martes, 30 de enero de 2018

Insolvency - Antagonism of the Soul (2018): Crítica del disco review


por Edy Fernandes (@edylefer)
del blog Soonatas



El álbum Antagonism Of The Soul tiene apenas unas horas, pues acaba de publicarse cuando escribo esta crítica, y es la carta de presentación de la banda Insolvency,una agrupación formada en Troyes, Francia; quienes decidieron entregar su carta formal de presentación el pasado 26 de enero, su disco debut llega sin generar muchas expectativas, pero si una necesidad de encontrar algo interesante que escuchar.


Insolvency tiene sus inicios en el año 2012, Valentin Gondouin y su amigo el guitarrista Jules fueron los encargados de armar las primeras bases de esta banda que comenzaron tocando covers de temas de Metallica, In Flames y Children of Bodom. El baterista Mickael Tamario llegó para llenar de mucho talento a la naciente agrupación, así ocurrió también con Pierre Challouet quien colocó el alma a través de su bajo.




Estuvieron en la búsqueda de un vocalista, no fue fácil encontrar a alguien que cumpliera con lo esperado, decidieron que Valentin y Pierre combinaran sus gritos guturales para llenar ese vacío. Más adelante Jules dejó la banda y Bruno Blackstard llegó en el 2014 para traer un mejor sonido de guitarra.

Se definen con una banda que soporta su música en el Metalcore de principios del 2000, pero que mezclan con influencias traídas del black metal, death metal y deathcore. Sin duda tienen una fuerte aroma proveniente de bandas como “In Flames”, aunque ellos hacen referencia más bien a “As I Lay Dying”, “While She Sleeps”, “Bullet For My Valentine”, “Adept”, “Trivium” y sus favoritos “Children Of Bodom”.

El disco que cuenta con una interesante caratula diseñada por “Daniel de McBride Design” comienza con una interesante pieza instrumental que llena de calma, “Divided” está lleno de sonidos salidos de instrumentos de cuerdas y de un melodioso piano, es así como dan la bienvenida en un disco que parece asomar un estilo que los acerca al “metal progresivo” realizado por bandas como “Evergrey”.

Después de la tersa suavidad de “Divided” llega la pesada “Tears Of The World”, aquí la marca de “Metalcore” queda evidente, un juego de voces que se van montando en capaz hace de la pieza una interesante propuesta donde la batería de Mickael Tamario deja un buen sabor de boca, tiene una fuerza y velocidad que parece difícil de ser alcanzado por los otros miembros de la banda, sin embargo las guitarras de Valentin y Bruno demuestran una gran calidad, solo que los redobles de Tamario tienen un brillo especial que lo destaca por encima de los demás.




“Tears Of The World” cuenta con un buen sonido, es una interesante carta de presentación, para quienes lo escuchen por primera vez encontraran en este tema contundencia, su huella personal queda marcada con mucha autoridad. Las guitarras terminan haciendo la combinación de armonías que desearas escuchar repetidamente, los cambios rápidos que van transcurriendo en estos 4’26” te atraparan para siempre.

Estamos ahora frente al tema que da nombre al álbum, “Antagonism Of The Soul” es un track que tiene un aire más comercial, pareciera buscar conectar con un público mucho más amplio, comienza con unas guitarras melódicas que endulzan el ambiente, entran la voces guturales para dejar claro que no van a cambiar drásticamente su esencia, aunque si colocan líneas cantadas de forma limpia que por momentos recuerda los comienzos de Linkin Park. Cuenta con una buena guitarra de Bruno Blackstard, además traen el recurso del piano para generar todo un ambiente perfecto que envuelve más al oyente. Sin duda será una de las fijas a la hora de promocionar el disco, aunque con ella se arriesguen a perder un poco de su marca personal.

“Violation”, con leer ese nombre parece que estamos por encontrar una pieza escalofriante, oscura, perturbadora; preocupa lo que podemos encontrarnos en ella. Resulta que la letra se refiere al acoso escolar, uno de los problemas más crecientes de estos tiempos; la historia es acompaña de una buena interpretación de cada uno de los instrumentos, inicia con un brutal trueno que sale de los gritos de Valentin, de la veloz batería y una guitarra que va bajando la intensidad, porque pronto llegaran las seis cuerdas acústicas acompañadas por el piano y unas voces que susurran en nuestros oídos. Hasta ahora “Insolvency” nos muestra que entienden claramente como rozar con lo comercial sin llegar a posturas muy extremas, sabe colocar en una balanza los distintos elementos que den un buen equilibrio que haga contacto con los fans puros y aquellos que son cautivados por sonidos más tenues, esos que no quieren escuchar por más de tres minutos seguidos cantos guturales con machaques del más puro metalcore.

El pasado 11 de octubre la banda subió a su canal de YouTube el video de su primer tema promocional, “Black Moon” ha logrado llamar la atención de más de un fanático del heavy metal, quizás por esta canción es que algunos aventureros decidieron clasificar a la banda como “Death Metal Melódico”, porque tienen una pintura sonora que lo hace parecer a los suecos de “In Flames”, esa forma de tocar que ha nacido hace varios años en Gotemburgo. ¿Por qué decidieron abrirse al mundo con esta pieza que no es precisamente Metalcore puro? No dudo que quisieron dejar claro que son una agrupación que pueden mezclar distintos sonidos para dar forma a un estilo propio, ir armando su marca personal a partir de algo ya posicionado para después empezar a separarse de todo aquello con lo cual se les puede asociar. Cuenta con unas estruendosas voces, saben combinar guitarras poderosas y melódicas, el bajo de Pierre Challouet hace un gran trabajo en una gran canción que les dará un gran impulso.





Es necesario bajar las emociones, calmar las aguas, por eso llega “Hope”, otra pieza instrumental, mucho más corta que la primera, cuenta con los mismos cellos y piano que escuchamos al comienzo, son además los encargados de dar la bienvenida a la batería de Mickael que el encargado de traer a “I´m Revulsed By Death”, el séptimo track del álbum. La banda vuelve a colocar en nuestro oídos una pieza que busca darle más espacio a su estilo, ensanchan los márgenes para que su música pueda llegar a un mayor número de personas, pero no se exceden en endulzar mucho la canción, usan la medida exacta para que tenga esas manchas que intentan llamar la atención a más de un mortal, pero ahí se encuentra su esencia, sus raíces, dejan intencionalmente su razón de ser, acompañado además con un interesante experimento que les permite mostrar un buen manejo de sus instrumentos.

“This War Is Not For You” entra como si se tratara de un viejo vinilo que da vueltas bajo la aguja del tocadiscos, un comienzo lúgubre que rememora piezas legendarias del heavy metal. Nuevamente la batería de Mickael Tamario demuestra carácter para llevar los compases de una interesante composición, en la que van machando y escupiendo con rabia, cuenta con los elementos que permitirán atrapar la atención de quienes disfrutan del buen metal. Tiene un solo de guitarra que invita a soñar con futuras producciones.

Ahora estamos frente a la novena canción “A Leaving Life, A New Beginning”, y si ya venimos elogiando la batería aquí no será la excepción, pero en esta oportunidad es el bajo de Pierre Challouet lo que se destaca, es un gran experimento colocado en tubos de ensayos, quieren sacar lo mejor de cada uno de ellos, hay una necesidad de navegar por lo progresivo sin llegar a ello, van rompiendo con moldes preestablecidos hasta encontrarse con el resultado que han venido buscando. Otro gran solo de guitarra que hace que te levantes para pedir más, el álbum ha ido “in crescendo” algo que no es muy común en los discos debut. Es de destacar que en esta canción se encuentra algunas influencias del “thrash metal”, Metallica ha dejado huella en algunos de los integrantes de Insolvency.

Si hasta ahora ya sientes que estas satisfecho es momento de que abras espacio para la sorprendente “Your Lost Soul”, es una pieza que va rompiendo con lo que hemos escuchado hasta ahora, la banda decidió ir con un ritmo más ordenado, colocando una vibra que te atrapa sin que te des cuenta, no hay forma de escapar de este juego de ritmos donde las guitarras hacen que las olas vayan rompiendo con el risco, contando en el fondo con esas voces convertidas en ecos que van dirigidos a quedar en tu subconsciente. La parte final es una oda, no hay oscuridad que no pueda ser iluminada con tanta calidad aquí plasmada.

El disco cierra con “Death Wish”, su segundo single presentado el pasado 24 de noviembre que cuenta con un video que le da más fuerza para promocionar el álbum. Furia aterradora, estamos ante ese lado oscuro encontrando en la mayoría de las letras, es fácil sentir la ira, la tristeza, los problemas de la sociedad del siglo XXI, las experiencias dolorosas van adueñándose de nuestra atención, Insolvency sabe transmitir esa carga que llevan por dentro como seres que viven a diario las penurias de un mundo convulsionado. Con esta canción vuelven a empañar nuestra vista, no dejan espacio para que miremos a otro lado, quedamos atrapados ante su agitado ritmo que hace que nuestros sentidos queden en el medio de anillos generados por la alta calidad de su interpretación.





Que podemos decir, este primer encuentro no tiene desperdicio, este primer álbum de Insolvency deja una buena sensación de que aún podemos encontrar con el nacimiento de buenas nuevas bandas de “metal”; sin temer por su origen decidieron dar un gran paso al grabar “Antagonism Of The Soul”, porque nos demuestran que pueden hacer calidad sin necesidad de repetir exactamente lo conocido, que es bueno atreverse a jugar con las capacidades musicales de los integrantes que conforman una agrupación, así que estamos frente a un disco que promete, no solo a ser uno de los mejores del año, sino a que será una banda que se codeara con los más grandes grupos del heavy metal universal.

Visita el blog Soonatas

No hay comentarios:

Publicar un comentario