domingo, 21 de octubre de 2018

Crítica de la película "Tokyo Psycho" (Ataru Oikawa, 2004): Review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Tokyo Psycho es una pretendida cinta de terror que nos cuenta lo que le pasa a Yumiko, una licenciada en Bellas Artes bastante pánfila que trabaja como diseñadora junto a un par de socios, el uno un tipo inmaduro y vago y la otra una –no es misoginia, es una realidad de ese país- infantiloide japonesa típica. Resulta que la protagonista está soltera y algo preocupada por ello, vamos, que es un perro perdedor.





Sí, amiguitos, parece duro, pero esto tampoco es uno de mis comentarios con ausencia de tacto sino el apelativo –makeinu- que en ese bello país tan lleno de contrastes se da a las jóvenes de treintaytantos años que aún no han encontrado pareja o empleo estable en esa sociedad tan competitiva. Pues bien, en esas que la tal Yumiko recibe una extraña carta de alguien que le dice que tiene que casarse con él. Luego las cartas se tornan fotos de una niña impregnadas en sangre y Yumiko acaba descubriendo que esos envíos los hace un antiguo admirador del colegio que no estaba muy bien de la cabeza y que ya por entonces le enviaba cartas pidiéndole lo mismo. Junto a una amiga que trabaja en una agencia de detectives localiza a su enamorado, que es un loco de mucho cuidado.






Y, bueno, no os cuento más porque ya sólo me queda deciros como acaba. La película –no nos vamos a engañar- es mala de cojones. El argumento es pobre, no hay efectos especiales y la actuación de los personajes es remarcable por patética, así que... yo la olvidaría. Eso sí, si sois estudiosos del cine japonés o tenéis insomnio, intentad verla. A lo mejor es una buena manera de conciliar el sueño. Next one!

No hay comentarios:

Publicar un comentario