miércoles, 26 de septiembre de 2018

Saxon - Thunderbolt (2018): Crítica review


por Marco Antón (@Antoncastle66)



La NWOBHM no ha sido nueva en casi 40 años, pero algunas de las bandas nacidas en ese crisol musical todavía siguen en la actualidad. Como los legendarios Saxon, quienes han sido guerreros de la carretera desde finales de los 70, moviendo su tarifa de metal tradicional a lo largo y ancho del mundo, aunque nunca llegando a la fama lograda por contemporáneos como Iron Maiden o Def Leppard. Si se otorgan premios por terquedad y dedicación, Saxon ganaría sin problemas, y el hecho de que estemos revisando su 22º álbum, Thunderbolt es una prueba más de su compromiso taciturno con todo este "asunto del metal". Con la misma alineación de 2015, puedes esperar otra fuente predecible de metal antiguo, pero eso no significa que estos guerreros antiguos no tengan algunos trucos nuevos.



Comencé a escuchar a Thunderbolt porque Saxon abrió para Judas Priest en su gira de Firepower y pensé que sonaban bastante potente, así que comencé a escucharlos en línea y compré este álbum. Obviamente me gusta o no lo habría comprado. A menos que fuera un regalo para otra persona, que tampoco ha sido el caso.

El heavy metal de este álbum es similar a los contemporáneos de Judas Priest y Accept. No suena igual; es único, pero encaja perfectamente dentro de ese asombroso mundo: conducir, hacer la guitarra “de aire”, mover la cabeza por la calle y explotar de júbilo con éste estilo tradicional. Judas Priest y Accept parecen estar mejorando, y por lo visto pasa lo mismo con Saxon.




Lo más destacado de este álbum es "The Secret Of Flight", una canción muy épica del deseo humano de volar, y cómo hemos logrado este sueño. Las voces alternadas sobre las guitarras galopantes dan el efecto de volar por encima de la estampida a continuación. El riffeo es increíble y las voces son únicas. Esta canción se destaca hasta el punto de ponerles un 10 de calificación sin duda.

La canción más pesada en el álbum es "Sniper" y me recordó instantáneamente la voz de Paul Dianno en canciones como "War Machine" y "Madman in The Mirror "de su álbum" Living Dead, es decir puro riffeo de principio a fin con la voz de Byfford conduciendo la potente composición. Continuamos con "Nosferatu (The Vampires Waltz)" es un corte lento, oscuro con una buena cantidad de golpe, y "They Played Rock and Roll" es una oda a Motorhead y sus miembros tristemente difuntos, aproximándose al sonido ruidoso de la banda de temas legendarios bastante bien. "Predator" es una canción muy pesada que incluso presenta voces de death metal para una sorpresa que gira la cabeza, aparece como invitado Johan Hegg de Amon Amarth, una tremenda sorpresa. "Sons of Odin" es otro de los temas más destacados, con un tema épico de los vikingos y una vibra apropiadamente más grande que la vida, y con letras muy bien definidas como "muerte antes que miedo".




Biff Byford está en la parte de atrás de sus 60, pero aún suena fuerte; su distintivo silbido nasal sigue cumpliendo con el deber. Incluso golpea algunos altos registros gritos aquí y allá, lo cual es impresionante. Su voz se ha mantenido mucho mejor que la de los cantantes 20 años menores que él y, aunque podría ser una vida limpia, Biff tiene que agradecerle por su longevidad en la tubería, tiendo a dudar de ella. El resto del grupo presenta al guitarrista fundador Paul Quinn y el nuevo recluta Doug Scarratt presentan los clásicos riffs estilo NWOBHM que cabría esperar, pero Saxon lo hace mucho más pesado ahora que en los 80 o 90. Ese tono de guitarra más pesado ayuda a que su estilo clásico suene más moderno y fresco de lo que podría ser. Algunos de sus riffs aquí son realmente llamativos, como en la ya mencionada "The Secret of Flight" y el álbum tiene una buena cantidad de pegadizas armonías de guitarra duales.

Thunderbolt es otro en una larga lista de discos sólidos y agradables de una banda que simplemente no sabe lo que significa la palabra "quieto" o “descanso”. Sigue rockeando, Saxon , tu 40 aniversario es solo otro hito en el largo camino hacia la inmortalidad metalera y damos fe de ello. Uno de los mejores discos del 2018 a la lista.



No hay comentarios:

Publicar un comentario