The One”, un azote de rock en el que la excelente intro de batería de Burns deja paso a fantásticos riffs casi funkys. Los solos de Allen Collins recuerdan los días de Clapton en Cream al tiempo que Van Zant corona asombrosas secciones vocales.

Después “Tuesday’s Gone”, obra maestra llena de interesantísimos matices. Rock melódico lleno de alma y sensibilidad en el que se encuentra algo de la escasa orquestación con la que Lynyrd Skynyrd adornó sus composiciones. El fabuloso solo de piano de Powell, los solos y la slide guitar de Rossington o la fuerza convincente de la voz de Van Zant justifican absolutamente un tema mítico.

De nuevo Ronnie Van Zant deja muestras de su rango vocal en “Gimme Three Steps”, auténtico clásico del rock sureño conducido a velocidad de crucero por el poderoso combo rítmico.

Otra vez alma y sentimiento. “Simple Man” convierte los consejos de una madre en una maravillosa balada introspectiva sin perder la más pura esencia rockera. Nueva muestra del infinito talento como vocalista de Van Zant y perfecta instrumentalización una vez más.

El poderoso mensaje de “Things Goin’ On” conduce este clásico del blues rock entre el alucinante piano honky tonk de Powell, una poderosa línea de bajo, un soberbio solo bluesy de Rossington y la locura posesa de Van Zant en las voces.

El aroma country empapa “Mississippi Kid”, un tema cercano al folk blues acústico en el que destaca la fantástica slide guitar de Ed King.

La pegajosa atmósfera de “Poison Whiskey”, curiosamente un alegato contra el alcohol, devuelve el disco al southern rock primigenio. El solo de guitarra de Rossington y el de piano de Powell trascienden a un estribillo lleno de energía.

Free Bird”, el himno definitivo del southern rock, y sus legendarios nueve minutos, cierran de modo inmejorable Pronounced Leh-nerd Skin-nerd. En 1967 Collins ya tenía escrita la música, pero Van Zant la odió hasta que un buen día se lanzó a por la letra de un clásico a la altura de los mejores temas de la historia del rock. El tremendo riff de Allen Collins acompañado por el slide de Rossington secundan una fabulosa letra. “Free Bird” termina a lo grande, con el apoteósico triple solo de Allen Collins, en el pedestal de los solos históricos por razones obvias.



Esto es Pronounced Leh-nerd Skin-nerd, un inmenso álbum de debut, un inmenso álbum de southern rock, un colosal álbum de rock. Emotivo, directo y sencillo, directo a la cabeza y al corazón, punto de arranque de la legendaria carrera de la que probablemente es la banda de América. Una delicia imprescindible.

©Blue Monday
Kids Wanna Rock

1 comentario: