sábado, 1 de septiembre de 2018

TNT - Intuition (1989): Crítica (review)



por Rockología (@RockologiaTwit)
del blog Rockologia




Vinieron decididos a comerse el mundo anglosajón. Fueron Tony Harnell (cantante) y Ronni Le Tekro (guitarra) los que fabricaron un álbum de hard rock melódico, este, lleno de armonías empalagosas y voces dobladas en estribillos infinitos, pero también un estupendo trabajo de guitarra, tanto por los riffs como por los solos, y una producción de primera.




Además de Harnell y Le Tekro formaban TNT el bajista Morty Black y el batería Kenneth Odiin. Colaboraron Kjetil Bjerkestrand a los teclados y el genuino Joe Lynn Turner en los coros. La producción se hizo en Trondheim (Noruega) a cargo de Bjørn Nessjø. Poligram lo editó a nivel internacional, aunque, la verdad, no tuvo el éxito de ventas esperado.




Tras una pequeña intro, Caught between the tigers comienza con una figura de guitarra que desaparece para dejar paso a las estrofas iniciales sobre un teclado atmosférico y una batería suave. La canción coge fuerza de nuevo en el estribillo y se adorna con un excelente solo.




Como segundo single apareció Tonight I’m falling, tema con otro buen estribillo que comienza con suavidad y va sumando hasta el clímax final; canción llena de clichés melódicos, pero muy bien arreglada. Le sigue la balada End of the line, muy típica, un poco hortera, pero resultona.

Llegamos al tema hard rock por excelencia del álbum: Intuition. Riff matador que se te mete en la mollera y no te abandona, estribillo tan simple como la letra y al grano, a mover el esqueleto, darle a la airguitar y hacer coros como posesos. Un clásico.




Guitarras más duras y ritmo machacón en Forever shine on. Da gusto encontrar un temazo como este a estas alturas del disco. Buena construcción, otro estribillo pegajoso (qué agudos de Harnell) y otro solo descomunal. Dos temas más poperos, con melodía y arreglos muy AOR, nos esperan después: Learn to love y Take me down (my fallen angel). En ambos se cambia la fuerza de los anteriores por estupendas melodías y se cede el protagonismo a los teclados y los coros. El álbum se cierra con Wisdom, balada atmosférica muy bien trabajada, una estupenda forma de cerrar uno de los mejores ejemplos de hard rock melódico de los ochenta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario