domingo, 22 de diciembre de 2013

El metro en el cine - Las 10 películas con secuencias cruciales en el metro


por José Manuel Albelda (@jmalbelda)



Muchas veces me he preguntado qué escenarios genéricos son más propicios para construir atmósfera, para despertar inquietud en el espectador: ¿un caserón abandonado? ¿las alcantarillas? ¿un bosque solitario? ¿una carretera secundaria en mitad de la noche? ¿un viejo motel? Bien, está claro que todos estos escenarios han sido tan explotados por tantos y tan variados directores de cine que a menudo dichas localizaciones han terminado por convertirse en caricaturas de sí mismas, por familiares, por reiterativas...


Sin embargo existe cierto emplazamiento no tan recurrente, inofensivo en apariencia, que a mí siempre me ha provocado mucho desasosiego: las estaciones de metro sin gente. ¿Hay algo más pavoroso que caminar por un pasillo de suburbano, doblar la esquina y descubrir que en la estación no hay nadie más que nosotros aguardando al siguiente tren? El andén vacío; la negrura del túnel; el resplandor de los fluorescentes sobre las vías. Matrix reloaded, Moebius, Creep, cada una en su categoría, contienen secuencias con situaciones análogas a la que he descrito que me dejaron pegado a la butaca. Decididamente: el suburbano, en según qué condiciones, puede dar mucho miedo.


10 películas con secuencias fundamentales en el metro:


“Pánico en el metro”, de Anton Megerdichev.
“Moebius”, de Gustavo Mosquera.
“¿Qué sucedió entonces?” (Quatermass III), de Roy Ward Baker.
“Pelham 1, 2, 3″, de Joseph Sargent.
“Subway“, de Luc Besson.
“Creep”, de Christopher Smith.
“Matrix”, de los hermanos Wachowski.
“La jungla de cristal 3″, de John McTiernan.
“Superman”, de Richar Donner.
“Los últimos días”, de los hermanos Pastor.

©José Manuel Albelda

No hay comentarios:

Publicar un comentario