ZEPPELIN ROCK: AC/DC - Powerage (1978): CRÍTICA review

martes, 21 de abril de 2020

AC/DC - Powerage (1978): CRÍTICA review



por JLBM

Corría el mes de mayo de 1978 cuando los AC/DC lanzaban su quinto disco de estudio. Powerage era su título y, desde luego, no es el más aclamado trabajo de la banda. Tampoco es uno de los álbumes más importantes o influyentes de la historia del rock, ni tampoco es su disco más atractivo o estimulante. Pero su sonido crudo, la voz llena de feeling de Bon Scott, sus martilleantes riffs, sus pentatónicos solos y su poderosísimo combo rítmico lo convierten posiblemente en el que mejor define lo que es AC/DC, el grupo que toca lo que toca mejor que nadie. Seguramente se trate del álbum más sólido que la banda grabase nunca, un compendio de rock duro minimalista basado en algunos de los mejores temas de Angus y sus chicos. Efectivamente, aquí no hay un himno, de los que han quedado reflejados en su historia, pero Powerage es un clásico en sí mismo, enterrado por álbumes como Let There Be Rock o Highway To Hell. Sin embargo, es de unas dimensiones éticas en cuanto a sonido, bastante más considerables. Powerage es sin duda uno de los álbumes olvidados más grandes de la historia del rock.




Fue la primera vez que Cliff Williams grababa con AC/DC, y, por supuesto, eso, aquí, se nota y mucho, proporcionando un salto cualitativo de considerables proporciones al sonido de la banda. Fue la última vez que Harry Vanda y George Young, responsables de ese sonido característico de blues hard rock, producirían un disco de AC/DC, y realmente es una producción brillante. La guitarra solista y la rítmica suenan distintas, fuertes y poderosas, mostrando una brillantísima interacción entre los hermanos Young.

En Powerage nos encontramos con nueve riffs memorables, nueve riffs fáciles de tocar, pero imposibles de escribir. Riffs aparentemente simples, pero que seguramente habrán dejado a algún virtuoso de la guitarra pensando el por qué no se le han ocurrido a él. Algunos de los mejores solos de la carrera de Angus Young se encuentran aquí, así como algunas de las mejores letras que Bon Scott jamás escribiese, llenas de espíritu melancólico y sentimiento. Phil Rudd y Cliff Williams se convierten en un gigantesco martillo que golpea sin pausa, pero con un excelente sentido del ritmo, un auténtico metrónomo disfrazado de bola de demolición.




Powerage da comienzo de manera inmejorable. "Rock 'n' Roll Damnation" posee uno de los estribillos más pegadizos de AC/DC y un ritmo llevado a golpe de guitarra. Ojo a las maracas y a los aplausos. "Down Payment Blues" es uno de los mejores temas de Powerage, con un Bon Scott glorioso y un tremendo riff de guitarra. De absoluta base bluesy para contar las penurias de no tener dinero. ¿Os suena? "Gimme A Bullet" presenta un sensacional ritmo a cargo de Phil Rudd. La icónica "Riff Raff" se desenvuelve en medio de riffs rápidos y furiosos tan sólo destrozados por el todo poderoso Angus Young. "Sin City" es otro de los grandes clásicos de la banda. El juego en Las Vegas sirve de excusa para una trepidante sucesión de riffs que solo se toman un descanso hacia la mitad, mecidos por una fabulosa línea de bajo cortesía de Cliff Williams, mientras Bon Scott murmura en la calma que precede a la tempestad con la que termina el tema. "What's Next To The Moon" es sin duda la joya escondida en Powerage, el álbum escondido de la discografía de AC/DC. Sus coros pandilleros, el nuevo y creativo ritmo de Phil Rudd, o su simple y agradable riff la colocan entre las más grandes. "Gone Shootin'" representa la asunción del rhythm and blues para AC/DC. Literalmente te levanta del asiento de la mano de la verdadera estrella del tema, una línea de bajo que mantiene sin fisuras la cadencia del ritmo. "Up To My Neck To You" describe la curiosa manera de Bon Scott de percibir las relaciones con el sexo opuesto a golpe de riffs. "Kicked In The Teeth" cierra Powerage cabalgando de nuevo entre riffs repletos de rock and roll mientras Bon Scott argumenta cómo es engañado por las mujeres. No olvidemos "Cold Hearted Man", otra delicia de hard rock de influencias bluesy.




Como Malcolm Young ha dicho en alguna ocasión, este es su álbum más olvidado, y sin duda uno de los mejores. Tan bueno como Let There Be Rock pero con la mejora rítmica que supuso Cliff Williams. Tras la bomba que supuso Let There Be Rock se antojaba complicado igualarlo. Powerage incluso lo supera. Powerage era el álbum destinado a que AC/DC conquistase Estados Unidos, pero "fallos técnicos" en Atlantic no lo permitieron, y se reservó ese lugar en la historia para Highway To Hell.

1 comentario:

  1. totalmente de acuerdo que es una de los grandes olvidados de AC-DC,incluso a mi particularmente me gusta mas que highway to hell

    ResponderEliminar