domingo, 17 de noviembre de 2019

LAS MEJORES PELÍCULAS DE 2001 - Lo mejor del cine de ese año

Mulholland Drive

por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



Un año donde hay grandes clásicos que han trascendido y otros que hoy día no son del todo valorados aún, a pesar de su indiscutible calidad, que es necesario reivindicar. No es un año especialmente atractivo, pero sus películas más lustrosas lo compensan, ya que en algunos casos son muy icónicas. El cine fantástico o las propuestas ambiguas con visiones o personajes muy particulares, abundan en este año, que se beneficia de la presencia de grandes directores (Lynch, Allen, Linklater, los Coen, Spielberg…).


Donnie Darko.

---------------------------

Las mejores películas de 2001
(lo mejor del cine de ese año)



A.I. INTELIGENCIA ARTIFICIAL, de Steven Spielberg. 

Un proyecto de Kubrick que sabía que Spielberg lo llevaría a su mejor versión. Incomprendida por algunos (no es raro en los grandes genios), es una obra extraordinaria a la que Spielberg dotó de calidez, sensibilidad y humanidad sin perder su contundente reflexión filosófica. Obra de enjundia.




ALI, de Michael Mann. 

Correcto biopic sobre Muhammad Ali, para muchos el mejor boxeador de todos los tiempos, donde Mann da su particular estilo y Will Smith consiguió su primera nominación al Oscar.


AMELIE, de Jean-Pierre Jeunet. 

Tremendo éxito el de Jeunet con esta película, que ya es iconográfica, creando un gran personaje protagonista femenino, con el que también se identificó mucha gente, soñadores y románticos sobre todo. Una película bonita.




BLACK HAWK DERRIBADO, de Ridley Scott. 

Una de las películas de Ridley Scott mejor valoradas por el público en los últimos tiempos que no tuvo la repercusión buscada y merecida en su día, tachada de patriotera y propagandística. Excelente ejercicio de estilo e impecable cinta de acción bélica.




BLOW, de Ted Demme. 

El siempre interesante Demme hizo este biopic de George Jung sobre su vida dentro del narcotráfico hasta hacerse millonario. Un buen film con gran reparto en el que tenemos a Penélope Cruz y Jordi Mollá.


COSAS QUE NO SE OLVIDAN, de Todd Solondz. 

Más Solondz haciendo un despiadado retrato de la sociedad americana, sus valores y pilares, para cuestionarlos. En esta ocasión centrado en un instituto y una universidad.


COWBOY BEBOP, de Shin'ichirō Watanabe. 

Un clásico de la animación japonesa futurista. Acción, intriga, una brillante imaginería… Muy entretenida y recomendable si te gusta el género.




DONNIE DARKO, de Richard Kelly. 

Excelente película de culto que se adentra en el tema de los bucles temporales haciendo un buen fresco social con una historia inquietante donde la atmósfera lo es todo. Muy recomendable.


EL DIARIO DE BRIDGET JONES, de Sharon Maguire. 

Clásica comedia romántica con un entrañable personaje femenino protagonista con el que se identificó una buena cantidad de mujeres. Adapta el best-seller de Helen Fielding. Renée Zellweger está impecable.




EL ESPINAZO DEL DIABLO, de Guillermo del Toro. 

Un poco de terror y thriller ambientado en la posguerra civil española, para no perder la tradición. Correcto, aunque nada del otro mundo, trabajo de Del Toro.


EL EXPERIMENTO, de Oliver Hirschbiegel. 

Gran trabajo en esta cinta alemana que, a modo de parábola o metáfora, reflexiona sobre los resortes del poder, el sometimiento, el mando, la dependencia, la obediencia, la rebelión y la supervivencia y resistencia humanas.


EL HIJO DE LA NOVIA, de Juan José Campanella. 

Entrañable comedia dramática argentina que conmovió y sedujo al público del todo el mundo. Uno de los grandes éxitos argentinos de los últimos años con el alzheimer como telón de fondo.


EL HOMBRE QUE NUNCA ESTUVO ALLÍ, de Joel Coen. 

De ritmo parsimonioso y una excepcional fotografía en blanco y negro, es un extraordinario homenaje de los Coen al Noir más clásico, donde vuelven a rendir tributo a uno de sus géneros predilectos.




EL JURAMENTO, de Sean Penn. 

Es un remake de “El Cebo”, la magistral cinta española/suiza/alemana de 1958, nueva adaptación de la novela de Friedrich Dürrenmatt. Un buen trabajo, aunque queda lejos de la de Vajda. Un contenido Jack Nicholson brilla.


EL SEÑOR DE LOS ANILLOS: LA COMUNIDAD DEL ANILLO, de Peter Jackson. 

El inicio de la saga. Una de las más exitosas y prestigiosas de todos los tiempos. Épica, espectacular, logra adaptar lo que parecía imposible, la mayúscula obra de J. R. R. Tolkien. Quizá no es la mejor de las tres, pero es un inicio sensacional.




EL VIAJE DE CHIHIRO, de Hayao Miyazaki. 

Obra maestra de la animación infantil oriental. Imprescindible película, sutil y delicada, sobre lo que no se ve, sobre el poder de lo invisible, de los lazos que nos unen, sobre el amor, la imaginación y sobre la fantasía. Una joya indispensable para conversar íntimamente con nosotros mismos y nuestro pequeño niño interior.




EN LA HABITACIÓN, de Todd Field. 

Drama independiente estadounidense, un magnífico trabajo algo olvidado que mereció mejor suerte. El elenco de actores brilla con luz propia.


EN TIERRA DE NADIE, de Danis Tanovic. 

Sensacional trabajo. Esta película bosnia realiza una lúcida, inteligente y contundente crítica de la guerra, de la política y de los medios de comunicación, culpables de casi todo lo malo que ocurre.


ENEMIGO A LAS PUERTAS, de Jean-Jacques Annaud. 

Soberbia cinta bélica sobre el conflicto entre alemanes y rusos en Stalingrado, una de las batallas más descarnadas y sangrientas de la historia. Un épico duelo de francotiradores, los manejos políticos y de propaganda y una portentosa dirección. Una auténtica joya.




ESCALOFRÍO, de Bill Paxton. 

Excelente mecanismo de terror dentro de un sutil y ambiguo tratamiento de lo fantástico. Muy elogiada por voces reputadas, merece mucho más reconocimiento, porque es magnífica.


GHOST WORLD, de Terry Zwigoff. 

Otra interesante cinta independiente estadounidense con seres marginales e inadaptados. Adolescentes… y no tanto. Comedia dramática atractiva.


GOSFORD PARK, de Robert Altman. 

Mucho éxito y prestigio deparó este gran trabajo a Altman, además de la complicidad de David Lynch en los Oscar. Una estupenda intriga de época con gran cantidad de personajes en un excepcional reparto. El trabajo del director americano brilla enormemente.


HANNIBAL, de Ridley Scott. 

Secuela de la exitosa y oscarizada “El silencio de los corderos”, que dejó bastante que desear, aunque tiene muchos adeptos, quedando lejos de su original. Lo más destacado es el trabajo estético de la violencia, donde Scott demuestra su poderío visual.




HARRY POTTER Y LA PIEDRA FILOSOFAL, de Chris Columbus. 

La primera entrega de la que es otra de las grandes sagas taquilleras de todos los tiempos. Este 2001 vivimos los inicios de “El Señor de los Anillos” y “Harry Potter”, ahí es nada. Presentación de universo y personajes, con un carácter infantil aún, que sedujo como lo había hecho antes la novela.




HEDWIG AND THE ANGRY INCH, de John Cameron Mitchell. 

Un musical sorprendente y distinto, un grito decidido sobre la aceptación y reivindicación personal al ritmo del Rock. Fresca y potente.


INTACTO, de Juan Carlos Fresnadillo. 

El azar y la fortuna usados de manera brillante en este particular thriller de elementos fantásticos que saca buen partido a su idea original.




IRIS, de Richard Eyre. 

Biopic sobre Iris Murdoch, su fascinante personalidad trasgresora y adelantada a su tiempo, su increíble historia de amor. Un buen drama con magníficos actores e interpretaciones


K-PAX. UN UNIVERSO APARTE, de Iain Softley. 

Una especie de remake o versión variada de “Un hombre mirando al sudeste” (1986), este drama de tintes fantásticos, con el duelo entre la ciencia y lo que no comprende, se beneficia del trabajo de sus dos protagonistas, despertando interesantes reflexiones. Efectiva.


LA BODA DEL MONZÓN, de Mira Nair. 

Simpática comedia romántica india sobre el conflicto entre las tradiciones y los nuevos tiempos innovadores enmarcada en los preparativos de una boda.


LA CINTA, de Richard Linklater. 

Menos conocida que su trilogía “Antes de”, pero también seductora, con un planteamiento similar donde los diálogos, abundantes e interesantes, nos van descubriendo a los protagonistas. Ethan Hawke y Robert Sean Leonard vuelven a coincidir tras “El club de los poetas muertos”.




LA HABITACIÓN DEL HIJO, de Nanni Moretti. 

Una de las películas más reputadas de Moretti. Un drama sobre la familia y la aceptación de la muerte, reflexivo y profundo, que examina los resortes y pilares de los sentimientos que las forjan.


LA MALDICIÓN DEL ESCORPIÓN DE JADE, de Woody Allen. 

No es de las peor valoradas en la nueva etapa de Allen, que comenzó con el nuevo milenio. Una comedia con tintes de intriga donde lo mejor es la química y los diálogos entre el director y Helen Hunt.




LA PIANISTA, de Michael Haneke. 

Otro título perturbador, duro y retorcido de Hanake para desasosegar a las almas cándidas. Ojo, que no es apta para todo el mundo.




LA SOLUCIÓN FINAL, de Frank Pierson. 

Cinta para la televisión sobre las reuniones que terminaron por definir el exterminio judío. Gran recreación histórica y un reparto de lujo en estado de gracia donde destaca un gigantesco Kenneth Branagh. Muy recomendable, sobre todo si te interesa el tema.


LA ZONA GRIS, de Tim Blake Nelson. 

Otra dura película sobre el Holocausto. En este caso nos metemos dentro Auschwitz, donde los judíos con trato de favor se levantaron contra los nazis. Un trabajo seco y sin concesiones donde Keitel vuelve a sobresalir.




LANTANA, de Ray Lawrence. 

Interesante y sugerente cinta de intriga en un entramado de relaciones que obtuvo buenas críticas, aunque ahora parezca algo olvidada.


LAS INCREÍBLES AVENTURAS DE WALLACE Y GROMIT, de Nick Park. 

Recopila los tres primeros cortos de sus personajes protagonistas, pero merece la pena.


LOS OTROS, de Alejandro Amenábar. 

Obviamente tributaria de “Suspense” (Jack Clayton, 1961), Amenábar se destacó internacionalmente con este estupendo ejercicio de estilo que casi calca a “El sexto sentido” (1999), si bien habrá que creer que aquella no fue inspiración de esta… Adoro las cintas de fantasmas y esta no está nada mal.




LOS TENENBAUMS. UNA FAMILIA DE GENIOS, de Wes Anderson. 

El humor extraterrestre de Anderson presentándonos a una peculiar familia, llena de personajes estrambóticos, dignos del universo de su autor. La crítica la trató bien y tuvo bastante éxito.


MONSTER’S BALL, de Marc Forster. 

Durísimo drama sureño de seres rotos, casi destruidos, consumidos por los prejuicios y la desgracia, intentando sobrevivir. Tiene, además, uno de los mejores polvos de la historia del cine…




MONSTRUOS S.A., de Pete Docter, Lee Unkrich y David Silverman. 

Joya de Pixar, que iba ya desbocada entregando genialidades año a año. De hecho, Pixar es una de las mejores noticias del cine moderno. Aquí, de nuevo, dan una magistral clase de sensibilidad y talento para describir las esencias de la naturaleza infantil.




MOULIN ROUGE, de Baz Luhrmann. 

Es cierto que es un videoclip de dos horas en cuanto a su estilo, pero también lo es que ese estilo cuadra perfectamente y aunque se agote en esta obra y no dé para más, merece la pena visto el resultado. Gran música, una estética fascinante y un frenesí visual y rítmico desde que empieza hasta que termina.




MULHOLLAND DRIVE, de David Lynch. 

El mundo de Hollywood desde el particular y único universo de David Lynch. Fue muy valorada, Lynch fue nominado como director y muchos quedaron desconcertados, como si no supieran cómo se las gasta el maestro… Es una obra mayúscula, que se puede entender a la perfección.


MY SASSY GIRL, de Kwak Jae-young. 

Bendición para los amantes de las comedias románticas… y, quizá, para los que las odien. Y viene de Corea. Aire fresco que puede que entusiasme a los primeros y redima a los segundos.


OCEAN’S ELEVEN, de Steven Soderbergh. 

Otra saga que comenzaba. Esta con muchos colegas en un espectacular reparto para robar casinos. Remake de aquella “La cuadrilla de los once” (Lewis Mileston, 1960) con el Rat Pack. Dio para trilogía.




SALIR DEL ARMARIO, de Francis Veber. 

Eficaz ejemplo de la comedia francesa más comercial de calidad, con buen guión y efectiva dirección de Francis Veber, un director más que solvente en este género.


SHREK, de Andrew Adamson y Vicky Jenson. 

Francamente divertida, fue un extraordinario éxito. Un antihéroe que sedujo a pequeños y no tan pequeños. Original, ingeniosa y respuesta talentosa a Pixar desde Dreamworks.




SPY GAME, de Tony Scott. 

Thriller entretenido donde destaca el carisma de su dúo protagonista. Tony Scott se manejaba con solvencia en el género y aquí vuelve a demostrarlo, aunque no sea nada del otro mundo.


THE BELIEVER, de Henry Bean. 

Magnífico drama sobre un judío nazi que interpreta con brillantez Ryan Gosling. Basado en hechos reales, es un film independiente que apela a la reflexión con contundencia.


THE MAJESTIC, de Frank Darabont. 

Con un Jim Carrey que de nuevo vuelve a estar fenomenal sorprendiendo con su contenido trabajo, es un drama entrañable sobre el amor al cine que no logró el éxito esperado, pero que sí es eficaz.


THE SCORE (UN GOLPE MAESTRO), de Frank Oz. 

Fue casi más famosa por los problemas que Brando le dio al director, pero no deja de ser un título resultón de robos e intriga.




TRAINING DAY, de Antoine Fuqua. 

Denzel Washington consiguió el Oscar como Mejor Actor por su soberbio papel en este thriller de acción que a su vez es un acertado fresco social. Dando una vuelta a la estructura de mentor y alumno, es una obra madura y lúcida.




UNA MENTE MARAVILLOSA, de Ron Howard. 

Obtuvo gran éxito y prestigio, además sorprendió a unos cuantos con su giro a mitad de película. Es un efectivo drama, biopic del matemático John Forbes Nash, pero muy sobrevalorado.


WAKING LIFE, de Richard Linklater. 

Película de culto de Linklater, que repite este año, aliado de nuevo con Ethan Hawke. Animación y personajes reales, historias y conversaciones interesantes y atractivas en un universo tan particular como extraño. El sueño es el destino.




Y TU MAMÁ TAMBIÉN, de Alfonso Cuarón. 

Otro título de Cuarón que llamó la atención. Personas en crisis y la adolescencia encontrando sus primeros descubrimientos. Iniciaciones y redenciones en una road movie acertada y agridulce.




YO SOY SAM, de Jessie Nelson. 

Conmovedor drama, de esos que han hecho llorar a millones de espectadores, con un Sean Penn en el papel de Sam Dawson, un deficiente mental que lucha por la custodia de su hija pequeña.

1 comentario:

  1. Coincido con una para de las películas, las que vi.
    I.A y Sexto sentido tienen el mismo actor infantil. Parecía que iba a ser una carrera prometedora. Lo que no fue, apareciendo el actor en un par de capítulos de The Boys, como un telepáta que tuvo éxito en una serie de televisión. Es curioso que I.A. tiene un final bastante perturbador.
    Sexto sentido es como el spoiler de Los Otros.
    Me gustó Moulin Rouge por eso de ser un videoclip. Y también por el deliberado anacronismo musical, con música de Nirvana.


    El Señor de los Anillos, el comienzo de una interesante trilogía. Como es interesante la saga de Harry Potter, una de las películas de esa saga dirigida por Alfonso Cuarón.

    Ocean'eleven. Una interesante trilogía, con la temática de esos ladrones sofisticados. Y con hallazgos como Julia Roberts haciendo de...Julia Roberts. Tiempo después inspiraría un capítulo de Los Simpsons, con Neil Gaiman como invitado.

    Memorable película Srek, con un humor politicamente incorrecto. Y con falta de respeto a los cuentos de hadas.

    Guillermo del Toro. Que lamentable que se haya caído el proyecto de que filmara una película de La Liga de la Justicia Oscura.

    Interesantes reseñas.

    ResponderEliminar