martes, 12 de noviembre de 2019

ENTOMBED A.D. - Bowels of Earth (2019): Crítica review


Por Esteban Martínez (@EMartineC)




Con la misma fidelidad de siempre a su death metal melódico, el sueco Lars Goran Petrov y sus Entombed A.D. llegan a nosotros con su tercer álbum, aunque claro, no es que estemos hablando de unos novatos en esto de la música extrema precisamente, experiencia para la banda hay de sobra en esto del metal y aquello es lo que se evidencia de sobre manera en Bowels to earth, un álbum furioso, redondo y dispuesto a no dejar títere con cabeza a causa de su afilado sonido. En este sentido, la dirección del disco es similar a la adoptada en su antecesor (Dead dawn, 2016) siendo este su principal virtud y defecto (?) a la vez. Dicho en simple: la banda cumple totalmente en su propuesta... pero se le oye en exceso cómoda.




Tampoco, sin embargo, deberíamos esperar algo diferente. No debemos olvidar que la agrupación existe como una especie de auto tributo donde Petrov y compañía rinden culto a su banda madre (Entombed) por lo que es lógico que de ahí no se muevan demasiado. Bowels to earth gustará entonces entre quienes están en busca de un metal melódico, bien compuesto, directo y de estructuras reconocibles. Ahí la furia de canciones como ‘Torment remains’ , ‘Elimination’ o ‘Hell is my home’ impactan de entrada y disparan directo al mentón. Esto a diferencia de ‘Bowels to earth’ (la canción) que pareciese querer ir un poco más allá musicalmente en su cabalgata (es casi el tema más extenso del álbum además), aunque rápidamente el disco retomará la velocidad mediante la oscurísima ‘Bourbon nightmare’ seguida de ‘Fit for a king’. En la recta final, y como era de esperar, el disco comienza a redundar y pierde puntos, ahí quizás ‘I’ll never get out of this world alive’ (un country original de Hank Williams) por lo curioso del refrito y el cierre a cargo de una tétrica ‘To eternal night’ aparecen como lo más simpático e interesante de oír pero el disco a estas alturas claramente ya ha dicho todo lo que tenía que decir.




Según Petrov, tras cinco años de ruedo la agrupación ha logrado encontrar su zona de confort, el lugar donde musicalmente se sienten conformes y desde donde me imagino continuarán construyendo su historia por varios años más. Y bueno, bienvenidos sean si el nivel continuará siendo este...

No hay comentarios:

Publicar un comentario