domingo, 3 de junio de 2018

Las mejores películas de 1947 - El mejor cine de ese año: Lista y comentarios

Monsieur Verdoux

por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC




Se me ponen los pelos de punta haciendo estas listas, recordando viejas películas y el talento que se desprendía a raudales en aquellos años. Orgía Noir en este 1947, con alguna de las mejores cintas del género, incluida la que para mí es modelo, paradigma y cima del mismo: Retorno al pasado.

El fantasma y la señora Muir

En realidad esto sólo es una pequeña muestra, porque tenemos clásicos y pequeñas obras maestras, unas más conocidas que otras, en todos los géneros. Son los años de madurez, la época de máximo esplendor de la industria, donde el talento no tenía límites, los clásicos se caían casi sin querer y la genialidad parecía no tener fondo…


Las mejores películas de 1947
Lo mejor del año 1947


CALLEJÓN SIN SALIDA, de John Cromwell

Tengo especial devoción por esta magnífica película de Cine Negro en su vertiente de detective privado investigador (aunque Bogart no sea aquí un detective). Quizá fue porque era de Bogart pero no sonaba en la retahíla de las típicas que se mencionaban de él, siendo excepcional. Obra paradigmática en la mejor época del Noir.




CALLE MADELEINE Nº 13, de Henry Hathaway

Thriller de intriga, uno de los varios que acometió Hathaway en esta época, ambientado en la 2ª Guerra Mundial con el gran James Cagney de protagonista. Sin ser una genialidad, desde luego resulta atractivo y bien ejecutado.


CUERPO Y ALMA, de Robert Rossen

Obra maestra de ese subgénero que es el cine de boxeo, muy relacionado a menudo con el Cine Negro o el thriller. Obra fatalista, profunda, brutal, desoladora, con un John Garfield deslumbrante. Sencillamente indispensable. Es el año del debut de Rossen. ¡Y de qué manera lo hizo!


DE ILUSIÓN TAMBIÉN SE VIVE, de George Seaton

Uno de los clásicos navideños por antonomasia con todas sus virtudes y ninguno de sus defectos. Una película de increíble modernidad que se mantiene plenamente vigente en su inteligente y auténtico retrato de una sociedad cínica y descreída necesitada de alicientes vitales y algo de magia.


DOBLE VIDA, de George Cukor

Interesante drama de George Cukor de tintes metalingüísticos en relación a una representación de la tragedia shakesperiana de Otelo. Grandes interpretaciones y un buen juego desde el guión fusionando realidad y ficción. Ronald Colman consiguió el Oscar por este trabajo.




EL BESO DE LA MUERTE, de Henry Hathaway

Sensacional thriller y título negro de Henry Hathaway. Uno de sus trabajos más recordados, en cierta medida por la descomunal encarnación de Richard Widmark, repleta de expresividad, justo lo que decían le faltaba siempre al bueno de Victor Mature, su antagonista. Widmark es la pura encarnación de la psicopatía. Siento especial debilidad por este magnífico actor. No se la pierdan, es una auténtica joya.


EL CALLEJÓN DE LAS ALMAS PERDIDAS, de Edmund Goulding

Peliculón poco conocido, una mezcla de Noir y drama psicológico de gran enjundia. Pequeña obra de arte, otro de esos ejemplos de la calidad sin límites y sin fondo del Cine Clásico. Apúntenla con mayúsculas.


EL FANTASMA Y LA SEÑORA MUIR, de Joseph L. Mankiewicz

Obra maestra del cine romántico y poético de todos los tiempos. Englobada en el género fantástico. “El fantasma y la señora Muir” es una de las más bellas historias de amor que se han rodado jamás. Un relato que fusiona con increíble naturalidad el gótico, el drama romántico y la alta comedia. Un equilibrio en tonos y géneros perfecto. Primera obra maestra rodada por Mankiewicz, aunque él la considerara aún parte de su aprendizaje, entre otras cosas porque adapta un texto que no es suyo.


EL JUSTICIERO, de Elia Kazan

Segunda tanda de películas de Kazan, iniciando su carrera. Un thriller con falso culpable protagonizado por Dana Andrews, un icono del género. Buena película de uno de los grandes directores de la historia.




EL MUNDO DE GEORGE APLEY, de Joseph L. Mankiewicz

Otra película de Makiewicz, y otra obra más que notable. No vuela a tanta altura como la anterior, “El fantasma y la señora Muir”, pero desde luego es una comedia excelente basada en una obra ganadora del Pulitzer.


EL PROCESO PARADINE, de Alfred Hitchcock

Siendo de los títulos más discretos del maestro en su época gloriosa, es un buen film. "El proceso Paradine" iba a ser la última película que Hitchcock haría con el productor David O. Selznick, con el cual nunca estuvo a gusto por su incontenible intervencionismo en sus films. El hecho de que Hitchcock acabara contrato con Selznick con esta película ha hecho ver a mucha gente desgana, como ganas de quitarse el asunto de encima con rapidez para poder dedicarse a los futuros proyectos con mayor libertad.


ENCRUCIJADA DE ODIOS, de Edward Dmytryk

Una de las grandes películas de Dmytryk. Un gran Noir, que si bien no terminó nunca de entusiasmarme, es, desde luego, impecable. Gran reparto con los durísimos Mitchum y Ryan y la siempre lasciva Gloria Grahame.


EN LEGÍTIMA DEFENSA, de H. G. Clouzot

¡Qué gran director era este Clouzot! Aquí, el director francés, nos deleita con un gran ejemplo de Drama enredado con Cine Negro lleno de sordidez, celos y crímenes. Otra desconocida película a descubrir.




FUERZA BRUTA, de Jules Dassin

Una sensacional joya es la que nos entrega el gran director americano Jules Dassin, un referente de la intriga, el thriller y el drama carcelario. Un retrato de la vida en la cárcel como se han visto pocos en el cine. Atrayente, atractivo, intenso y profundo. Una de las grandes obras del director. Películas de tanto éxito como “Cadena perpetua” (Frank Darabont, 1994) le deben mucho a esta monumental “Fuerza bruta" de Dassin.


JOHNNY O’CLOCK, de Robert Rossen

Otra buena muestra de Cine Negro en lo que fue el debut del notable Robert Rossen. Un Noir paradigmático que no disgustará a nadie. Un Rossen que este año tuvo dos títulos, y ambos traídos aquí.


LA ARAÑA, de Michael Gordon

Otra muestra más de Cine Negro. ¡Estamos en su época dorada, como os he ido explicando! Aquí traigo una película poco conocida, eclipsada y olvidada entre tantas genialidades dentro del género y fuera de él estos años. De esas que gusta descubrir. Un thriller bien escrito y de mucha calidad.


LA BARRERA INVISIBLE, de Elia Kazan

Repite también Kazan con película este año. Conocido drama que denuncia el racismo, en demostración del cine comprometido del director. Una película que ganó el Oscar y le dio otro a Kazan. Protagonizada por Gregory Peck.




LA BRIGADA SUICIDA, de Anthony Mann

Estupendo thriller de Anthony Mann, redundando en películas negras, aunque esta no corresponda al prototipo clásico del Noir. Una buena atmósfera asfixiante y cierto tono semidocumental para esta estupenda narración de uno de los grandes clásicos en la dirección.


LA DAMA DE SHANGHAI, de Orson Welles

Mítica obra maestra de Welles. Puro Cine Negro con una Rita Hayworth que Welles tiñó de rubia, míticas escenas infinitamente referenciadas (ese final en la sala de los espejos), y el aliento barroco de un director que está en el Olimpo de la cinematografía histórica.




LA MUJER DEL OBISPO, de Henry Koster

Simpática comedia protagonizada por Cary Grant. De hecho se dan cita dos de los actores más elegantes y distinguidos de la historia del cine, el citado Grant y David Niven. Una clásica película navideña, en onda Capra, que ha tenido sus remakes.


LARGA ES LA NOCHE, de Carol Reed

Dos años antes de su película más afamada, "El tercer hombre", Carol Reed nos dejó esta obra maestra donde no deja lugar a la duda sobre su talento. Ver esta película debería quitar prejuicios sobre el autor de la cinta que protagonizó Orson Welles en 1949. Tiene, además, una de las nevadas más bellas que se han visto en el cine.




LA SENDA TENEBROSA, de Delmer Daves

Clásico absoluto del Cine Negro. Otro más. Célebre por su puesta en escena, estamos ante un innovador film que no muestra el rostro del protagonista, Bogart, hasta pasada la hora de metraje. Y hasta ese momento nos mantendremos en un escrupuloso plano subjetivo con la mirada de dicho protagonista. De nuevo la dupla Bogart-Bacall deleitándonos en un clásico Noir. Está por debajo de las grandes obras maestras, su trama no está tan conseguida ni es tan compleja, pero su apuesta visual la elevan sin lugar a dudas.


LOS INCONQUISTABLES, de Cecil B. DeMille

Entretenida cinta de aventuras, ambientada en los años previos a la Guerra de la Independencia americana. Nos cuenta la odisea de una mujer deportada a las colonias americanas como esclava. Protagonizada por Paulette Goddard y Gary Cooper, y con la fantástica narración de DeMille.




MEMORIAS DE UN INQUILINO (HISTORIAS DE UN VECINDARIO), de Yasujiro Ozu

Joya de Ozu, el director más depurado del mundo. Sensibilidad, poesía, sentimientos contenidos y una depuración estilística asombrosa. Cuando vean la escena de la playa, me cuentan.


MONSIEUR VERDOUX, de Charles Chaplin

Obra maestra de la comedia negra del maestro Chaplin. Lejos de su entrañable Charlot, Chaplin relata una historia basada en hechos reales repleta de amargura en un tono cómico de elegancia y sutileza excelsas. Su genio alcanzando nuevas cotas y dimensiones.


MONSIEUR VINCENT, de Maurice Cloche

Clonche cuenta la vida del sacerdote católico San Vicente de Paul, que dedicó su vida a cuidar de los más necesitados, especialmente los campesinos sin medios tras la Guerra de la Fronda (1648-1653). Una película de grandes valores, solvente y con una extraordinaria interpretación de su protagonista: Pierre Fresnay.


NARCISO NEGRO, de Michael Powell y Emeric Pressburger

Dos cineastas majestuosos y creo que poco valorados. Esta historia de religión, sentimientos y naturaleza humana es otra muestra del buen hacer de estos dos talentos. Una magnífica reflexión de dos auténticos referentes innovadores, desde lo narrativo y desde lo visual.




PAULA, de Richard Wallace

Otra buena muestra de Cine Negro, y van… Esta en su vertiente de crimen al marido molesto protagonizada por Glenn Ford, que venía de hacer Gilda. Es inferior a referentes evidentes como “El cartero siempre llama dos veces” o “Perdición”, pero merece también la pena.


PERSEGUIDO, de Raoul Walsh

Un western psicológico de Walsh. Traumas infantiles, el protagonismo de Mitchum, la siempre potente narración del maestro y una mezcla entre western y thriller que resulta atractiva. No es uno de los trabajos destacados del director, pero resulta aceptable.


RETORNO AL PASADO, de Jacques Tourneur

La mejor película de Cine Negro jamás filmada. Si queréis conocer el género con todas sus características, visuales, conceptuales, narrativas y temáticas, no hay película más completa. Los tiene todos, y todos ejecutados de una manera excelsa. Mujeres fatales y no fatales, trama retorcida, investigador, flashbacks, claroscuros, expresionismo, sombras rasgando luces, nocturnidad, lo urbano, la fatalidad del destino, un duro con corazón… La mentira final es uno de los más bellos momentos que ha dado el género. Obra maestra indispensable. Imprescindible. ¡Que la veáis!




SECRETO TRAS LA PUERTA, de Fritz Lang

Entretenida película de Lang, que se sumó a la fiebre del psicoanálisis para hacer su thriller de suspense. La vi de muy pequeñito y me gustó, aunque no está muy bien considerada por parecerse a otras (es muy “Rebeca”). Aunque lejos de los grandes clásicos, ofrece magníficos momentos y detalles, además del talento de un director fuera de rango.




SE ESCAPÓ LA SUERTE, de Jacques Becker

Simpática y ligera comedia dramática de Becker sobre una pareja que pierde un boleto de lotería que les habría solucionado la vida. Una sencilla reflexión sobre la naturaleza del amor y la importancia del azar en nuestras vidas.


SIN SOMBRA DE SOSPECHA, de Michael Curtiz

Y pasan los años y Curtiz sigue apareciendo. Aquí os traigo un thriller desconocido, una muestra más de Cine Negro con el gran Claude Rains, o Claudio Lluvias, en el papel protagonista. Muy entretenida y satisfactoria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario