martes, 4 de junio de 2019

DEATH ANGEL - Humanicide (2019): Crítica review


por Marco Antón (@Antoncastle66)



Los veteranos del thrash metal de Bay Area, Death Angel, nunca defraudan y entregaron el Thrash metal de los 80 con su sexto álbum desde su regreso y de la mano de un verdadero productor. ¿Los nuevos reyes de Thrash ? Tal vez sí! El “humanicidio” está cerca de sus viejos álbumes: brutal, pegadizo con diversidad de velocidad y el trabajo de guitarra es fenomenal. Mejor que nunca, ¡es absolutamente asesino!



Las leyendas del golfo del Área de la Bahía, Death Angel, han regresado y nos han traído “Humanicide”, un álbum que trata de mostrar el retrato de un mundo en descomposición en todas sus formas. La banda es uno de esos grupos veteranos que alguna vez estuvieron esperanzados junto a Anthrax, Megadeth, Slayer y Metallica hasta que las circunstancias los llevaron en una dirección diferente. El tercer álbum aún icónico de la banda, apropiadamente titulado Acto III, los puso a punto de ascender a las mismas alturas vertiginosas que sus contemporáneos estaban logrando ... y, sin embargo, no sucedió del todo. La banda se separaría a principios de los 90, aparentemente para bien.

Por supuesto, en el metal nada se queda realmente muerto, especialmente no en el reino de las palizas. Desde su reunión en 2001, Death Angel se ha hecho un buen nicho entre los fanáticos por sus himnos de thrash en constante evolución. “Humanicide” marca el sexto álbum de la banda desde que llegó a la senda de regreso, por lo que es difícil considerarlos, excepto en lo que se han convertido en los últimos 15 años. Lo que es, es una banda impulsada por riffs tradicionales de thrash que a menudo se reinterpretan a través de otros elementos del espectro del metal.




Rob Cavestany sigue siendo un compositor magistral para este estilo de metal. De vez en cuando arroja elementos de power metal a la refriega como en la apertura del álbum y el título del título antes de que nos metamos en algo de poderío sónico. "Divine Defector" está marcado por otro mecanismo del golpe del sello Área de la Bahía que la banda ayudó a promover: el tipo de riff en espiral de la guitarra que ayudó a agitar a las multitudes en un frenesí durante el apogeo de Exodus and Testament. El riff principal de "I Came for Blood", sin embargo, podría ser el más divertido de todo el álbum por ser simplificado, sencillo y remontarse a las raíces punk del thrash metal.

En general, lo que vemos en este álbum que lo separa de sus predecesores recientes es que Cavestany parece más cómodo mostrando su diversidad de estilos, y la de la banda, dentro del género. Ese fue siempre el sello distintivo de ellos y, como ejemplo, "Immortal Behated" es un llamado al antiguo Ángel de la Muerte en la forma en que solo una banda con dos arcos creativos distintos de la existencia puede escapar legítimamente. La producción y las voces pueden haberse vuelto más pulidas, pero no se equivoquen, el riffing en esta pista es algo que fácilmente podría encajar con el material más antiguo de la banda. Brillante regreso al “old school”.




Pero aquí es donde la brillantez y el más pequeño de los obstáculos entran en juego para la banda. Adherirse a no seguir con un estilo ha sido un sello distintivo de la carrera de la banda. A veces, esto da como resultado pistas que, aunque son buenas, no llegan a casa como lo hacen los demás. "Alive and Screaming" es una fantástica canción de thrash, pero no hace nada nuevo para la banda aquí. "The Pack" es un gran tributo a la base de fans de la banda (y del metal), pero su intento de ser un himno parece haberse detenido en medio de esta colección particular de canciones. "Revelation Song" conlleva una gran cantidad de esa sensación clásica de metal, casi como algo del catálogo de atrás de Manowar o Judas Priest, que es muy divertido pero no se siente como "Death Angel".

Sin embargo, dicho todo esto, escoger las liendres de unas pocas pistas que son sólidas pero no alucinantes no hace que el álbum sea adecuado, especialmente en un disco que encierra muy bien con "Of Rats and Men" que encapsula todo lo que Cavestany y la empresa ha logrado. El sentido abrumador de esta colección de canciones es el de la renovación y un nivel de musicalidad variada que resalta lo buena que esta banda podría haber sido y ha sido a lo largo de los años. En todo caso, es refrescante ver a la banda volver al circuito del festival de metal con esta última oferta en lo que ha sido, más que nada, un arco redentor después de las historias que vinieron antes. El “humanicidio” no es el fin aquí. Es más como un nuevo comienzo. Uno de los discos del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario