domingo, 9 de junio de 2019

Las mejores películas de 1986 - Lo mejor del cine de ese año

Terciopelo azul.

por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC




Un año de calidad media, clásico en la década, donde siguen primando los géneros más representativos de la misma: el terror, la Ciencia Ficción, la acción y la aventura, géneros de evasión. Menos títulos de calidad media, pero, como siempre, varios clásicos conocidos por todos.


El color del dinero.

-----------------------

Las mejores películas de 1986
(lo mejor del cine de ese año)



ALIENS: EL REGRESO, de James Cameron. 

Una de las grandes secuelas de la historia del cine. Una vuelta de tuerca a la obra maestra de Ridley Scott con otra obra maestra más centrada en los componentes de acción y aventura, sin perder de vista los más terroríficos. Encumbró a James Cameron, uno de los grandes del género.




ALGO SALVAJE, de Jonathan Demme. 

Exitosa comedia romántica ochentera que juega con el conflicto de roles. El aburrido, rutinario y estirado hombre de negocios que aprende a vivir al encontrarse con una descarada y desprejuiciada chica que le traerá por la calle de la amargura mientras se enamoran. Una fórmula a menudo exitosa.


ALREDEDOR DE LA MEDIANOCHE, de Bertrand Tavernier. 

Bella y estupenda cinta sobre la amistad, los perdedores, el declive y la vida ambientada en el mundo del Jazz y con el alcoholismo de fondo. Muy recomendable.


BASIL, EL RATÓN SUPERDETECTIVE, de John Musker, Ron Clements, Burny Mattinson, David Michener. Disney y Sherlock Holmes. 

Un pequeño clásico algo olvidado que merece reconocimiento y reivindicación. Muy divertida y entretenida. Y muy recomendable también.


BETTY BLUE, de Jean-Jacques Beineix. 

Drama romántico intenso y muy erótico sobre la complicada relación entre un reparador aspirante a escritor y una chica libre y salvaje que trastoca su universo.




CARRETERA AL INFIERNO, de Robert Harmon. 

Otro pequeño clásico de culto que se maneja entre el thriller y el género de terror. Escalofriante Rutger Hauer, tiene escenas muy potentes. Una película muy entretenida, aunque sus claves hayan sido muy imitadas.




CARTAS DE UN HOMBRE MUERTO, de Konstantin Lopushansky. 

Distopía y futuro apocalíptico en versión rusa. Cinta de culto de Ciencia Ficción desde una cinematografía no tan conocida que merece mucho la pena.


COBRA, EL BRAZO FUERTE DE LA LEY, de George Pan Cosmatos. 

Cinta mediocre, pero icónica, a mayor gloria de Stallone. Es mejor no plantearse gran cosa y zambullirse en uno de esos productos ochenteros que salieron como rosquillas para disfrutar de su encanto, si se le encuentra.




CORTOCIRCUITO, de John Badham. 

Simpática y exitosa cinta juvenil de Ciencia Ficción, muy familiar y con un personaje robótico protagonista encantador que gustó a mayores y pequeños. Dio para secuela, sin ser gran cosa.


CRUCE DE CAMINOS, de Walter Hill. 

Ideal para los amantes del Blues y el Rock. La búsqueda de la esencia, la autenticidad y el sentimiento. Mítico duelo a guitarra entre Steve Vai y Ralph Macchio.


CUANDO EL VIENTO SOPLA, de Jimmy T. Murakami. 

Cinta animada británica con el holocausto nuclear también de fondo, un tema muy recurrente en los 80 con toda la Guerra Fría en su apogeo. Ojo, pese a ser animada no tiene que ver con lo infantil. Es una cinta dura, conmovedora y profunda. Muy notable.




CUENTA CONMIGO, de Rob Reiner. 

Reiner y sus jóvenes actores nos transportarán a un tiempo no tan lejano en nuestras vidas donde todo era fascinante y misterioso, donde cualquier cosa podía ser una aventura, o convertirse en tal. La nostalgia de esas amistades que quizá nunca fueron tan verdaderas y únicas. Las de la infancia.


DENTRO DEL LABERINTO, de Jim Henson. 

Mucho más perturbadora en nuestra infancia, pero si logras hacer la traslación a la época seguro apreciarás su encanto subyugante y fascinador. Un David Bowie sugerente y embrujador y una Jennifer Connelly absolutamente encantadora.




DOWN BY LAW (BAJO EL PESO DE LA LEY), de Jim Jarmusch. 

Una de las grandes películas de Jarmusch, cinta pequeña, de culto e independiente, una fábula desolada y brillante, honda y particular. Un buen trabajo para conocer al cineasta.


EL CASTILLO EN EL CIELO, de Hayao Miyazaki. 

Pequeña joya llena de imaginación y magia de Miyazaki. Fascinante e hipnótica, es una de las primeras grandes cintas del genial cineasta, donde da rienda suelta a su universo particular.




EL COLOR DEL DINERO, de Martin Scorsese. 

No quiso Scorsese quedarse con las ganas de filmar una continuación de “El Buscavidas”, y lo hizo con esta magnífica obra que rinde tributo y a la vez es digna sucesora de la obra maestra de Rossen. Para ello contó con Paul Newman de nuevo, al que le dio su primer Oscar (por un trabajo concreto), y su heredero natural en aquel entonces, un jovenzuelo Tom Cruise.


EL MANANTIAL DE LAS COLINAS, de Claude Berri. 

Soberbia cinta francesa sobre la avaricia humana, cruel, implacable, sin escrúpulos, que cuenta además con un gran reparto. Un drama rural de verdadera altura.


EL NOMBRE DE LA ROSA, de Jean-Jacques Annaud. 

Obra maestra de Annaud que adapta con brillantez a Umberto Eco prescindiendo de los componentes más morosos y filosóficos del relato. Me fascinó de pequeño enormemente. Su atmósfera, su intrigante trama e investigación, sus elementos morbosos y conceptuales, la personalidad de sus personajes… Excelente.




EL PROFESOR, de Giuseppe Tornatore. 

Un buen trabajo de Tornatore en este drama mafioso y carcelario que expone a las claras la cruel cara de la camorra. Un título más que interesante.


EL PUÑO DE LA ESTRELLA DEL NORTE, de Toyoo Ashida. 

Un clásico del manga y la animación japonesa basado en el cómic de Tetsuo Hara. Ciencia Ficción, holocausto y futuro postapocalíptico, mucha acción y peleas…


EL RAYO VERDE, de Èric Rohmer. 

Otra de Comedias y Proverbios de Rohmer, una de las más brillantes. La soledad, las relaciones, el destino juguetón… un clásico del director francés.




EL SARGENTO DE HIERRO, de Clint Eastwood. 

Un papel que le va a Eastwood que ni pintado. Parece hecho a medida. Pocos actores como él para roles de este tipo. Deja frases gloriosas que ahora serían políticamente incorrectas (¡a dónde hemos llegado!). Francamente divertida.




EL VIAJE A NINGUNA PARTE, de Fernando Fernán Gómez. 

La vida en una compañía teatral en pleno franquismo. Amores, trabajo, enredos, desamores, traiciones, conquistas, reencuentros y separaciones… Una de las grandes películas dirigidas por Fernando Fernán Gómez.




EL VUELO DEL NAVEGANTE, de Randal Kleiser. 

Entretenidísima película juvenil que seguro recordarán con cariño los que eran pequeños en aquella época. Ciencia Ficción y la infancia fascinada como protagonistas. Un cine de evasión para toda la familia del que se hace poco.


ESTA CASA ES UNA RUINA, de Richard Benjamin. 

Tengo cariño a esta cinta desde que la vi con mi padre y le dio un ataque de risa tal que llegó a asustarme (la escena de la bañera). Cierto es que no es nada del otro mundo, pero cumple con su cometido de despertar unas buenas risas y hacer pasar un rato más que agradable.




F/X EFECTOS MORTALES, de Robert Mandel. 

Uno de esos thrillers tan típicos en los 80. Entretenido y eficaz, juega de manera brillante y metalingüística con los recursos de la mentira, la manipulación y el cine, o sea, la dramaturgia en suma.


FIEVEL Y EL NUEVO MUNDO, de Don Bluth. 

Otro pequeño clásico de animación no valorado en su justa medida. Una cinta absolutamente encantadora, ideal para los más pequeños.


GOLPE EN LA PEQUEÑA CHINA, de John Carpenter. 

Surrealista mezcolanza que desde la nostalgia ha despertado el cariño de los fans del cine de entretenimiento de los 80, encontrando en su aparente desastre y desfasado despiporre, una parodia brillante que mezcla géneros con un descaro y un espíritu lúdico que representaba a la perfección el cine de aquella época. Semiclásico ochentero o película de culto, o no sé muy bien qué.


HANNAH Y SUS HERMANAS, de Woody Allen. 

Otra de las múltiples joyas de Allen en la década. Comedia dramática con un reparto de lujo, una lucidez extrema en sus reflexiones y los diálogos con el habitual ingenio del cineasta.




HENRY: RETRATO DE UN ASESINO, de John McNaughton. 

Ciertamente sobrevalorada por la distinta visión que se daba del asesino en serie, es una aceptable cinta de culto de violencia explícita, dura, seca, sin concesiones, que elimina cualquier tipo de romanticismo respecto a la figura en cuestión.




HIJOS DE UN DIOS MENOR, de Randa Haines. 

Muy famosa esta cinta, que le dio el Oscar a Marlee Matlin por interpretar a una mujer sorda, como era ella… Por lo demás, un correcto drama para tocar la fibra sensible.


HOMBRE MIRANDO AL SUDESTE, de Eliseo Subieta. 

Seguramente os sonará más K-Pax (Iain Softley, 2001), pero esta fue antes. Con una trama similar (un chico que ingresa en un psiquiátrico diciendo que es un extraterrestre), tenemos una aguda reflexión sobre la locura, la genialidad, la verdad, la fe y la ciencia.


HOOSIERS: MÁS QUE ÍDOLOS, de David Anspaugh. 

Para los amantes del baloncesto, una cinta prototípica, imitada hasta la saciedad. El profesor que debe encauzar a un equipo de jovenzuelos contra todo y contra todos. Gran Gene Hackman.


HUNTER, de Michael Mann. 

Fue Mann el primero que nos trajo a Hannibal Lecter a la gran pantalla. Fue con esta película y lo interpretó Brian Cox. Adapta “El Dragón Rojo” de Thomas Harris, que luego tendría una nueva versión y remake en 2002.




LA CHICA DE ROSA, de Howard Deutch. 

Clásico de la comedia juvenil y romántica ochentera, con muchos rostros habituales en este tipo de films por aquella época.


LA COSTA DE LOS MOSQUITOS, de Peter Weir. 

Peter Weir es uno de los mejores directores en activo y “La costa de los mosquitos” una de sus películas más injustamente tratadas y valoradas. Cinta compleja y más que interesante, que vuelve a reivindicar al individuo, pero lo hace desde un prisma nada complaciente, matizado y profundo.


LA MISIÓN, de Roland Joffé. 

La fe y la fuerza en la misma lucha. Épica cinta de Joffé, convertida en clásico, con dos actores en estado de gracia (De Niro e Irons) y la maravillosa música de Morricone.




LA MOSCA, de David Cronenberg. 

Remake del clásico del 58 en el que Cronenberg goza resultando repelente y desagradable con el gore y la monstruosidad. Cinta icono de la “nueva carne” patentada por el cineasta canadiense.




LA NOCHE DE LOS LÁPICES, de Héctor Olivera. 

Cinta de denuncia en los inicios de la dictadura argentina, con el asesinato y las torturas a un grupo de siete estudiantes adolescentes. Un potente y desgarrador documento.


LA PEQUEÑA TIENDA DE LOS HORRORES, de Frank Oz. 

Vi este remake musical mucho antes que la original y siempre recordaré la célebre escena con Bill Murray haciendo de masoquista que visita al dentista. Es una escena que despertó carcajadas en mi infancia, y eso es imposible de olvidar. Siempre recordaré esta escena. Pero no sólo me gusta eso, las canciones y la música me encantan, así que si buscáis un musical distinto y divertido… Un pequeño clásico ochentero de culto.




LA VENGANZA DE MANON (EL MANANTIAL DE LAS COLINAS II), de Claude Berri. 

Segunda parte de la comentada más arriba “El manantial de las colinas”, que está a la altura de su excelente predecesora, si es que no la supera.


LOS INMORTALES, de Russell Mulcahy. 

Otro de esos clásicos ochenteros que quizá es mejor no recuperar si la disfrutaste en su día. No es nada del otro mundo, pero su premisa siempre resulta atractiva.




MONA LISA, de Neil Jordan. 

Gran interpretación de Hoskins en este retrato romántico y obsesivo que nos adentra en el mundo del hampa y underground. Un thriller muy efectivo, sencillo y recomendable.


PEGGY SUE SE CASÓ, de Francis Ford Coppola. 

No logró, precisamente, el impacto que “Regreso al futuro” tuvo el año anterior, pero no deja de ser una buena cinta de aire nostálgico y reflexivo, mucho menos entonada, divertida y dinámica que la otra, pero aún así cumplidora en su viaje en el tiempo.




PLATOON, de Oliver Stone. 

Un clásico del cine bélico, denuncia del conflicto en Vietnam, algo que sería recurrente en los grandes cineastas de la época y que Stone mostró en toda su crudeza, metiéndose en el campo de batalla sangriento y retratando también los conflictos internos dentro del ejército americano.




SACRIFICIO, de Andrei Tarkovsky. 

Otra obra inconmensurable de Tarkovsky. Pura poesía cinematográfica que soy consciente no es para todo el mundo, pero eso no resta un ápice de su maestría. La fe y la espiritualidad en contraste con el mundo contemporáneo. Un film magistral.




SALVADOR, de Oliver Stone. 

Segunda aparición de Stone, de nuevo en ambientes bélicos, pero centrados en esta ocasión en las guerras de Centroamérica, especialmente en El Salvador, a través de los ojos de un periodista norteamericano. Otro buen film.


SID Y NANCY, de Alex Cox. 

Oldman encarnando a Sid Vicious, líder de los Sex Pistols. No podía faltar este film en este año y en esta página. Una caída a los infiernos a través del amor.




SOMBRAS EN EL PARAÍSO, de Aki Kaurismäki. 

Primera película de la llamada “trilogía del proletariado” (rimbombante título) del cineasta finlandés. Un estupendo y encantador film, sutil y auténtico, de los que se fijan en las pequeñas cosas.


TERCIOPELO AZUL, de David Lynch. 

El genio de Lynch en una de sus obras más conocidas. El morbo, la morbosa fascinación adolescente, los rincones oscuros de nuestra alma, el poderío visual y cinematográfico de un artista total. Y siempre con ese deje Noir. No deja indiferente. Una joya.


TERRORISTA, de Edward Yang. 

Elegante y sugerente film de historias cruzadas con toda la esencia oriental. Formalmente exquisita, su indagación emocional está a la altura.


TODO EN UN DÍA, de John Hughes. 

Otro clásico de la comedia romántica y juvenil de los 80. Cinta de culto de uno de los directores que destacó en el género. Muy divertida, un gran referente para conocer la década y el estilo.




UN MAÑANA MEJOR, de John Woo. 

Woo gozando de lo lindo con su estilo esteticista e hiperbólico para la acción y la violencia. Revolucionó el género, desde luego, y con este film empezó a darse a conocer internacionalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario