domingo, 23 de junio de 2019

Las mejores películas de 1988 - Lo mejor del cine de ese año

Las amistades peligrosas.

por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



Otro año con gran cantidad de títulos conocidos (va a ser norma porque nos van pillando cada vez más cerca), pero donde la calidad media es bastante aceptable, con películas muy interesantes entre las que no son tan conocidas o han quedado injustamente olvidadas. Dramas entrañables y los habituales géneros juveniles y de entretenimiento es lo que abunda en este buen año ochentero.


Rain man.


-----------------------

Las mejores películas de 1988
(lo mejor del cine de ese año)



ACUSADOS, de Jonathan Kaplan. 

Dio que hablar y tuvo éxito, sobre todo por la interpretación de Jodie Foster, que le consiguió un Oscar. No es gran cosa, ciertamente, pero al menos es eficaz.


AKIRA, de Katsuhiro Ōtomo. 

Clásico de culto del manga, un gran referente también del cyberpunk. Obra esencial del anime, uno de los títulos indiscutibles de la animación japonesa que hará gozar a los amantes de la Ciencia Ficción y la imaginería oriental.


ALICE, de Jan Svankmajer. 

Versión checa del clásico de Lewis Carroll en animación y Stop Motion, con una estética y sentido que entronca con el género de terror. Una versión más que interesante.


ARDE MISSISSIPPI, de Alan Parker. 

Un clásico de los 80 sobre el racismo sureño con unos fantásticos trabajos de su elenco protagonista (Hackman, Dafoe, McDormand). Escalofriante, eficaz, bien contada… Un buen trabajo de Parker.




ARIEL, de Aki Kaurismäki. 

Desde un drama carcelario con toques de comedia, Kaurismäki muestra la realidad finlandesa con lucidez y talento, una realidad nada complaciente…


ARMAS DE MUJER, de Mike Nichols. 

El empoderamiento empresarial femenino con uno de sus referentes cinéfilos. Esta moda en forma de campaña no se ha inventado ahora, aunque a algunos se lo parezca. Buena muestra de ello, y más autentica, es esta simpática comedia de Nichols de gran reparto, estupendo guión y buen trasfondo donde se reivindica el mérito, el esfuerzo y el trabajo en un mundo donde nada de eso parece primar.




BIRD, de Clint Eastwood. 

Obra maestra de Eastwood, que ya volaba a grandes alturas. Es una obra a la que no se le da la importancia merecida, primero porque quizá sea la mejor de todas las que había realizado hasta ese momento el director (y tenía varias excelentes), pero sobre todo porque se alejaba de sus géneros habituales (Western, thriller), dónde él se sentía más cómodo, y centrándose sólo en la dirección, dejando el protagonismo a un Forest Whitaker extraordinario que encarna magistralmente a ese genio que fue Charlie “Bird” Parker.




BITELCHÚS, de Tim Burton. 

La película que selló el estilo y la estética de Burton. Cinta de culto que mezcla comedia y terror con un formidable personaje protagonista interpretado por Michael Keaton para dar forma a un delirio encantador y macabro.


CINEMA PARADISO, de Giuseppe Tornatore. 

¡La de lágrimas que habrán derramado los cinéfilos de todo el mundo con este estupendo y conmovedor trabajo del director italiano! Por la historia, por los besos y por el poder del cine, ese arte tan bello que tanto amamos.




DESAPARECIDA, de George Sluizer. 

Tremendo y escalofriante thriller, que en su pulso y sobriedad logra las emociones pretendidas. Fue un éxito que dio para remake americano, inferior a esta original. Recomendable si te gusta el género.


EL DECÁLOGO, de Krzysztof Kieślowski. 

Hecho para la televisión, son diez capítulos que se basan en los mandamientos y retratan la realidad de la Polonia comunista a través de una comunidad de un complejo residencial. Excepcional proyecto.


EL FLUIR DE LAS LÁGRIMAS, de Wong Kar-Wai. 

No está a la altura de las obras maestras que posteriormente traería este soberbio director, pero es un título muy estimulante y atractivo que no os decepcionará.


EL GRAN AZUL, de Luc Besson. 

No es uno de los grandes trabajos de Besson, aunque tiene muchos adeptos porque desde luego tiene grandes virtudes para hacerla atractiva. En general peca de cierta pretenciosidad y esteticismo vacuo.


EL OSO, de Jean-Jacques Annaud. 

Una bonita y sorprendente película de aventuras con un oso de protagonista. El director francés en su época más naturalista deleitándonos con su saber hacer visual y narrativo. No le hacen falta palabras, como ya vimos en “En busca del fuego” (1981).



EL TIEMPO DE LOS GITANOS, de Emir Kusturica. 

Peculiar película de Kusturica, una especie de neorrealismo mágico en la que tenemos elementos tan dispares como la adolescencia, el mundo gitano, la mafia, poderes telequinésicos… que, extrañamente, se integran y confluyen con acierto. Exótica y recomendable.


EL TURISTA ACCIDENTAL, de Lawrence Kasdan. 

Excelente melodrama de Kasdan, al que añade sutiles elementos de comedia, donde un brillante William Hurt nos guía por los procelosos y duros caminos de la depresión y su superación.


EN BUSCA DEL VALLE ENCANTADO, de Don Bluth. 

Bonita y encantadora película de animación que los que la vieron de pequeños guardarán con inmenso cariño. Cinta para niños y los que aún tengan la capacidad de rescatarlo al verla.


ESTÁN VIVOS, de John Carpenter. 

Una película de Ciencia Ficción de gran pulso narrativo, que va de más a menos y no se corta a la hora de criticar la política de Reagan y el auge del capitalismo con una trama tan simple e ingenua como fascinante.




FRENÉTICO, de Roman Polanski. 

La más puramente hitchcokiana de las cintas de Polanski. Entretenidísima, intrigante, perfectamente narrada, atrapa al espectador con su sencillo y atractivo planteamiento. Harrison Ford, como de costumbre, encarna a la perfección al héroe que debe resolver una situación extraordinaria, aunque en esta ocasión sea un hombre normal metido en una situación que le sobrepasa.


GORILAS EN LA NIEBLA, de Michael Apted. 

Cinta de reivindicación a la naturaleza y los animales basada en hechos reales siguiendo la vida de la zoóloga Dian Fossey. Un título correcto con una gran Sigourney Weaver.




GRANDES AMBICIONES, de Mike Leigh. 

Encantadora y corrosiva cinta de Leigh, que mezcla a su habitual manera drama y comedia mientras indaga con su característica cercanía en personajes convencionales, en este caso de distintas clases sociales, para hacer un retrato eficaz de la sociedad británica.


HONOR, PLOMO Y SANGRE, de John Woo. 

Una de John Woo, así que ya saben… Secuela de “Un mañana mejor”, tenemos los mismos ingredientes, habituales en su cine. Violencia estilizada y coreografiada, cámaras lentas esteticistas, sangre, mafias… Un éxito en su época, es de las películas que lo llevaron a Hollywood.


HUIDA A MEDIANOCHE, de Martin Brest. 

Entretenida comedia, típica buddy movie de los ochenta, con dos personajes de caracteres contrastados y comportamientos erráticos y contradictorios que llegan a entenderse a través de persecuciones, tiroteos y distintas aventuras. Un buen producto de entretenimiento.


INSEPARABLES, de David Cronenberg. 

Cronenberg y el morbo, unidos casi indefectiblemente. Jeremy Irons se lo pasa pipa interpretando un doble papel. Gemelos inseparables, pérfidos, que terminan cayendo en un infierno de excesos y perdición por culpa de una mujer… Otro buen film.




LA CONDENA, de Béla Tarr. 

Una película brillante, estéticamente hermosa con su foto en blanco y negro y una ritmo hipnótico… Eso sí, no es para todos, es un tipo de cine que huye del cliché.


LA JUNGLA DE CRISTAL, de John McTiernan. 

Referente absoluto del cine de acción ochentero, de una influencia poco valorada, pero más que visible en las miles de cintas que, aún hoy, se siguen realizando siguiendo su fórmula. Una joya absoluta del género que encumbra a Bruce Willis como uno de los grandes héroes de acción de sonrisa ladeada.




LA LEYENDA DEL SANTO BEBEDOR, de Ermanno Olmi. 

Una película francamente bonita protagonizada por Rutger Hauer. El honor, la dignidad más allá de la pobreza o las circunstancias. Se basa en un relato de Joseph Roth y es muy recomendable. ¡Viva el alcohol!


LA PASIÓN DE CAMILLE CLAUDEL, de Bruno Nuytten. 

Intenso drama romántico y artístico, biográfico, sobre la vida de Camille Claudel, musa de Rodin. Grandes interpretaciones de su estupendo reparto (Adjani, Depardieu).


LA TUMBA DE LAS LUCIÉRNAGAS, de Isao Takahata. 

Posiblemente se trate de una de las películas más tristes y desoladoras de la historia, pero desde luego lo es dentro del cine de animación. Dura, conmovedora, se grabará a fuego en su retina.




LA ÚLTIMA TENTACIÓN DE CRISTO, Martin Scorsese. 

Polémica cinta de Scorsese que causó una tremenda controversia y le dio una nominación al Oscar como mejor director. La controversia viene de la visualización de ciertas imágenes, mucho más que de su trasfondo, que analizado es bastante complejo, profundo e interesante, alejado del sacrilegio que algunos vieron. Una película con una visión y un planteamiento distintos sobre la figura más importante de la historia.




LAS AMISTADES PELIGROSAS, de Stephen Frears. 

Estrenada un año antes que “Valmont”, la otra versión del libro de Pierre Choderlos de Laclos que se estrenó de forma consecutiva, es una película excelente, más del hollywoodiense gusto del público, que adquirió prestigio, fama y éxito, mucho más que la realizada por Milos Forman. Tremendas interpretaciones, morbo, sensualidad, malicia… Gran película.


LAS AVENTURAS DEL BARÓN MÜNCHAUSEN, de Terry Gilliam. 

Gilliam gozando de lo lindo recreando las peculiares e increíbles aventuras de este barón que existió realmente (1720-1797). Un deleite y un desfase visual e imaginativo dentro del género fantástico que cumple con solvencia.




LAS COSAS CAMBIAN, de David Mamet. 

Simpática comedia dramática de Mamet que procura integrar y mezclar con irregular acierto esos elementos con los policiacos referidos a la mafia. Una buena y encantadora película.


LECCIONES INOLVIDABLES, de Ramón Menéndez. 

Otra de profesores con alumnos problemáticos. Cintas que suelen tener aceptación, que en esta década proliferaron. Un buen título, entretenido y efectivo, bien interpretado, pero sin llegar a ninguna excepcionalidad.


MI VECINO TOTORO, de Hayao Miyazaki. 

Junto a “E.T. El Extraterrestre” y “Toy Story” es la película imprescindible para entender la esencia de la infancia. Recomendadísima para padres e hijos… y ver las tres en sesión continua. Emotiva, bella, hermosa, mágica, preciosa…


MUJERES AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS, de Pedro Almodóvar. 

Uno de los grandes éxitos del director manchego y la que confirmó su prestigio entre las “élites cinéfilas”. Una comedia realmente fantástica y divertida que incluso fue nominada al Oscar. El reparto femenino está magnífico.




NO AMARÁS, de Krzysztof Kieślowski. 

Excelente capítulo de “El Decálogo” con mucha influencia hithcockiana en ese muchacho espía morboso que vigila a su madura vecina desde su indiscreta ventana.




NO MATARÁS, de Krzysztof Kieślowski. 

Unos de los episodios de “El Decálogo” más famoso y prestigioso. Excepcional film contra la muerte infligida, el asesinato, la pena de muerte… Otra pequeña obra de arte de Kieślowski.


OTRA MUJER, de Woody Allen. 

Otro de esos títulos bergmanianos de Allen (muy Fresas Salvajes). Un drama intenso, profundo y reflexivo con una sensacional Gena Rowlands. Otro gran trabajo del cineasta.


PAISAJE EN LA NIEBLA, de Theodoros Angelopoulos. 

Es una obra lítica del director griego, que engloba de una manera serna y sutil una gran gama de sentimientos en esta sencilla road movie con dos niños como protagonistas. Uno de los grandes trabajos del realizador.


¿QUIÉN ENGAÑÓ A ROGER RABBIT?, de Robert Zemeckis. 

Revolucionaria película de Zemeckis que mezclaba animación e imagen real en una virguería técnica digna de su talento. Mezclando una trama de Cine Negro con la comedia ligada a los dibujos animados infantiles (aquí comienza Zemeckis su pasión por la animación), el director sella un pequeño clásico de la época.




RAIN MAN, de Barry Levinson. 

Elogiada y exitosa película donde Dustin Hoffman, cumplidor, se lleva todos los elogios cuando el peso interpretativo del film lo carga un sensacional Tom Cruise (es él que el tiene un papel matizado que evoluciona durante la película, de manera magistral además). Gran película que visualizó el autismo ante el gran público.


REMANDO AL VIENTO, de Gonzalo Suárez. 

Original cinta donde se juega con la metaficción y el metalingüismo para retratar la gestación del mito de Frankenstein por su autora, Mary Shelley, y su relación con otros talentos románticos como Percy Bysshe Shelley, Polidori o Lord Byron.




SALAAM BOMBAY!, de Mira Nair. 

Un suave neorrealismo indio que retrata la pobreza y la vida en la calle a través de los ojos de un niño en Bombay. Fue muy aclamada.


SIN PISTAS, de Thom Eberhardt. 

Supone una voluntaria y consciente infidelidad a la obra de Arthur Conan Doyle y sus eternos personajes Sherlock Holmes y John H. Watson, el Dr. Watson, pero que una vez asumida puede disfrutarse sin complejos de su propuesta. Una sana travesura en forma de comedia de intriga, una divertida reflexión sobre el fondo y la forma en la obra artística y en la vida, su complaciente y satisfactorio matrimonio. Sobre la vacuidad del éxito y la esencia del verdadero mérito. Una película aprovechable.


SORGO ROJO, de Zhang Yimou. 

El debut del brillante Zhang Yimou con un drama romántico de tintes sociales y subtexto metafórico, donde ya demuestra su calidad estética y técnica, esa que nos deleitaría en posteriores trabajos, ya fueran pequeños o superproducciones.




TUCKER, UN HOMBRE Y SU SUEÑO, de Francis Ford Coppola. 

Excelente cinta de Coppola, eclipsada por el virtuosismo de otras, pero absolutamente reivindicable. El talento, la ambición por mejorar, los soñadores… una oda al libre mercado, los emprendedores y el liberalismo con el talento de un director que está en el Olimpo.


UN ASUNTO DE MUJERES, de Claude Chabrol. 

El gran Chabrol con una particular película, de cariz feminista, tocando temas como la infidelidad, el aborto, la prostitución… durante la dura ocupación alemana en Francia.


UN PEZ LLAMADO WANDA, de Charles Crichton. 

Surrealista comedia que es una de las cimas de los Monty Python (hay varios de sus miembros y el guión corre a cargo de Cleese) en el celuloide. Kevin Kline, Jamie Lee Curtis, John Cleese… están pletóricos y pasándoselo en grande. Una comedia mítica.




UN LUGAR EN NINGUNA PARTE, de Sidney Lumet. 

River Phoenix obtuvo una nominación al Oscar como actor de reparto con este drama independiente que se adentra en una familia particular que huye de la ley. Correcta e interesante película.




UN PAR DE SEDUCTORES, de Frank Oz. 

Remake de la comedia de 1964 “Dos Seductores”, se trata de un sano divertimento con mucho enredo amoroso y sexual que hace pasar un buen rato.


VOCES DISTANTES, de Terence Davis. 

La vida británica de postguerra en una familia normal y corriente que se agarra a la música y las canciones. Un entrañable trabajo que gustó mucho en su momento.


WILLOW, de Ron Howard. 

Pequeño clásico de los ochenta dentro del género fantástico. Película irregular aunque muy querida por los chavales de la época, que la recuerdan con cariño y nostalgia. Espada y brujería, puro entretenimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario