viernes, 6 de marzo de 2015

Medina Azahara - Las Puertas del Cielo (2014): Crítica del disco Review


por Sergio Vargas
(@zarrabeita)




Que alegría me ha dado al terminar de escuchar el último disco de la banda de hard rock andalusí Medina Azahara titulado Las Puertas del Cielo y poder confirmar que vuelven con más energía que nunca, retrotrayéndote hacia su época más pura en los inicios de los 90.Y es que su anterior trabajo La Memoria Perdida me dejó destemplado, le faltaba algo, una buena estocada, el entrar a matar, el ser un álbum guiado por las entrañas, le faltaba energía, ese último red bull de la noche.


Una de las primeras cosas de loas que uno se da cuenta es lo cohesionada que vuelve a estar la banda. Tras vivir algunos periodos de turbulencias todo vuelve a estar en su sitio, destacando entre ellos (como siempre) la guitarra de Paco Ventura que es pura armonía y se defiende estupendamente cuando llega el momento de los riffs así como la aterciopelada voz de Manolo Martínez “el Boss”.




El disco, si de algo puede pecar en una primera escucha,  es de hacerse extenso. Las compañías obligan a rellenar los cds en todo su minutaje, pudiendo sonar monótono, pero todo ello se disuelve cuando lo reescuchas y forma parte de tu ADN con numerosos pelotazos que servirán para sus magníficos directos. Comenzando por la gran apertura con aires árabes que embruja toda la obra (no podía faltar) de “Juegos a Media Luz” y “Aprendimos a Vivir” digna heredera de su éxito “Necesito Respirar” y parecida a ella hasta extremos insospechables. Nos muestran su nostalgia ochentera en “Niños de Cristal” con tintes progresivos. Temas rápidos al son de la batería acelerada de Nacho Santiago que aguanta con todo lo que le echen, como en “Somos Ángeles”. No podía faltar el tiempo para las baladas donde alguna podía sobrar como “Morir Junto a Ti” por dar alguna pista. Sin respiro vuelven a los nuevos tiempos en “Déjame Soñar” con un bajo sobresaliente. En “Eres Estrella Errante” nos damos cuenta del alto nivel y el bagaje de los cordobeses. “Un Grito de Amor” mostrando sus influencias de los clásicos, tal vez Rainbow, con riffs de catacumba, y muchas más que desfilarán con su tan característico aroma proveniente del Tánger.

Concluyendo, un trabajo notable que sigue cimentando la eternidad de este grupo.

©Sergio Vargas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada