viernes, 26 de enero de 2018

Machine Head - Catharsis (2018): Reseña crítica (review)



Erick Delgand




Vuelven los de Oakland, Machine Head, con su esperado álbum Catharsis, un álbum esperado por muchos y muy criticado antes de su salida oficial al mercado, en numerosas críticas de ciertas revistas en el que lo ponían a parir y en el que hasta el mismísimo entró a capa y espada en defenderlo.


Quizás para los fans sea otra decepción, lo cierto es que han dado un giro arriesgado en este trabajo, parecen haber querido plasmar todas las etapas de su carrera y otras totalmente desconocidas hasta ahora por ellos. El noveno trabajo de los de Oakland es muy melódico y repleto de sorpresas y de verdaderas osadías musicales. Hablemos de ellas.




Volatile- el álbum empieza a toda hostia.lleno de riffs salvajes, con Rob gritando oh! fuck the world. Voces y ritmos muy NU-metal, guitarras clásicas, de riff pesado con armónicos al puro estilo Machine Head, una buena apertura del álbum, que te anima a seguir a la siguiente pista.

Catharsis le sigue, con una apertura atmosférica, desencadenando a un juego de melodías de guitarra molonas que funcionan muy bien pero confunde esos coros demasiados melódicos que no llegan a cuajar muy bien en el tema,pero se agradece el intento de experimentar y no repetirse.

Beyond the pole quizás a los que no conozcan a Machine Head les guste; a los que los conocemos desde los comienzos te dan ganas de partirles la cabeza... en qué diablos pensaban?

California bleeding parece hecho para el público gringo, para fans del groove metal más melódico.

Triple beam: volvemos a una época en la que triunfaba Downset, perfectamente para un tema hecho para ellos y si me dijeran que es lo nuevo de Downset quizás hasta me lo tragaría.

Kaleidoscope tiene un principio que roza mas el punk que el Nu metal, y por supuesto las odiosas melodías que abundan en todo el álbum, melodías vocales de las cual no soy admirador para nada, ni con Machine Head ni con otros del panorama a lo Linkin Park.




Bastards: no sé qué pensar, si hubiera quitado esa odiosa melodía de guitarra eléctrica de fondo como hace a mitad del tema pues quizás sí me hubiera gustado y hubiera dicho que le ha echado muchos huevos, pero que no ha estado mal: el desenlace a mitad del tema se vuelve a un rollo muy punk, un himno punkarra para tomar unas cervezas con los amiguetes.

Hope begets hope: si creíamos que esto se había acabado en el primer tema del disco, pues sí, se acabó lo que se daba en el primer tema.

Screaming at the sun tiene una introducción vocal a lo Alice in chains, seguido de un ritmo machacón pero no sobresaliente sino más bien un aprobado justo. Vuelvo a lo mismo, hay mucha valentía en mezclar ciertos estilos, pero sin llegar a cuajar.

Behind a mask consta de una introducción acústica, emulando algún tipo de tristeza repetitiva que está demasiado oída; quizás si no fueran Machine Head, pues bien, diría que quieren copiar algún tema de Opeth, pero sin llegarle a la suela de los zapatos de Opeth; ahí queda eso.




Heavy lies the crow no está mal, pero porque tiene un poco de todo del panorama del metal.

Spichotic: otra vez se le va la pinza a rollo en plan DOWNSET.

Grind you down tiene de todo un poquito de lo que hemos escuchado hasta este punto.

Razorblade smile: Bueno, no está mal la introducción, desenfrenada y con una parte vocal salida de lo clásico; incluso te dan ganas de cantarla.

Eulogy: no sé si es que se ha escuchado mucho últimamente Porcupine Tree, pero el temita se las trae en intentar tocar ese tipo de ambiente hipnotizador, pero sin conseguirlo. Creo que si Machine Head se hubieran llamado "los fulanitos", este disco le hubiera gustado a mucha mas gente de la cual no es muy seguidora del puro NU metal.




Algunos grupos veteranos como Machine Head no se dan cuenta de que si hacías algo muy bien no intentes hacer algo diferente pues puede ser que te salga el tiro por la culata. Hay mucha obsesión en los veteranos por sacar discos de esos que no sabes qué les ha pasado en casa o en el trabajo, que se les funden los cables de la cabeza y nadie les avisa sobre lo mal que lo hacen, o sobre esa metedura de pata a la cual se exponen. Sigo diciendo que hay que ser exigente con los grupos veteranos y darles duro cuando lo hacen mal. Este es el caso de Machine Head con Catharsis.

ZR

No hay comentarios:

Publicar un comentario