domingo, 3 de mayo de 2015

Los mejores pensamientos de Marco Aurelio - Meditaciones (6)



Terminado el libro 4º de las Meditaciones del filósofo y emperador Marco Aurelio, abrimos el libro 5º y continuamos copiando aquellos pensamientos a uno le resultaron relevantes en una primera lectura y, dado lo cual, tomó el lápiz para subrayarlos (remito a entregas anteriores). Son estos.



LIBRO 5:

VI

El verdadero bienechor no reclama nada, sino que se prepara a otra buena acción; como la viña, que al llegar la estación da otra vez fruto.


VIII

Procura someterte gustoso a todo lo que te sobrevenga, y por muy rudo que esto te pareciese, como si tratara de algo que debe contribuir a la marcha del mundo.


XX

Bajo un punto de vista, todo hombre se halla ligado estrechamente conmigo, y tengo el deber de procurarle el bien y soportarle; no obstante, si alguno pone obstáculos a los actos que me son propios, este individuo se vuelve para mí un ser tan indiferente como el sol, el aire o un animal feroz que pudieran también poner obstáculos a mis acciones.


XXV

¿Alguien comete una falta contra mí? Solo a él debe importarle.


XXXIII

¿Qué es, pues, lo que te retiene todavía en este mundo si los objetos sensibles no tienen consistencia ni estabilidad, si tus sentidos desprovistos de sutileza están sujetos a sufrir engañosas impresiones, si tus órganos vitales no son más que un vapor de la sangre, si la celebridad entre los mortales es tan efímera? ¿Qué hacer entonces? Esperar con paciencia que tu alma se extinga o que emigre de tu cuerpo. Y en tanto llegue este momento, ¿qué debes hacer para vivir satisfecho, sino honrar y bendecir a los dioses, hacer bien a los hombres y soportarlos y abstenerte de hacerles el menor perjuicios, y, en fin, tener presente que todo lo que es ajeno a tu miserable carne y al débil aliento que la anima no es tuyo ni depende de ti?

ÁCS (ZRS)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada