miércoles, 11 de diciembre de 2013

Vodevil Vargas - Betis, 41 (2013): Crítica del disco. Reseña




Reiteradamente hemos hablado ya por esta (humilde) página del inmenso, elaborado, prolijo y ya extenso (en el tiempo) trabajo de Ricardo Moreno, timonel de Vodevil Vargas, algo que comenzó siendo un ilusionado proyecto, un sueño, que poco a poco y sin cejar ni un momento ha ido cobrando la categoría de monumento. Por ahora tenemos el primer EP de una trilogía que se espera memorable. En una entrada anterior, tuvimos la oportunidad de escucharlo íntegramente gracias a la generosidad sin medida de Ricardo. Se titula, como ya sabréis, Betis, 41 y como ya hemos largado circunstancialmente de gran parte de su contenido, de sus excelsas bondades, dejaremos por aquí otra andanada de palabras para intentar convenceros de que adquiráis esta maravilla musical (por aquí preferiblemente), aunque es su contenido precisamente el que os obligará a inyectároslo en vena.


Betis, 41 (me lo temía en cuanto vi ese título) es el nombre de una calle sevillana en la que vivieron los abuelos de Ricardo Moreno. Las casas de los abuelos suelen ser la alcancía, el cofre dorado, en el que se refugia nuestra infancia, ese jardín cerrado al que volvemos nuestra vista de una manera continua, idealizando desde el presente ese mundo del que ya no formamos parte, pero que añoramos de una manera tan fiel que a veces puede llegar a convertirse en un refugio. Betis, 41 es un refugio, la guarida de un sueño. Los sueños de Ricardo se fraguaron quizá en esa dirección baética: Betis, 41. Y este disco, este maravilloso trabajo que viene fraguándose desde hace ya unos años y que ha ido perfilando su devenir a base de empeño, es quizá una ofrenda, el fruto de un dulce sacrificio, que Ricardo remite a ese pasado del que la inspiración le llega acompañada de regalos. Para él, para nosotros, para la música con mayúsculas.

Betis, 41 es un EP que acaba de ser publicado como primera entrega de la trilogía que compondrá Vodevil Vargas, que se convierte así en uno de los proyectos en marcha más ambiciosos de la historia de la música moderna española. Rock ecléctico, como el mismo Moreno sugiere, para este primer disco instrumental básicamente. En él se incluye el tema “Santa Cruz”, una delicia que estuvo nominada para los famosos HMMA en una ceremonia que tuvo lugar el pasado 21 de noviembre en el Fonda Theater de Hollywood (California).



Betis, 41 es un álbum elegante, pleno, fresco, lleno de matices en cada uno de los temas que se van sucediendo; un álbum que se te hace corto, pero cuyos valores musicales andan desparramados por todos lados, rebasando los bordes de cualquier género, pues en él se aúnan rock, música electrónica, flamenco, progresión… y esta ensalada se sirve solo para oídos exquisitos, pues este trabajo conceptual, de delicada belleza, de una esmerada sensualidad, atesora una riqueza musical que a nadie, a nadie que sepa apreciarlo, puede escapar. Y como disco conceptual que es, y lo es entendiendo rectamente ese modelo que interpreta musicalmente lo conceptual como vida, como historia, como viaje, procura subirnos a lomos de una biografía en la que se suceden paisajes de diversa naturaleza, de pelaje variopinto, como la vida misma: ese camino en el que habita el sueño junto a la vigilia eterna, la lucidez junto a lo borrascoso, la limpia caída de las aguas de una cascada junto a lo abrupto y pedregoso de las miserias que a veces la vida nos tiene preparadas.

Betis, 41 transita a tarascadas por la vida. Betis, 41 es uno de los mejores discos publicados este 2013. Betis, 41 es belleza, belleza en el dolor. Y puede ser tuyo. Hazlo tuyo. Y aun sabiendo que la hipérbole, el halago, siempre pueden sospechosamente adulterar el objeto, me temo, amigos, que esta vez no encuentro palabras distintas para presentar este álbum del que todos debemos estar orgullosos.

Es una recomendación de ZRS. Y ZRS siempre tiene razón, recuerda.

ÁCS

2 comentarios:

  1. Muchísimas gracias Angel! Un verdadero honor leer esta reseña. Me alegra muchísimo saber que te ha gustado el EP. Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Acabo de escuchar Santa Cruz, qué maravilla!! Qué descubrimiento más bueno!!

    ResponderEliminar