lunes, 1 de octubre de 2018

Monstrosity - The Passage Of Existence (2018): Crítica review


por Marco Antón (@Antoncastle66)



Ha pasado mucho tiempo desde que los pioneros del death metal de Florida Monstrosity pusieron nuevo material, pero con la increíble cantidad de increíbles discos death metal que salieron el año pasado de grupos antiguos y nuevos, eligieron el momento perfecto para hacer su regreso. Su sexto disco, The Passage of Existence, es una avalancha sin fin de riffs devastadores que complacerán a casi cualquier fanático del metal extremo y de los años nostálgicos aún más. Esta breve lección de historia naturalmente encaja con la máquina de death metal Florida menos prolífica pero igualmente relevante que es Monstrosity, una banda que a menudo es etiquetada como un mero trampolín para el futuro vocalista de Cannibal Corpse George "Corpsegrinder" Fisher que dejó de ser relevante después del cierre de los 90. A pesar de que han estado callados en el estudio durante la última década después de una salida respetable con una nueva formación en el Apocalipsis Spiritual de 2007, este año bien podría ser el año más ruidoso desde que se separaron con su vocalista original, si no el año más grande del que toda la escena de Florida ha disfrutado en bastante tiempo. Reanudando sus respectivos roles con la recién adquirida ayuda del guitarrista y veterano de death metal Matt Barnes, la misma encarnación de esta banda se ha visto iluminando nuevamente el cielo con casi todas las herramientas de su arsenal en forma de The Passage Of Existence, proporcionando un giro fresco y altamente técnico en el enfoque de la vieja escuela.



La banda ofrece vibraciones de death metal de la vieja escuela a través de riffs, un tono grave y muchos caóticos solos de guitarra que adorarían los Slayer actuales. Pistas como "Eyes Upon the Abyss", "Century" o "Maelstrom" capturan todo lo que fue genial acerca de los lanzamientos de la banda a lo largo de los 90 con una inyección adicional de melodía. El uso de la banda de la guitarra melódica, junto con riffs “downtempo” aplastantes, ayuda a dividir la brutalidad en momentos digeribles, haciendo que los temas como "Kingdom of Fire" y "The Hive" se destaquen más en el disco.

El vocalista Mike Hrubovcak maneja una voz gutural amenazadora a lo largo del álbum mientras evita la trampa de gorgoteo ininteligible en la que caen muchos actos modernos de death metal. Si bien su voz no es innovadora de ninguna manera, se complementa perfectamente con el resto de la banda y se destaca más al separarse de los gruñidos en canciones como "The Proselygeist" o "Radiated". Entre las guturales pueden entender la pronunciación de las palabras así de gran nivel anda Hrubovcak.




Acerca de lo único que separa este álbum de ser un clásico vintage de 1995, capturar la esencia del Symbolic de Death y el riff feliz del Eternal de Malevolent Creation es el trabajo colosal de producción moderna realizado por Mark Lewish y Jason Suecof. Ya sea el popurrí de caos de ametralladoras y secciones de interludio con infusión progresiva que casi le dicen a Revocación que "mantenga su cerveza" que está en exhibición en " Kingdom of Fire" y "Maelstrom" , o dosis más concentradas y concisas de rabia cegadora como "Solar Vacuum" y "Century", es difícil encontrar un segmento solitario de este álbum que no atrape el sentido con la furia de mil soles. En general, este álbum tiende a comenzar las cosas a un ritmo vertiginoso y se mantiene perpetuamente en él con pocos momentos de respiro, pero hay una sensación de clímax y desenlace que se puede encontrar en el casi inspirado en el Nilo , más cerca de los matices melódicos " Slaves To The Evermore " , que de alguna manera cierra las cosas con una nota aún más alta que todo lo que le precedió.




Ningún fanático del death metal que se precie, independientemente de cualquier preferencia que se tenga hacia los clásicos fuera de las escenas de Nueva York, Finlandia y Suecia sobre Florida, debería pasar por alto para tenerlo. Aunque los álbumes con el cantante “Corpsegrinder” de sus primeros años probablemente resulten ser más icónicos, Monstrosity tiene un álbum de death metal con material para ponerse entre los mejor del metal extremo en éste 2018. Recomendado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario