martes, 24 de diciembre de 2013

Cream - Fresh Cream (1966): Crítica del disco. Review.



por Blue Monday (@BlueMonday1971)

La escena musical británica a mediados de los 60 se encontraba en plena efervescencia. Una época para haberla vivido en la que el blues, el rhythm and blues y el jazz se fusionaban y comenzaba una evolución imparable en aquella incesante búsqueda de nuevos géneros. Independientemente de las grandes bandas que protagonizaron la primera oleada de la Invasión Británica, grupos como John Mayall & The Bluesbreakers, Graham Bond Organization o Blues Incorporated agitaban las noches londinenses con sus innovadores sonidos salidos de aquellas influencias que llegaron a las Islas al final de la Segunda Guerra Mundial. Aquellas bandas serian fundamentales en la formación y el sonido de Cream, uno de los grupos más icónicos de la historia del rock.

El baterista Ginger Baker, un tipo formado en las bases del jazz británico de finales de los 50 y comienzos de los 60, recalaba en la Graham Bond Organization, la banda con la que el teclista Graham Bond dio el pistoletazo de salida a las texturas de órgano que inspirarían a mitos como Jon Lord. Allí Ginger coincidiría con el guitarrista John McLaughlin y con el bajista Jack Bruce, con el que ya había tocado en los históricos Blues Incorporated del no menos histórico Alexis Korner.




Era el año 1963 y Blus Incorporated se desmantelaba. Bruce y Baker ingresaban en el Graham Bond Quartet, momento en el que el bajista cambiaba contrabajo por bajo eléctrico. La sustitución de McLaughlin por Dick Heckstall-Smith, el cambio de nombre a Graham Bond Organization y dos álbumes y varios sencillos de escasa repercusión comercial quedarían como legado de una banda muy influyente. Baker dejaba el grupo cansado de las adicciones y de la inestabilidad mental de Bond, y Bruce hacía lo propio cansado de sus peleas con Ginger.

Después Jack Bruce se unía a John Mayall y sus Bluesbreakers, la banda en la que el guitarrista Eric Clapton había entrado tras dejar los Yardbirds en Marzo de 1965 tras la publicación de un For Your Love alejado de sus criterios musicales. Bruce dejaría luego los Bluesbreakers y tras saborear las mieles del éxito con Manfred Mann coincidiría de nuevo con Clapton en ese proyecto llamado Powerhouse junto a Steve Winwood.

Se acercaba el verano de 1966 y Ginger Baker estaba dispuesto a formar su propia banda. Se lo propuso a Eric Clapton, cuya guitarra ya disfrutaba de un cierto prestigio, y el Zapatillas aceptaba con la única condición de que Jack Bruce fuese el bajista. Baker y Bruce aparcaban sus diferencias el trío comenzaba su andadura como Cream con una serie de bien acogidos conciertos a finales de Julio del 66 tras los que se decidía que Bruce seria el vocalista principal del grupo, aburrido Clapton de las labores vocales.

El 9 de Diciembre de 1966 Reaction Records publicaba para Reino Unido Fresh Cream, el álbum debut de Cream, producido por el australiano Robert Stigwood. Una excelente muestra de las grandes metas a las que estaban destinados sus integrantes y que ofreció con detalle el talento individual de cada uno de ellos, pieza importante en la historia del rock, brutal influencia en el rock duro cercano a su nacimiento.



Fresh Cream es un maravilloso álbum de blues rock repleto de cruda energía, aun sin la extravagancia o la psicodelia de los trabajos posteriores de Cream. El trío aun trabajaba en la construcción de un estilo propio caminando hacia intrigantes e innovadoras versiones de los estándares del blues, algo que tal vez originase una cierta incoherencia en un álbum sin demasiada unidad con la banda buscando ese sonido.

Fresh Cream es el esfuerzo más blues del corto catálogo de Cream, probablemente menos original que lo que estaba por llegar pero impresionante en términos de sonido e instrumentación. Ya asoman el excelente trabajo compositivo de "Disraeli Gears" y la apabullante improvisación de "Wheels Of Fire" en esta contundente mezcla de estándares del blues con brillantes originales compuestos en su mayoría por Jack Bruce.

Solo habían pasado seis meses desde el nacimiento de Cream, pero aunque la banda suena joven, fresca e inspirada su trabajo parece el de unos veteranos, pese a no mostrarse aun en la cima de sus habilidades y de sus ambiciones. Con todo Fresh Cream, su debut, es un soberbio e imaginativo álbum de blues rock, todo un clásico que curiosamente careció de éxitos inmediatos.

Eric Clapton no ayudó en la composición de los originales, aunque si fabricó los inmensos arreglos de las revisiones de aquellos clásicos del blues. Su guitarra brilla con fuerza y el dulce y aun bluesy sonido de su Les Paul mantiene delicadas y melódicas líneas que mezclan la tranquila dignidad del blues con el más puro virtuosismo y la transformación psicodélica hacia la que se encaminaba. Se le suma la innovadora manera de tocar el bajo de Jack Bruce y su inteligencia compositiva y la poderosa e imaginativa destreza de Ginger Baker con la batería, y el álbum tenía todo para ser mitificado.




La versión americana de Fresh Cream abría con "I Feel Free", un tema de cierto toque psicodélico y leve aroma a los Beatles en el que destaca un precioso y limpio solo de Clapton. La británica arranca con "N.S.U." y sus riffs simples y jazzys para una pequeña improvisación blues de ritmo elevado y poderoso con un solo de estilo Hendrix.

"Sleepy Time Time" vuelve a dejar muestras de improvisación en un excelente trabajo de guitarra de solos memorables. Después "Dreaming" es un fallido intento de acercamiento pop que deja paso a "Sweet Wine", excelente composición de Baker llena de una psicodelia bluesy que indicaba el camino que Cream iba a seguir. Poderosos riffs, inmensa línea de bajo, adictivas voces y un solo que es un huracán.

"Spoonful", tema de Willie Dixon para Howlin' Wolf, solo se incluiría en la edición británica. Jack Bruce lo hace suyo con una poderosa interpretación vocal y unas líneas de bajo casi funkys. Clapton vuelve a brillar merced a unos arreglos hechos por él mismo con unos ganchos absolutamente adictivos. Ojo a la armónica de Jack Bruce.

Llega "Cat's Squirrel", una instrumental arreglada por Clapton de "Catfish Blues", un viejo y divertido blues del Delta. De nuevo destaca la armónica de Bruce en un tema orientado a los riffs con una ruptura mítica y un cierto deje a Led Zeppelin. A continuación una "Four Until Late" con Clapton en la voz introduciendo con sus arreglos a Robert Johnson a las grandes audiencias, como con el "Rollin' And Tumblin'" de Muddy Waters y su versión rápida y furiosa en riffs y batería.

"I'm So Glad" presenta un soberbio Clapton en el tema de un Skip James que sí recibiría royalties. Una excelente manera de adaptar un clásico del blues a las sensibilidades pop en el que el solo es una pequeña joya. Finaliza Fresh Cream con "Toad", instrumental que se convertiría en el gran momento de Ginger Baker en el álbum gracias a ese brutal e inspirador solo de batería, diestro, jazzy y lleno de imaginación.

Esto es Fresh Cream, el álbum con el que debutaba una de las bandas más influyentes de la historia del rock. La suma de tres inmensos talentos individuales unidos para que los mas difíciles sonidos del blues pudieran ser comprendidos y disfrutados por audiencias más amplias que ya llevaban años cultivándose gracias a la música de las bandas que integraron aquello que se conoció como la Invasión Británica. Y después de Fresh Cream el trío se encumbraría.

©Blue Monday

No hay comentarios:

Publicar un comentario