domingo, 24 de mayo de 2015

Jared James Nichols - Barcelona, Rocksound, 23/05/2015: Crónica del concierto y reportaje fotográfico


por TheOutlaw76 (@TheOutlaw76)
del blog THE OUTLAW



Tras escuchar su único disco unas cuantas veces y leer buenas críticas por las redes sociales me decidí acercarme a ver a este joven guitarrista de Wisconsin. Su primer disco Old Glory & The Wild Revival tiene melodías pegadizas, riffs incendiarios y solos llenos de feeling...pero esperaba un disco mucho más crudo y sucio, mucho más blues tejano (a lo Stevie Ray Vaughan).




No hay duda de que, tras verlo en directo, volver a escuchar su disco nunca será lo mismo. El tópico aquel de que "las canciones del disco ganan mucho en directo" con Jared James Nichols se cumple y con creces. Un tema como "Playin' For Keeps" en directo, tocado a escasos centímetros con toda la energía propia de su juventud, es demoledor.

Un J.J.Nichols tocado por la gracia de los dioses del blues, dejó más que satisfechas a las escasas 100 personas que asistimos a la Sala Rocksound.




J.J.Nichols salió a escena con una sonrisa que no abandonó en ningún momento durante las casi dos horas que duró el concierto. Dos horas que se hicieron cortas en las que repasó su primer y único disco, junto a versiones ajenas, y demostró porque muchos creen acertadamente que este joven es la nueva promesa del power blues. Con tan solo enchufar su Gibson e iniciar el primer tema ya puso a toda la sala patas arriba. Conectó de inmediato con la gente y se mostró agradecido y cercano en todo momento. Incluso se fundió entre el público a tocar en más de una ocasión.

A J.J.Nichols lo acompañan Dennis Holm tras la batería y Erik Sandin al bajo, formando un poderoso Power Trio al más puro estilo Cream, ZZ Top o la Jimi Hendrix Experience. Un sonido impecable y un escenario idóneo para este tipo de música. Y es que el rock, en cualquiera de sus vertientes, es en una sala pequeña donde mejor se vive.



J.J.Nichols es un músico que, a pesar de su juventud, derrocha mucho carisma sobre el escenario y tiene una actitud arrolladora. A lo largo de la noche, escuchando la afilada guitarra de J.J.Nichols, me venían a la cabeza los grandes guitarras de blues blanco... Stevie Ray Vaughan, pinceladas de Jimmy Page o Johnny Winter y eso no está al alcance de cualquiera. J.J.Nichols toca de forma salvaje, sin púa, sacando fuego de su Gibson con una imagen rockera desbordante, rezumando blues-rock tejano por los cuatro costados.

Demostró en temas como la divertida "Now Or Never" que, no sólo es un gran guitarrista sino que también tiene una poderosa voz, a ratos muy soul (la emotiva "Sometimes") y a ratos muy hardrockera (la eléctrica "Haywire" o "Crazy").



J.J.Nichols es capaz de incendiar cualquier sala en la que le dejen conectar su Gibson. Posee un extenso bagaje musical, mucho talento y es todo un virtuoso del que dicen que podría arrebatarle el trono del blues power a todo un Joe Bonamassa. Con tan solo 27 años ha teloneado a Lynyrd Skynyrd, BB King o Buddy Guy y toda una leyenda como Eddie Kramer ha producido su disco de debut. Nada de todo esto es casualidad.


Todos los halagos leídos por las redes sociales sobre este joven guitarrista (y cantante, porque vaya voz que gasta J.J.Nichols) se quedan cortos.

Sólo daros un consejo: si vuelve a pasar cerca de vuestra ciudad no os lo perdáis. J.J.Nichols lo tiene todo para llegar a ser muy muy grande. Sin duda, si hubiese empezado hace 20 años ahora mismo estaría llenando grandes recintos.
Una noche perfecta en la que acabé comprándome el vinilo que me firmó el propio J.J.Nichols.


©TheOutlaw

No hay comentarios:

Publicar un comentario