jueves, 19 de marzo de 2015

Kitty, Daisy & Lewis - The Third (2015): Crítica del disco Review


por TheOutlaw76 (@TheOutlaw76)
del blog THE OUTLAW




Cuando los hermanos Durham editaron en 2008 su disco de debut fue recibido con gran curiosidad entre los seguidores del revival vintage. Con alguna canción propia y muchas versiones estos tres jóvenes hermanos londinenses sorprendieron con su frescura, sus cuidados looks retro y sus capacidades como multi-instrumentistas. En ese momento su punto flaco eran los directos: demasiado fríos y faltos de confianza en si mismos. Con la edición de su segundo disco, Smoking In Heaven, demostraron tener capacidad para grabar un buen disco de temas propios, aunque su talón de Aquiles continuaba siendo el directo.


Han pasado más de tres años desde su segundo disco. Demasiado tiempo y, si además, le sumamos que en su anterior gira me decepcionaron un tanto, la verdad es que los tenía bastante olvidados. Paseándome por mi habitual tienda de discos me topé con su nuevo disco titulado, muy coherentemente, The Third.

Lo primero que sorprende es que todo un Mick Jones, ex-The Clash,se haya hecho cargo de la producción de disco. Jones ha hecho un buen trabajo ya que, sin dejar de sonar oldies, si es cierto que suenan más compactos y un tanto más actuales, cosa que hace que el disco entre muy bien ya desde las primeras escuchas. También ayuda, como explica el propio Lewis, que esta vez contasen en su estudio analógico con un grabador de 16 pistas en vez del anteriormente utilizado de tan solo 8 pistas. Eso si, completamente analógico, para poder captar esa indispensable calidez propia de los géneros que practican.

En el disco encontramos, como suele ser habitual, una amalgama de estilos, todos ellos muy bien interpretados. "Whenever You See Me" abre contundentemente el disco con Kitty a la voz principal, muy bien respaldada por los coros de su hermana Daisy y unos metales que le dan un cierto aire 60s, a lo Shangri-Las.

El piano ragtime de Lewis da paso al primer single del disco, la deliciosamente retorcida "Baby Bye Bye". En la siguiente canción, "Feeling Of Wonder" de aires setenteros a lo "Stevie Wonder" y deliciosos arreglos de cuerda, colabora el mismismo Mick Jones.

Los sonidos más bailables inundan temas como "No Action" (con toques muy disco 70s y unos arreglos muy cuidados, Jones se ha trabajado mucho la producción) o el funk de "Bitchin' In The Kitchen". En "Turkish Delight" vuelven a los sonidos ska con el entrañable Tan Tan Thorton a la trompeta.

"Good Looking Woman" y "It Ain't Your Business" recuperan el rock más clásico, como también lo hace "Ain't Always Better Your Way" con esos geniales coros a lo teddy boys.

Los aires country de "Developer's Disease" cierran el disco con un brillante Lewis a la voz principal.

Se podrían destacar todos los temas del disco ya que todos tienen algo especial. En conjunto representa un gran salto respecto a sus anteriores entregas. Si a este disco le sumamos que en directo han mejorado ostensiblemente queda totalmente confirmado que los hermanos Durham ya han crecido (y no sólo musicalmente hablando) y han pasado de promesas a realidad.

©TheOutlaw76

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada