domingo, 7 de enero de 2018

Crítica de Eskalofrío (Isidro Ortiz, 2008): Review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Quisiera hoy hablaros de Eskalofrío, una amalgama de elementos de película de misterio, terror y suspense. Otra vez nos encontramos frente a una cinta española que cuenta con un elenco de actores no muy conocidos por el gran público -aunque lleven años haciendo teatro o apareciendo en televisión- de buena factura y guion efectivo.




Se trata de la historia de Santi, un joven con una enfermedad que le provoca alergia a la luz solar y que se traslada con su madre a un caserón perdido en el fondo del valle de un alejado pueblo montañés. Desde su llegada al lugar, comienzan a ocurrir unas extrañas muertes, por lo que Santi se convierte en el principal sospechoso. Lo único que puede hacer para demostrar su inocencia es intentar averiguar –con la ayuda de un amigo suyo muy friki y una compañera de clase, hija del policía que le investiga- la clave de lo que está ocurriendo.




Como habréis podido apreciar, no se trata de una obra fuera de lo común que destaque por su originalidad –aunque a mí me ha gustado lo de la alergia al sol-, pero como ocurre muchas veces, tiene suficiente calidad como para pasar por delante de patéticos productos anglosajones que sin embargo gozan de mayor publicidad. Sea como sea, la interpretación de los protagonistas de la historia es más que aceptable, los momentos de tensión están bien conseguidos y –aunque uno se imagina pronto lo que se esconde tras el misterio, de hecho el realizador lo acaba mostrando mucho antes de que finalice la historia- logra mantener el interés del espectador hasta el final. Divertida y amena, Eskalofrío es a mi entender una buena película para disfrutar sin complejos en la oscuridad del salón en noches de estío, con el aire acondicionado encendido y un gintonic fresquito bien a mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario