viernes, 25 de mayo de 2018

Laaz Rockit – Annihilation principle (1989): Crítica del disco (review)


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Este que hoy os presento es un álbum de puro thrash metal clásico. Supongo que ahora os será fácil porque ya habéis leído el título y habéis visto la fotografía de la portada. Aun así, os pediría que intentaseis ser sinceros conmigo. Si os digo Bay Area, seguramente os vienen a la memoria nombres míticos como Testament, Metallica, Exodus... incluso quizás Forbidden. Pero ¿alguien acostumbra a recordar a Laaz Rockit? Yo no, y supongo que la mayoría de vosotros tampoco. Sin embargo, estos tipos de San Francisco editaron con Enigma Records –tras un dignísimo Know your enemy- este fantástico Annihilation principle. Cuarto álbum de la banda, se grabó en los Prairie Sun Recorders –habituales estudios utilizados por los grupos y guitarristas del sello Roadrunner en la época- y contó con Roy M. Rowland en los controles de producción. Mi copia es la edición española distribuida por DRO.


El artwork de portada, de Jeff Sadowski, llamaba la atención, y el vídeo de Fire in the hole que algunos programas de videoclips –por aquel entonces se podían contar con los dedos de una mano, ya lo hemos comentado en otras ocasiones- nos permitían disfrutar, mucho más. En efecto, amigos, ese tema fue el que hizo que me comprase este disco aunque la portada del Know your enemy me atraía mucho más y aún hoy en día es una de mis canciones preferidas del thrash metal


Es precisamente con Fire in the hole con la que comienzan Laaz Rockit de manera inmejorable su Annihilation principle. Mob justice sigue la estela del anterior tema, speed/thrash auténtico. Y si compré este vinilo por la primera canción, fue la genial Chain of fools la que me reafirmó en el convencimiento de que había adquirido un elepé estupendo. El inicio de Shadow company no presagia que en pocos segundos da inicio otro trallazo de gran calidad, segundo tema en longitud del disco y preámbulo a la extraordinaria cover de Holiday in Cambodia de los Dead Kennedys

La cara B se inicia con Bad blood, otro tema speedico ochentero que invita al moshing, algo que –debo confesaros- en mi juventud probé un par de veces, aunque la experiencia me dejó para el arrastre. Una ensalada de disparos sirve de intro para Chasin’ Charlie otro tema sin desperdicio de old school thrash metal. Mirror to madness es más de lo mismo y el final llega con la “balada” The Omen, un tema lento –el más extenso de todo el vinilo con más de seis minutos y medio- que me recuerda mucho a Testament cuando se ponían suaves, un indicadísimo broche de oro para un álbum imprescindible y que –tal como he comentado al principio- uno nunca encuentra en las listas Top de los vinilos de thrash ochenteros. 


Phil Kettner y Aaron Jellum a las guitarras, Willy Lange al bajo, Victor Agnello a la batería y las voces de Michael Coons, artífices todos ellos de un disco que deberíais escuchar aunque a ningún periodista musical se le ocurra nunca ponerlo en una lista junto a Slayer, Metallica o Anthrax. Por si aún no habéis tenido el placer y queréis seguir mi recomendación, os acompaño la grabación enterita de Annihilation principle. Si acaso, después me comentáis qué os ha parecido. 




¡Feliz viernes! 
@KingPiltrafilla

1 comentario:

  1. para mi uno de los mejores de thrash de la época sin duda , la voz es un flipe para nada el típico cantante de thrash que berrea , los solos de guitarra buenísimos , las baterías más de lo mismo .Para mi de los mejores disco de thrash ,aunque no opino lo mismo de otros disco de esta gente como los anteriores a este , o el nothing sacred , que aunque es bueno , no llega al nivel de este , este te lo pondría a la altura de clásicos como el master of puppets , the new order de testament , rust in peace etc...

    ResponderEliminar