domingo, 22 de marzo de 2015

Los mejores pensamientos de Marco Aurelio - Meditaciones escogidas (1)


Hace un tiempo, este libro que tengo ahora sobre mi mesa, [titulado Pensamientos - Manual de Epicteto, El Cuadro de Cebes. Intimidades de un emperador romano (Editorial Círculo Latino, colección El Árbol Sagrado), pues recoge estos tres citados trabajos: el primero, de Marco Aurelio], ocupó un lugar en mi mesita de noche y se convirtió en libro de cabecera durante un largo período. Me encantó y de ahí que lo aconseje. Revisándolo ahora, veo que tengo marcados con lápiz aquellos "pensamientos" o reflexiones que más me gustaron. Y de ello quería dejar por aquí una buena muestra. Quizá en una segunda lectura, hubiese elegido algunos más. Algún día no lejano la haré, de eso estoy seguro. Es éste libro donde ir a tomar agua con frecuencia como cosa aconsejable y salutífera: mejor a pequeños sorbos, pero con la recomendación personal de que terminéis emborrachándoos sin prejuicios; no lo dudéis. Marco Aurelio, como es sabido, sigue a los filósofos cordobeses de tendencia estoica Séneca y Lucano. Allá van los primeros.


1

De mi abuelo Vero: costumbres irreprochables; no mostrar nunca impaciencia.


10

[...] Admirador sin aplaudir; sabio sin ostentación.


13

De Catulo: no despreciar las quejas de un amigo, aunque fueran injustas; examinarlas y poner la razón en su punto.


15

De Máximo: dominarse a sí mismo y no arrebatarse por nada.
Soportar con valor las enfermedades así como cualquier otro accidente.


16

[...] Renunciar a los amores de los adolescentes.

[...] Poseía el arte de conservar a los amigos, y jamás tuvo ni repugnancia ni amistad forzosa.

[...] ¡Cualidad rara! Reconocía sin ser envidioso la superioridad de los demás.


17

Debo a los dioses el haber tenido abuelos cariñosos, un padre recto.


(Todo ellos del "Libro Primero" de sus Meditaciones).

ÁCS-ZRS

1 comentario:

  1. Muy interesantes, y sabios, los consejos de Marco Aurelio. He leído no hace mucho a Suetonio, su " Doce Césares", otro autor clásico donde los haya. Lástima que este tipo de autores y literatura no tenga más predicamento.
    Me interesa el libro.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar