jueves, 24 de mayo de 2018

Entrevista al grupo Tangerine Flavour por su último disco "No Hard Feelings"


por Alberto Iniesta (@Radiorock70)
del blog Discos




Bajo el sol que iluminaba Malasaña el pasado viernes, se fraguó una entrevista con el grupo Tangerine Flavour, que se encuentra de plena actualidad estos días presentando su primer disco, No Hard Feelings (leer crítica). Una vez que comprobamos la presencia de dos elementos esenciales en cualquier entrevista que se precie, alcohol y buen rollo, dimos comienzo con ella. Los valientes que se sometieron a mis preguntas (de manera voluntaria, la pistola en su cabeza no tiene nada que ver, lo juro) fueron Fernando Lima y Pablo Martín.


Pregunta: Acabáis de sacar No Hard Feelings, que es un disco en el que se nota esa apuesta firme por la americana y el folk. Sé que componéis Fer, Pablo y Miguel, pero dentro de ese proceso de composición, me interesa saber si sois como los Beatles hasta el disco blanco o si cada cual lleva su canción al estudio y punto final.

Fer: Depende un poco de cómo estés en cada momento, a veces estás en casa y te viene una letra, o te sale de repente una melodía guay en un ensayo y a los demás les mola y se sigue por ahí, y ya le damos.

Pablo: Están los dos métodos, pero las canciones siempre tienen un poco de todos porque, aunque sean de uno o de otro, al final las hacemos nuestras. El rollo cuando alguien lleva un tema al ensayo es: tomad, he compuesto algo, ahora haced un temazo de esto. Otro factor importante que influye mucho es contar con Juli, y por supuesto poder grabar con Alfonso.

Fer: Pero siempre que pase la criba, claro (risas). Hay veces que alguien llega, toca algo que ha compuesto, pero es como que… no. Ya está, esa canción se murió.

Pregunta: Respecto a eso que comentáis de lo que supone tocar con Juli, ¿hay algún músico con el que os gustaría subiros a un escenario y tocar?

Fer: Con los Eagles; yo les haría coros en falsete a los Eagles.

Pablo: Hay muchos. Con Levon Helm a la batería, con Gram Parsons, con Eric Clapton… y con mucha gente de aquí con la que tenemos muchas ganas de tocar. Con Julián Maeso, Gabri, con Alfonso (Ferrer) mismo… hay muchos. Siempre que sientan la música de la misma manera que la sentimos nosotros, es un placer tocar con ellos. 3:23

Pregunta: Bueno, comenzáis como grupo hacia 2014. Desde entonces, ¿hay algún momento de mierda en el que haya salido la idea de dejar la música?

Fer: Hemos tenido momentos difíciles, claro. Hubo un momento muy duro que es cuando se nos fue Emilio, el primer batería, aunque justo entonces Alfonso nos dice que tiene el tío perfecto para nosotros, que es Juli (yo, y cualquiera que los hayamos visto en directo podemos dar fe de que lo es) y cuando le vimos ensayando con nosotros en un local de mierda nos quedamos pensando buah, qué hace este dios de la batería con nosotros.

Pablo: El mayor problema para la banda ha sido, y es, el dinero (risas).

Pregunta: Respecto al tema que comentáis del dinero, ¿pensáis que ahora mismo es una utopía para un grupo emergente poder vivir de la música?

Pablo: (rotundamente) sí. Hay que tener suerte, currar mucho… la mayoría de músicos que viven en este país no viven de su grupo, viven de tocar con mil grupos distintos…, pero yo siempre he pensado que la música hay que intentar aprovecharla en cada momento, y yo, s puedo estar 4-5 años dedicado plenamente a la música, me conformaría. Obviamente, no me quiero quedar solo con eso, pero vivir toda la vida de la música es muy complicado. Ahora, soñadores y trabajadores, como los que más.

Pregunta: Hace poco comentabais los dos que habéis visto a muchísima gente en directo. Quiero saber si hay algún concierto que os haya marcado especialmente.

Fer: Yo he dado más conciertos de los que he visto, porque no tenía realmente la costumbre de vinilos y CDs que tienen estos, siempre he sido muy digital, aunque ahora me están transformando. Pero el año pasado vi en el Low a Mando Diao y me gocé el concierto entero en primera fila, que hasta el cantante se bajó y me tocó el brazo.

Pablo: Los primeros discos de Mando Diao son la hostia, es un sonido con un toque entre los Doors, British setentero, como una mezcla que está muy bien. Yo, por ejemplo, el primer bolo así grande que vi fue uno de Van Morrison (guau). Además, recuerdo que se cabreó mazo con los músicos porque es un cabrón, y yo ahí bailando sus canciones siendo muy pequeño. Y luego recuerdo otro concierto de Mark Knopfler en las Ventas en la gira de Get Lucky, que me colaron al foso. Yo estaba al lado de un hombre en silla de ruedas y buah… bailaba la silla de ruedas. Además, llevaba muchos instrumentos, todo supercuidado ahí, hasta el último detalle. Ese concierto no lo olvido yo. Mark Knopfler tiene discazos, la gente dice que es un pesado, pero a mí me encanta.

Fer: (cantando) Once upon a time in the west.

Pregunta: Venga, vamos a soltar bilis. Un grupo sobrevalorado.

Pablo: U2. Bueno, de hecho, te voy a decir mi top 5 de grupos sobrevalorados. Que, escucha, tienen temazos, son grandes músicos, pero yo creo que están muy inflados. U2, Metallica, Nirvana, Guns N’ Roses y Oasis.

Fer: Uf, a mí me pillas más ahora mismo. Diría que Metallica, habrá más, pero... Para eso ya está Pablo, que desde 1995 ya tenía ahí su ranking montado. Con un año ya lo sabía todo (risas).

Pregunta: Y, ahora al revés, un grupo infravalorado.

Pablo: Dire Straits, los Beatles, Stones… están denostados, tío. No los valoran lo suficiente. Grateful Dead

Fer: Tú me dices, no sé, Vintage Trouble, y digo bueno, vale. Pero los Beatles y los Stones, que los conoce todo el mundo que está en esta mesa…

Pablo: Pero yo con infravalorados me refiero a grandes músicos. Tú escuchas lo que ha hecho Harrison después de los Beatles, y se te va la olla. O los Eagles también, que mucha gente se mete con ellos porque son muy pop, y son músicos increíbles, incluso Gram Parsons se metió a grabar con ellos porque eran tíos que gozaban ahí con la tocata… eso es un poco lo que buscamos nosotros, gente que lo sienta ahí.

Pregunta: Un grupo que escuchabais con 15 años y del que os avergonzáis, del que os arrepentís haber escuchado.

Fer: Hay grupos que me gustaban mucho y que ya escucho mucho menos porque, como te he dicho, ahora voy para atrás (risas). Emilio, el batería antiguo, decía que yo no escuchaba nada anterior al 2000, y entre mis grupos favoritos estaban Paramore, Avenged Sevenfold, System Of A Down y grupos de ese rollo. Pero son cosas que, si me pongo a escucharlas ahora, las escucho perfectamente.

Pablo: Yo a Avenged Sevenfold los puedo escuchar, pero soy más clasicorro, más de Megadeth, que me gustan mucho. Pero yo empecé en serio con Bob Marley, al principio de los tiempos yo escuchaba los dos primeros discos de Melendi y el Zapatillas del Canto del Loco. Y tampoco me arrepiento, no son grupos que me molen ahora, pero tenían su rollo. Ahora, por ejemplo, no me escucho un disco nuevo de Melendi ni aunque me paguen.

Fer: Pero siendo músico, y apreciando la música, no te arrepientes de lo que escuchabas porque algo has aprendido de la música que has escuchado. De pequeño también escuchaba mucho Pet Shop Boys y Michael Jackson, que es mi ídolo todavía, y yo sé que esa facilidad que tengo para hacer segundas voces y armonías la he sacado de ahí. De Whitney Houston, también.

Pablo: Joder, entonces yo vengo de Melendi (muchas risas). Menos mal que Ballerina está gustando. No, yo ya te digo, me dejaron tirado un verano en el pueblo y yo, pobrecito de mí, me aburría un poco a determinadas horas del día cuando no había nada que hacer. Un día rebusqué entre los cajones y encontré los discos de mi tío. Había cosas de Led Zeppelin, Clapton y Bob Marley. Yo de Zeppelin y Clapton ni idea, y cogí el de Marley porque pensé anda mira, el de los porros. Era el recopilatorio famoso, el Legend, y cuando escuché "No Woman, No Cry" fue toda una experiencia mística, como una revelación. Ahí empezó todo. No se me olvidará nunca la cara de satisfacción de mi padre cuando le dije que había dejado de escuchar Melendi y el Canto del Loco, y que ahora me gustaba Eric Clapton.

Pregunta: Volviendo a No Hard Feelings, el primer single que lanzáis es "South American Style". ¿Tiene algo diferente a las demás, os gusta más, lo decidís entre todo el grupo…?

Fer: Ahora la tengo un poco más quemada por el hecho de haber sido single (Pablo está de acuerdo), pero en un principio era de las canciones que más me gustaban. Estuvimos entre esa y "Love Hurts Me Again", y la elegimos al final porque tenía un poco todos lo que tenemos como grupo: coros, estribillo más o menos pegadizo, el riff ese… era como una buena carta de presentación.

Pablo: Tiene un poco de todo, por eso la elegimos. Aparte, el estribillo creo que es muy nuestro, pegadizo… era además muy poppy, el fafafa… no sé si es mi favorita del disco, pero creo que resumía muy bien lo que queríamos.

Pregunta: Estáis a favor de comprar música en formato físico, ¿pensáis que en algún momento los músicos podrían volver a vivir de vender discos como los Beatles cuando dejan de dar conciertos a mediados de los 60?

Fer: No es tanto el hecho de comprar el disco en físico, por ejemplo comprar el disco en iTunes también vale. Lo que vale menos para nosotros los músicos es el Spotify. Que te da dinero, sí, pero 0,00000…

Pablo: Yo tengo dos opiniones sobre esto. La primera es que Spotify se ha cargado la piratería, porque a ver quién va a piratear teniendo Spotify escuchándolo de puta madre. Eso es bueno, porque la piratería ya estaba ahí y era insalvable. No se puede pretender obligar a la gente a volver a comprar discos como en los sesenta, porque eso solo lo hacemos los frikis como nosotros (risas). No se puede obligar a la gente a tener que comprarte el disco para escucharlo. Ahora mismo, a mí me parece que un disco es la excusa para poder salir de gira, porque nadie en el mundo vivirá de la recaudación de la venta de discos.

Fer: Pero tú, como músico, cuando dices "coño, tengo un disco"… eso son ya palabras mayores.

Pablo: Aunque a mí hay algo de todo esto que me jode un poco, y es que se ha perdido un poco la esencia del LP completo, como conjunto de canciones. Porque ahora la gente escucha el single, un poco de una canción… y escuchar el disco entero, que es la idea que nosotros tenemos, es otra cosa.

Pregunta: Precisamente hablando de eso, ¿pensáis que es útil hacer un disco de 12-13 canciones sabiendo que mucha gente va a escuchar un single y dos canciones más?

Pablo: ¿Es útil tocar americana? (risas). Si fuéramos a lo útil, estaríamos haciendo trap o reggaetón, y seguramente nos iría mucho mejor, o indie, siendo Izal 2.0.

Pregunta: Tenéis una letra en el disco que dice “before you leave me let me tell you something, my soul is yours again”. ¿La mejor fuente de inspiración es pasar por momentos jodidos, o simplemente es la que conocéis vosotros?

Fer: No es algo que hagamos aposta, lo juro (risas). Pero son momentos. Yo, por ejemplo, estoy ahora en un momento guay de mi vida y bueno, intento componer canciones que molan y tal, pero cuando estás jodido te salen temazos. No sé por qué, no sé qué zona del cerebro saca las canciones cuando estás en la mierda, pero es algo que pasa. Cuando estábamos componiendo el disco, Miguel estaba jodido, y le salieron temazos.

(Breve momento de interrupción por derrame de cerveza).

Pablo: Yo tengo una canción alegre en el disco, "Argentinian Accent", y la pronuncio accent (como una palabra aguda en vez de llana), pero me gustaba más así, entonces me he creído Dylan y lo pongo así. Es verdad que no nos suelen salir muchas canciones alegres, pero a veces salen y quedan guays.

Fer: Es en acento australiano (risas).

Pregunta: ¿Cuál es esa primera canción que os aprendéis con la guitarra, y que gracias a ella pensáis solo por esto quiero seguir tocando el resto de mi vida?

Fer: Yo empecé tocando el bajo para temas de mi padre, porque sacó un libro de poemas al cumplir 24 años de poesía, y tenía que tocar en un concierto unos temas al bajo. Luego con la acústica empecé con "Smoke On The Water", luego con "Smells Like Teen Spirit" y la Pantera Rosa. A partir de ahí fui ya tirando hacia acordes, bossanova y mierdas por el estilo.

Pablo: Yo cuando descubrí a Eric Clapton, B.B. King le pedí a mi padre una guitarra, y me compró una Les Paul de estas, marca corte inglés. Y lo dejé enseguida, superfrustrado. Luego llegué al cole, en clase de música, para que veas que al final las clases de música valen para algo: el profesor dijo a ver, de aquí, ¿quién toca un instrumento? Total, que todos mis amigos, muy hijos de puta ellos, me señalan: Pablo, Pablo tiene una guitarra. El profesor me pregunta cómo se me da, y le respondo que no tengo ni puta idea. Me dijo que me pusiera las pilas, que en dos meses estaba tocando. Y efectivamente, me motivó, me ayudó, y en dos meses estaba tocando. Hay un vídeo de un fragmento en Youtube. No lo busquéis (risas). Y fue "Let It Be", creo, la primera que me aprendí. Y luego, claro, "Wonderful Tonight", que fue que me empeñé yo en que tenía que tocar esa canción.

Pregunta: Me imagino que vosotros, que habéis ido a muchos conciertos y habéis tocado en unos cuantos sitios, tendréis alguna sala favorita…

Pablo: Hemos tenido épocas. La primera fue del café La Palma a tope, luego de ahí al Maravillas y ahora comienza nuestra etapa de Clamores absolutamente (risas). Pero guardamos un recuerdo muy bueno de las tres. Siroco es una sala que mola mucho, la Moby mola muchísimo también. Son cinco salas que me encantan. Lugo, fuera teníamos un bar en Alicante que cerró, El Canalla de Getafe que también ha cerrado…

Fer: El Madison será la siguiente etapa (risas).

Pablo: Jode mucho ver cómo sitios que tratan bien a la música, aunque los medios de sonido no sean los mejores, cierran, y en cambio sitios que se aprovechan de los músicos siguen en pie. Porque en Madrid pasa que tienes una sala de conciertos, y de 10 a 12 pillo un grupo de chavales cuyo estilo me da exactamente igual, lo lleno de colegas suyos, y luego a las doce los echo y pongo reggaetón y lleno el sitio de otra gente. Y eso no es respetar, así no se puede. Hay que tener algo de tacto con la música.

Pregunta: ¿Sexo, drogas o rock and roll?

Pablo y Fer: Sexo (risas)

Pregunta: Un día os despertáis y hay 20 millones de pavos en vuestra cuenta. ¿Qué hacéis?

Fer y Pablo: Comprar todas las Framus que haya (risas), bajos, acústicas, guitarras… y claro, pagar a Musichunters, a Alfonso…

Pregunta: Habéis tenido un día de mierda. ¿A qué sitio vais?

Fer: Al Moloko (si te gusta el rock and roll y todavía no has ido, replantéate tu vida).

Pablo: En el barrio, me gusta mucho dar paseos cuando estoy jodido.

Pregunta: Dejáis la civilización para iros a una isla desierta. ¿Qué libro y qué disco os lleváis?

Pablo: El disco lo tengo más claro, y sería Layla And Other Assorted Love Songs, de Derek & The Dominos.

Fer: El árbol de la ciencia, de Pío Baroja, me gusta ese libro. Y llevaría el No Hard Feelings, de Tangerine Flavour (risas).

Pablo: Pues mira, llevaría los tres tomos del comercio, de Escohotado, porque así tendría todo el tiempo del mundo para leérmelos enteros. Y una cosa así, más relajada, pues… La isla del tesoro. Otro libro muy guay es sin duda La conjura de los necios.

Tras media hora de charla acervezada, más que de entrevista propiamente dicha, concluimos con todo, pero como canta Johnny Cash en la excelente versión que cierra el American IV, quedamos en que We’ll meet again.

Larga vida…

Crónica de la actuación del grupo de Clamores el pasado 5 de mayo

No hay comentarios:

Publicar un comentario