sábado, 16 de junio de 2018

Loudness - Lightning Strikes (1986): Crítica del disco (review)



por Rockología (@RockologiaTwit)
del blog Rockologia



Este Lightning Strikes fue el sexto álbum del grupo japonés Loudness. Apareció en el verano de 1986 y consiguió permanecer hasta bien entrado el otoño en las listas de ventas yanquis. Fue producido por Max Norman en los Sedic y One Studios de Tokyo, entre diciembre del 85 y febrero del 86. Las mezclas se hicieron en Nueva York y de la masterización se encargó el mismísimo Bob Ludwig. La banda estaba formada por Akira Takasaki a las guitarras, Minoru Niihara a la voz, Masayoshi Yamashita al bajo y el batería Munetaka Higuchi.





El álbum comienza con una intro muy Van Halen. Let it go, una pieza típica de su época, donde la voz de Niihara y la estructura del tema me recuerda a lo que Rush hacía por la misma época. Unos arreglos sencillos, una letra facilona y un solo corto pero efectivo. Buen estribillo, para un buen tema ochentero.

En Dark desire entramos con otra buena intro a cargo de Takasaki seguido de un tema algo más duro que el anterior, más en consonancia con la globalidad de la producción. Estupenda evolución con una parte central donde el ritmo cambia y la ambientación da paso a un estupendo solo digno de cualquier rey del shred. En la misma línea sigue 1000 eyes, con un conjunto muy trabajado por parte de toda la banda, dando fondo a una de las interpretaciones más interesantes de Niira.




Con Face to face tenemos un endurecimiento del sonido. La batería atruena y la línea de bajo se acelera. La guitarra chirría y la voz se engruesa, se vuelve más basta. El resultado, una genialidad escondida con otro solo fenomenal. En la misma línea suena más adelante Black star oblivion, de tremendo ritmo y construcción similar (joder, qué final). Un tremendo trabajo rítmico nos espera también en Who knows, incluyendo la mejor línea de bajo del álbum.



Con Ashes in the sky (Shadows of war en la edición japonesa) la banda construyó un tema largo de desarrollo a medio camino entre balada y hit metalero. Excelente construcción e interpretación de la banda. Me encanta como Takasaki mete un montón de guitarras y juega con la melodía y los ritmos. Street life dream podría pasar por un tema de los Rainbow de Joe Lynn Turner o al Malmsteen de Trilogy. De echo, el trabajo de guitarras (y en especial los solos) recuerdan mucho al sueco. Y el álbum se cierra con Complication, de nuevo un sonido similar a la inicial Let it go, pero ahora más acerados, como si Van Halen se hubiera metido en Rush; desde luego el trabajo de guitarras con los cambios de ritmo es tremebundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario