domingo, 20 de mayo de 2018

Crítica de "Alma desnuda" (Ching Siu-Tung, 2002): Review



by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)



Os hablaré hoy de Naked Weapon, una película que en España se conoció con el nombre de Alma desnuda. Se trata de una cinta que podría pertenecer a una de la serie de Jackie Chan si no fuese porque todas las protagonistas –excepto un agente de la CIA- son mujeres y aquí, de humor, hay más bien poco. El argumento nos explica la historia de un grupo terrorista internacional comandado por una tal Madame M se dedica a secuestrar niñas por el mundo para llevarlas a una isla desierta en donde entrenarlas para convertirlas en bellas máquinas de matar.






Echemos unas gotas de amor fraternal –el de Charlene y Katt, dos de las jovencitas adiestradas en el arte de quitar la vida al prójimo-, unas de amor materno –el de la madre de Charlene, que no ha perdido la esperanza de encontrar a su hija- y otras de amor carnal –el que busca el obsesionado agente tras años siguiendo la pista a esas niñas desaparecidas- y ya tendremos hilvanada esta historia de seducción, asesinatos y artes marciales. No hay más, amiguitos. Acción, luchas coreografiadas con profusión de escenas en cámara lenta, chicas guapas. Total, serie B para frikis aunque con un resultado de mayor calidad –me refiero únicamente a la fotografía y ciertos encuadres, no al guión- que el de otras perlas cutres del género. Eso sí, como película no deja de ser bastante mediocre.






Se inicia como si se tratase de una cinta protagonizada por alguna especie de James Bond femenino y prosigue como una película de internado de niñas para –tras un salto de seis años- convertirse en una suerte de academia de top models paramilitares. Pero la alegría dura poco y como en Battle Royale, las chicas del campamento –ataviadas con camisetas ajustadas y unos sucintos y ceñidos shorts- deberán enfrentarse unas a otras para que sólo sobreviva la mejor, la asesina ejemplar e implacable que Madame M lleva años buscando y para lo que se ha montado todo ese cotarro. Al final, un joven agente de la CIA entrará en escena, la asesina protagonista encontrará a su madre, una de sus compañeras la querrá eliminar, ella le parará los pies, luego un jefe Yakuza le tenderá una trampa y al final... bueno, el final os lo podéis imaginar. En fin, para frikis y fans de Maggie Q.


No hay comentarios:

Publicar un comentario