martes, 23 de enero de 2018

Reseña crítica de "Soni Highways" de Foo Fighters (2014)



por Edy Fernandes (@edylefer)
del blog Soonatas




El álbum Sonic Highways de Foo Fighters es uno de esos que primero te atrapa visualmente, su caratula es una maravillosa composición que muestra lo que encontraremos en el disco, son ocho canciones grabadas en distintos estudios ubicados en ocho ciudades diferentes de los Estados Unidos, esas que podemos ver en esa genial portada del octavo álbum de estudio lanzado para conmemorar los veinte años de la agrupación.



Los Foo Fighters decidieron recorrer ocho ciudades, en cada una de ellas grabaron una canción, armando una red que conecta las emociones de cada uno de sus integrantes, porque además es un agradecimiento a esos lugares que le han aportado tanto a la música del país de las barras y las estrellas.

“Something From Nothing” es la canción que sube el telón, también fue el primer sencillo promocional del disco, y tiene esa característica de varios de los primeros singles de los trabajos más recientes como “Best Of You”de “In Your Honor” o “The Pretender” de “Echoes, Silence, Patience & Grace”; que comienza muy suave y luego terminan con mucha fuerza, descargando toda la energía que caracteriza al que fuera baterista de la mítica banda “Nirvana”. Esas primeras notas de una guitarra acústica, después la letra que posiblemente habla de los comienzos de Dave Grohl en la música, de Nirvana o del movimiento grunge: “Here lies a city on fire sailing alone, the answer is quiet, now here I go. It's starting with a spark and burning to the dark, now here I go. There is a river I found into the wild under the ground, so here I go. A burden on a string and I Heard everything, now I here I go (Aquí yace una ciudad en llamas y que vela por sí sola, la respuesta es silenciosa, ahora aquí voy. Esto comienza con una chispa que arde en la oscuridad, ahora aquí voy. Hay un río que encontré en el medio natural bajo el suelo, por eso aquí voy. Es una carga que está sujetada a una cuerda y he oído todo, ahora aquí voy)”.Fue grabada en Electrical Audio Studios en Chicago.




Los Foo Fighters volaron a Washington D.C. y ahí se dirigieron al Inner Ear Studios en Arlington, Estado de Virginia; para hacer un recorrido por el “punk” que sonó en los 70’s y 80’s en esta zona de los Estados Unidos, la canción se llama “The Feast And The Famine” en la cual participaron Pete Stahl y Skeeter Thompson de la banda Scream como los responsables de algunas de las voces en el tema. Fuerza rebelde de principio a fin.

Nashville, la capital del Estado de Tennessee, también conocida como la ciudad de la música, fue el lugar donde se grabó el segundo sencillo del álbum, “Congregation”. Su letra hace un reconocimiento a los grandes cantantes que se dieron a conocer en los coros de las iglesias, esas estrellas del góspel que prácticamente nacieron cantando a Dios. Es una gran composición, por momentos da la sensación que es la mejor del álbum. Cuenta con un maravilloso sonido sin perder la esencia de lo que sabe hacer esta banda: “There’s mystery in this wood and ghosts within these roots that are tangled deep beneath this southern ground… Send in the congregation, open your eyes, step in the light, a jukebox generation just as you were (No hay misterio en este mundo y los fantasmas dentro de estas raíces que están enredados en las profundidades de esta tierra del sur… Ve a la congregación, abre los ojos, da un paso a la luz, una generación de músicos contemporáneos al igual que tú)”.




Austin fue la ciudad donde se grabó “What Did I Do? / God As My Witness”, dos piezas en una. Por un lado hace un homenaje al rock del sur de los Estados Unidos donde se pueden disfrutar algunos acordes de la música country; además del papel de la iglesia conservadora en el modo de vida de los habitantes de gran parte de Texas.

“Outside” fue gradado en Rancho de la Luna, un estudio ubicado en “Joshua Tree”, California. Es una interesante composición que va jugando con los sonidos, provocando un viaje a un plano astral; el bajo al principio recuerda a “Orion” de Metallica, seguramente debe existir alguna influencia, Dave Grohl es un admirador de la banda de San Francisco. Tiene la capacidad de envolver y llevar a los oyentes a otro nivel si así lo permiten: “All I found, the space between the spaces, standing in the nothing, and time reclaims you, and as the wind will beat you down, and the wind the only sound, there's something out there (Todo lo que encontré, el espacio entre los espacios, varados en la nada, y el tiempo te reclama, y como el viento te derribará, y el viento es solo sonido, hay algo ahí afuera)”.

New Orleans tuvo el honor de ser testigo de la grabación del sexto track del álbum: “In the Clear”. Es una pieza muy particular porque cuenta con instrumentos de viento, de alguna manera es un homenaje a todos esos músicos que le dieron un lugar al Jazz, ese movimiento cultural que se hizo ritmo y viajo por todo el Mississippi para hacer universal tan mágico sonido, el video de esta canción así lo confirma.




Foo Fighters regresa a Seattle, donde todo comenzó, aquel joven que tocaba una batería en la banda que hicieron posible que el grunge saliera de aquella ciudad del pacífico norte de los Estados Unidos, para sonar en las radios de todo el planeta; volvieron a ese estudio de grabación donde dejaron registrada aquella primera placa que lleva el mismo nombre de la agrupación, el Roger Land. “Subterranean” es una pieza suave, no es precisamente grunge, pero sin con la melancolía de una ciudad fría, es nostalgia que baja con las gotas de lluvia: “Nothing left within, I've been mined, hell and back again, subterranean. I've been digging in down inside, I will start again, subterranean. (Nada más aquí, he sido minado al infierno otra vez, subterráneo. He estado cavando hacia adentro, empezare otra Vez, subterráneo…)”. Quizás es Grohl hablando de su vida, de Cobain, de ambos, o de muchas almas que recorren las complejas sensaciones de Seattle.

“I Am River” fue grabada en New York, una canción para esta ciudad en donde caminan personas de todo el mundo, seres que chocan con la rutina, la moda, las tendencias, la universalidad, es como la nueva torre de babel. Es maravillosamente fascinante, no hay manera de que puedas evitar que te atrape; es melódica, nostálgica, es una caja de música que se abre para dejarte cautivado con cada nota: “There is a secret, I found a secret behind the Soho door. There is a reason, I found a reason beneath the subway floor, I found the water, the devil's water and walked along its shore… I am a river! (Hay un secreto, he encontrado un secreto detrás de la puerta Soho. Hay una razón, he encontrado una razón debajo del piso subterráneo, me pareció el agua, el agua de los demonios y caminé a lo largo de su costa… ¡Yo soy un río!)”. Así como el río va subiendo por causa de la lluvia, aquí va pasando lo mismo, el nivel va ascendiendo, en la medida que se acerca al final se hace orquestal, magistral, te arropa con toda la intención de hacerlo, te empuja para que entiendas la libertad.

Dave Grohl y el productor Buch Vig se unieron nuevamente como en aquellos tiempos de “Nevermind” de Nirvana, aunque ya habían trabajado juntos en el disco anterior de Foo Fighters “Wasting Light”; sin embargo, es en la producción de “Sonic Highways” que se siente que desborda la calidad, surge la chispa, los elementos hacen reacción, no se buscó hacer un álbum comercial, hay más la intención de dejar un legado, un disco que rinde homenajes y reconocimientos, mostrando en cada pieza las sólidas bases musicales de la banda, una nacida en los distintos mundos que conforman los Estados Unidos de América.

Visita Soonatas

No hay comentarios:

Publicar un comentario