domingo, 17 de mayo de 2015

Crítica de la película "Fast and Furious 7" (James Wan, 2015)


por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



Última entrega de la saga, por ahora, y además homenaje al tristemente fallecido protagonista de la misma, Paul Walker. El actor tuvo un accidente de coche, cruel ironía, cuando iba de copiloto con un amigo suyo, lo que impidió que terminara de rodar la película. En su sustitución, para terminar las escenas que Paul había dejado sin acabar, acudieron sus hermanos, uno de ellos actor de doblaje de riesgo, Cody Walker. Caleb Walker, el otro hermano, hizo lo propio. En las escenas finales, en algunas peleas, se aprecia cómo el personaje de Walker tiene planos limitados, en sombras o lejanos, pero es un bonito y familiar homenaje.

La última escena de la película está claramente añadida, un tributo merecido a uno de los indispensables de la saga, que recibió muestras de cariño por todo el mundillo. Un final que deja su legado por todo lo alto aunque resulta artificioso, un pegote.

Si algo tiene bueno esta saga y esta entrega de “A todo gas” es su falta de complejos, su orgullosa presencia de cine espectáculo con tías buenas, coches y testosterona, que rubrica en la cinta que nos ocupa un buen espectáculo de entretenimiento.



El guión es de aquella manera, con licencias e incoherencias, un guión que amplía la aventura y extiende las misiones para dar más espectáculo, diálogos categóricos sin gracia alguna, toda la estupidez simplista del mundo y actuaciones que son pura pose y carisma sin más, pero ante lo que quedas deleitado si te quitas prejuicios y te dedicas a disfrutar del puro desfase espectacular de las ocurrencias en las secuencias de acción, muy brillantes a menudo. También hay bromas simpáticas.

La primera secuencia con Johnson y Statham, el ataque al autobús blindado, los saltos a través de rascacielos en Abu Dabi, sencillamente delicioso y desfasado, el clímax dándolo todo a varias bandas… son algunas de las escenas que brillan con luz propia en la película, que siempre da un poco más en ellas, con gran imaginación, estirándolas y complicándolas para resolverlas de la manera más espectacular y surrealista posible, lo que el amante del género agradecerá. Ejemplos, la escena del autobús colgado del precipicio, el mencionado salto por los rascacielos…




El tema coches se ha reducido para dar paso a una acción más global, aunque se mantienen presentes, con lo que la película se asemeja más a una especie de “Misión Imposible” trash, saga a la que parece rendir tributo en no pocas ocasiones.

Nada importa, sólo cuenta el espectáculo y se da con vigor y ganas. La dirección de James Wan es muy habilidosa, coqueteando con el cómic y demostrando gran imaginación para las secuencias de acción. Las persecuciones de coches podrían estar mejor rodadas, resultan algo confusas y les faltan planos generales para que lo veamos todo, recurriendo a socorridos planos cortos de forma escapista. No faltan las chorradas y las torpezas, como ese momento en el que Paul Walker permanece de pie en un vehículo en marcha y el villano a su espalda en vez de darle un suave empujoncito para tirarle decide meterlo dentro para iniciar una pelea… O que a nadie se le ocurra disparar a las ruedas… pero claro, no habría película.




El reparto reúne a lo más granado de las películas de acción, desde Paul Walker, en la que es su despedida, pasando por los carismáticos Vin Diesel o Jason Statham, que se marca un excelente villano. Además tenemos a la resucitada Michelle Rodriguez, a Dwayne Johnson, a Elsa Pataky, que de repente desaparece y no sabemos más de ella, a Djimon Hounsou… La presencia más especial es la de Kurt Russell, otro héroe de acción en los 80 que desprende saber hacer.

“Fast and furious 7” es lo que es, una película de acción, tonta, intrascendente, pero que se eleva del global del cine espectáculo que nos llega gracias a la imaginación de su puesta en escena, haciendo que sea posiblemente la mejor de toda la saga. Esta última entrega, aunque parece confirmada la octava, ofrece lo que promete con creces, pasando lo tiempos muertos desarrollando una magnífica camaradería entre ese grupo de conductores y luchadores para llegar a las notables escenas de acción.




No da para más, pero si quieres verte una película para destensar o relajarte, de pura acción sin pretensiones ni violencia desagradable, si eres amante del género, no dudes que “Fast and furious 7” es una buena opción.

¿Quién me lo iba a decir?

©Jorge García

No hay comentarios:

Publicar un comentario