viernes, 14 de junio de 2019

XENTRIX - Bury the pain (2019): Crítica review


por Erick Delgand


Esta es una de las mejores remontadas de Metal que he escuchado en mucho tiempo. Sí, señores, nos encontramos ante el nuevo trabajo de Xentrix.

Los veteranos thrashers del Reino Unido Xentrix son una de las bandas más infravaloradas en la historia del metal. Considerados para ser la respuesta del Reino Unido a los Big Four, a finales de los 80 y principios de los 90, desaparecieron del mapa con su separación en 1996. Después de 23 años, nos devuelven lo que por derecho les pertenece el que por fin estén en lo más alto, con el lanzamiento de su quinto álbum, Bury the Pain, un DISCAZO, lo mejor del año que llevo escuchado.



El arte de la portada es de Dan Goldsworthy, un artista muy conocido por las bandas de thrash.

El nuevo vocalista, Jay Walsh (ex Bullriff Stampede, quien se unió a Xentrix en 2017) se involucra perfectamente en la vibra de la vieja escuela (muy parecido vocalmente a Chuck Billy de Testament), cuadra prefectamente en Xentrix.

Con el legendario Andy Sneap en la producción y la masterización por cortesía de Russ Russell, obtienen una produccion casi perfecta, consiguiendo un sobresaliente en escucha.


Nos damos cuenta al instante de que estos muchachos están nuevamente en el negocio. El sonido oscila entre los dos primeros álbumes, tiene la energía y la espontaneidad de Shattered Existence, pero también el lado más sofisticado de For Whose Advantage.

Un álbum que hay que escuchar repetidamente y sin saltarte ninguna canción en la escucha, un abanico de diez canciones que te golpearán la cabeza y el alma, una verdadera máquina de riffs geniales y contundentes de los que no podrás evitar mover la cabeza de principio a fin.

El disco despega con la que nos da el título del álbum, Bury the pain, una apertura melódica, a dos guitarras, rompiendo con un ritmo totalmente perfecto, emocionante, machacón un excelente sabor de boca que nos da paso para Evil by design, que aumenta en revoluciones, con emoción a la vieja escuela, al igual que There will be consequences, pegadiza, deslizándose con coros a lo Testament, cambios de ritmo,geniales guitarras. Le sigue en el viaje Bleeding out y The truth lies buried, con una entrada acústica con una fantástica melodía, descubriéndonos unos fantásticos casi siete minutos de buen metal, a medio tiempo con guitarras jugando en armonías y cambios de ritmo que no tienen desperdicio.




Let the world burn, rompiendo en velocidad, The red mist descends, buenísima, World of mouth, cojonuda, Deathless and divine, de mis preferidas, The one you fear, con unas acústicas dignas y casi perfectas para destrozarnos a golpe de doble bombo y púa, la cabeza.

No pierdan la oportunidad de escucharlo y volver a sentir el verdadero Thrash metal de la vieja escuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario