viernes, 19 de octubre de 2018

Fractal Gates - The Light That Shines (2018): Crítica del disco review



por Marco Antón (@Antoncastle66)



Tenía tiempo que una banda no me despertaba la adicción a las melodías de guitarras como en su tiempo lo hicieran las bandas In Flames y Dark Tranquillity, más recientemente las bandas Insomnium o Scar Simmetry por mencionar algunas que tiene la vena del “death metal melódico” en su estilo. Estos franceses llamados Fractal Gates nos presentan su tercer trabajo discográfico, The Light That Shines, de la mano de uno de los genios del metal, Dan Swäno como productor (referente del metal sueco y mundial) ni más ni menos que los llevó a la Unisound AB a hacer las mezclas de uno de los trabajos que más ha asombrado a la prensa mundial y seguidores del melodic death metal. Los franceses alzan la mano para pelear por uno de los mejores discos del metal extremo del 2018.



Las “Puertas Fractales” francesas fueron para mí el resultado de una enorme alegría y palpitaciones en el momento de su segundo álbum. Así que creo que soy uno de los pocos que han esperado este lanzamiento de una manera realmente espasmódica, tan emocionado de que saliera a la luz para escuchar sus nuevos rastros del “melodic death metal” que tanto asombró al mundo desde Suecia en su tiempo y ahora ellos como herederos de ese sonido pero desde Francia.

Y los franceses no me decepcionaron en absoluto (aunque aún faltan pocos meses para que termine el año, pienso que eventualmente retendrán el liderazgo como uno de los mejores discos como he mencionado).




Podría repetir la revisión hecha para el disco que fue el segundo larga duración , ya que la nueva luz que brilla es la continuación natural (¿cuántas veces leemos esta frase? Realmente siento que debo decirlo bien). La nueva fatiga es un trabajo que, sin duda, lucha uno contra el otro, y termina enfrentándose a cada momento, cada segundo con el importante antecesor. Sorprende la capacidad de Fractal Gates para escupir continuamente la artillería melódica, sorprende la voluntad, la capacidad de hacer solo un molde creado en el momento por otros (en este caso siempre están acompañados por el Sr. Swanö ). Son 44 minutos de puro e intenso bombardeo melódico.

Los tracks del disco son “Visions X”; “Breath Of Life”, “Chasing The Line”, “Infinity”, “Bound By Time”, “Dreams Apart”, “Visions XI”, “Faceless”, “Arise”; “Reborn”, “The Light That Shines”, “Seas Of Flames”, “Visions XII”.




The Light That Shines hace hincapié en las melodías pegadizas, los sonidos estelares de la ciencia ficción y la energía melódica del death metal. Como fanáticos de la ciencia ficción, nuestras letras se enfocan en el futuro, nuestra conciencia y conciencia de nosotros mismos, lo desconocido, la magnificencia del universo y los probables encuentros con extraterrestres a los que podríamos enfrentarnos. Es una edición en digipack limitada a solamente 1000 copias.

El poderoso quinteto lo integran: Antoine Verdier en el bajo, Stéphane Peudupin y Arnaud Hoarau en las guitarras, Sebastien Pierre en la voz y teclados, Jeremy Briquet en la batería.




Una luz misteriosa se proyecta a través de "Visions X" como un medio para comenzar este álbum. Esta atmósfera se eleva en un impacto de muerte melódica con el giro de la primera canción completa "Breath of Life". ¡Las exhalaciones lentas liberan antes de que los gruñidos caigan sobre riffs bien colocados y otras formas de intensidad musical! En resumen, ¡este dúo de pistas iniciales funciona de la mano como una introducción convincente a "La luz que brilla"! Brindan una buena idea precisa de qué esperar a lo largo de la experiencia auditiva. "Breath of Life" muestra el lado más metálico de las cosas, mientras que "Visions X" es la primera parte de un trío de interludios atmosféricos, electrónicos y una buena ojeada de esos elementos en otras pistas también. Es seguro esperar grandes riffs como ya he mencionado.

Fractal Gates no exageran su música, pero definitivamente obtienen mucho kilometraje de lo que usan, y los miembros de esta banda claramente tienen un oído para la melodía. Hay tantas líneas melódicas ocultas tejidas en cada canción que The Light That Shines se convierte en uno de esos álbumes de "repetición constante para encontrar cosas nuevas". Sin embargo, simplemente ser un álbum al estilo de excavar tesoros no es suficiente, y esto es mucho más que eso. Incluso en sus niveles más superficiales y de valor nominal, una gran cantidad de La luz que brilla es obscenamente pegadiza, capaz de agrupar diferentes partes de guitarra y teclado en tu cerebro una y otra vez, especialmente el segmento de canciones gemelas al principio del álbum. Uno de los discos del año.



No hay comentarios:

Publicar un comentario