lunes, 8 de octubre de 2018

Gruesome - Twisted Prayers (2018): Crítica review


por Marco Antón (@Antoncastle66)



El ritual zombie de GRUESOME continúa con su segundo larga duración publicado el 1 de junio pasado y vuelve a poner en pie la "Curación espiritual" de su mayor influencia, la banda de Florida, Death. Aquellos que ahora se quejan, gruñendo o bostezando su falta de originalidad, pueden guardar vergonzosamente en silencio o explicar de manera concluyente que el concepto de copiar todo el trabajo de los álbumes de DEATH para hacer sus propias canciones no debe ser original.




El tercer hijo de Chuck Chuldiner (el álbum Spiritual Healing), en cualquier caso, abrió el sonido de DEATH 1990, mientras estiraba los dedos manchados con fiereza hacia los elementos progresivos. Resultado: Ese disco de 1990 es para algunos con su mezcla de original brutalidad y oscuro germinador de la nueva música clásica de las bandas de death metal técnico por excelencia.

GRUESOME rinden homenaje a Evil Chuck apropiadamente, por supuesto que sí, que la banda es una copia o calca igual a la de Florida, por supuesto que no.

A su vez, GRUESOME realmente consiguen el intento de reanimación de esa vieja escena de Florida que por años fue la “meca del meta extremo”. Matt Harvey (EXHUMED y DEKAPITATOR entre otros) y su habilidad cruel en las guitarras demuestran ser dignos de homenaje, especialmente con Savage LandDimensions Of Horror y ahora Twisted Prayers. La banda que lo arropa no se queda atrás, Robin Marzen (Derketa entre otras) y su digno trabajo en el bajo, Gus Rios en la poderosa batería que se siente la influencia de bandas latino americanas de metal extremo y por último Daniel Gonzalez (ex Exhumed, Possessed, etc).

No hace falta decir que "Oraciones retorcidas" cumple completamente con la premisa de ser un disco de expectativas altas, no necesita ser discutido. Si uno considera el rechazo de cierto sector de fans que reclaman falta de originalidad, también los hay que aplauden las influencias de la legendaria banda de Chuck para desarrollar la propia, esto no puede haber sido digno de reclamo. Nadie puede quejarse de la copia o aprovecharse del trabajo de otros, y ciertamente no alguien que ha realizado una gira con DEATH TO ALL y obviamente aprendió el legado de Schuldiners de memoria, propondría la idea de quejarse de todas las habilidades pendientes para ellos. Y eso Matt Harvey lo sabe.



Estamos ante una escena del old school death metal completamente sana en pleno siglo XXI.

Pero también un paso por debajo del original material de Chuck y sus muchachos con las "Oraciones retorcidas", si bien lo consideramos como un borde consistente de la vieja escuela del público objetivo, a veces suena monótono, sino directamente en las partes relevantes del cuerpo del disco. Liberados milagrosamente de toda la influencia del siglo XXI musicalmente hablando para otros resulta insignificante tener una banda con sonido “de la vieja escuela” en estos años, las nueve piezas que acusan a GRUESOME de ser una bomba del “death metal old school” están haciendo un gran trabajo: el puño sube, las ganas de entrar al “mosh pit” se sienten y el cuello entra en modo del cantante “corpsegrinder” al hacer que la muevas al ritmo de las poderosas notas de la banda.




Es divertido hacer coincidir cada número en Twisted Prayers con su contraparte en Spiritual Healing, aunque hay ciertos segmentos referenciados en una colocación esporádica es decir se encuentran en diferentes partes de la estructura de las canciones. La pista de apertura 'Inhumane' comienza igual que 'Live Monstruosity' pero luego cambia y se va a los sonidos del inicio y en el centro de esa pieza pareciendo que es una copia irregular de la misma. 'Fate' tiene su propia versión del coro de 'Defensive Personalities'. 'A Waste Of Life' es una mezcla de 'Spiritual Healing' y 'Low Life', debido a los de moledores riffs y letras maliciosas, pero con un guiño definitivo a 'Within The Mind' en su guitarra inicial. "Letal Legacy" me recuerda a "Altering The Future" con sus pesados ritmos compuestos y sus letras inspiradas en “los no nacidos”. Sin embargo, 'Crusade Of Brutality' es una anomalía, ya que el primer minuto y medio es casi idéntico al de 'Leprosy' de 1988: ¡considérelo una ventaja! El resto recuerda a la pieza 'Genetic Reconstruction' de todos modos si uno la escucha una y otra vez.

Aunque tiene su plus este disco: los solos invitados de James Murphy en "Crusade Of Brutality" y "At Death's Door", el cover de POSSESSED "The Excorcist” como bono y la portada de Ed Repka luciéndose una vez más para un increíble diseño que se vuelven clásicos.

Será interesante decir cómo GRUESOME ha vencido a sus otros cuatro álbumes. Porque este disco representa una de las mejores grabaciones del 2018 en el metal extremo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario