jueves, 6 de septiembre de 2018

David Coverdale - White Snake (1977): Crítica del disco (review)


por TheOutlaw76 (@TheOutlaw76)
del blog THE OUTLAW





Nos situamos en 1977. En este año, la carrera de David Coverdale se encontraba en punto muerto. Tras un par de años de éxito descomunal al frente de unas de las bandas definitivas del hard rock de los 70s, Deep Purple, David Coverdale estaba de repente sin banda y sin saber qué rumbo tomar.




Al ver que el proyecto Purple estaba definitivamente enterrado, Coverdale decidió exiliarse a la casa que tenía a orillas de lago Ammersee, en la pequeña población de Wartaweil (Bavaria), donde encontró la paz e inspiración suficientes como para escribir un buen puñado de temas que plasmasen toda su pasión por el Blues, el Rock, el Funk y el Soul. Y también su frustración por el repentino final de Deep Purple.

Para White Snake, Coverdale contó con su viejo amigo de adolescencia, Micky Moody, que luego formaría parte de la más famosa y fructífera formación de Whitesnake. El disco fue producido por Roger Glover en los estudios Kingsway de Londres, propiedad de Ian Gillan. Supongo que, aunque Coverdale fuese el elegido por el malhumorado Blackmore para sustituirlo al frente de Deep Purple, no había rencillas entre ellos.




Aunque el disco tiene el nombre de lo que sería su banda pocos años después, poco tiene que ver con el sonido de los posteriores Whitesnake. Curiosamente el tema más Whitesnake es el titulado White Snake, cuyas sonoridad se acerca más al hard rock que practicarían posteriormente. Y es que el disco es un conjunto de maravillosas canciones firmadas por la dupla Coverdale/Moody, en las que demuestran abiertamente su amor por el Rhythm & Blues y el Soul.

El disco está repleto de buenos momentos con la voz de Coverdale adoptando un aire muy Soul en Hole In The Sky (cantando en ese tono enamora a cualquiera), Time On My Side o Peace Lovin' Man (con coros gospel y unos exquisitos vientos con solo de saxo incluido).

Blindman es uno de los puntos álgidos del disco. Un sentido medio tiempo con un melancólico Coverdale. La canción es toda una declaración de su estado de ánimo en esa época, lamentándose de los buenos tiempos pasados ("I was dreaming of the past/Why good times never last?")

Lady mezcla Rock y Rhythm & Blues de manera irresistible, gracias a los metales y al slide de Moody. Y es que Micky Moody está pletórico a lo largo de todo el disco, sacando a pasear su slide en más de una ocasión (la divertida Sunny Days) o el Talk Box (White Snake). Celebration cierra el disco a ritmo de Funk, otra de las pasiones de Coverdale.




El resto de temas que Coverdale compuso durante esta época a orillas del paradisiaco lago Ammersee aparecieron en su segundo disco en solitario, el también recomendable Northwinds (1978). Poco después Coverdale adoptaría el nombre de su primer disco en solitario para su propia banda, Whitesnake...y eso sí que es otra historia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario