miércoles, 16 de agosto de 2017

Tiendas de música que deberías visitar en Londres: Rock N' London



por Alberto Iniesta (@A_Maqueda_8)
del blog Discos




ROCK N’ LONDON: 4 TIENDAS QUE DEBERÍAS VISITAR (O NO)

Todo el que haya tenido la suerte de ir a Londres sabrá que es una ciudad obligada para los que amamos incondicionalmente la música. Y no ya solo por Abbey Road, Saville Road (donde tuvo lugar el mítico Rooftop Concert de los Beatles), el Hammersmith, una tienda mod donde me pillé una camiseta de los Who o la gran cantidad de músicos callejeros que hay, sobre todo por el Soho. Aparte de eso, a mí, amante de discos de los de verdad, no de esos sin alma que llaman cds, me han llegado dentro cuatro tiendas donde he aprovechado para traerme buen material. Let’s rock:


-Rough trade east. En Brick Lane, 91. Empiezo por esta porque es la que menos me gustó, porque mire usted, a las tiendas que son demasiado grandes ante mis ojos se les pone enseguida cara de fnac o corte inglés, y eso no puede ser bueno. Otra pega: todo eran discos nuevos, reediciones, nada de material de segunda mano. A mí, personalmente, me duele ver un Physical Graffiti todo empaquetado, como enjaulado. Pero como no todo puede ser malo, hay que admitir que los precios eran en su gran mayoría razonables (pocos discos superaban las 20 libras), y en cuanto vi el Insomniac de mis queridos Green Day a 16 libras, me lo llevé.




-Reckless Records. En el número 30 de Berwick Street, barrio de Soho. Su mayor inconveniente es estar enfrente de Sister Ray, de la que hablaré más adelante. Tiene un gran material de discos que además vienen calificados según su estado (fair, good, very good, very good +++…), algo que desde luego mal no viene. Los precios no están nada mal, ni la sección de gangas, donde encontré Lifes Rich Pageant de los R.E.M. a 5 libras, que fue el que me compré, y donde descarté el doble directo de Humble Pie por tener más polvo que disco, pero la sombra del ciprés de Sister Ray es alargada. Ahora veremos por qué.



-Vinyl Boutique Records. En Parkway, 88, al lado de Candem. Esta es una de las que más me enamoró. Es el perfecto ejemplo de cómo aprovechar el espacio. Tienen un enorme catálogo del rock and roll de los 50, los precios son muy buenos y la música que ponen, mejor aún. Cuando llegué yo estaba sonando el Sticky Fingers en el tocadiscos, pero el Sticky Fingers de la edición con la cremallera. Una locura, vaya. Entre eso, y ver el Chirping Crickets de Buddy Holly y compañía en mono a 8 libras (que es lo que está sonando ahora en mi habitación), pues no hizo falta más. La encontré de casualidad, y desde ya es uno de mis sitios favoritos de Londres.



-Sister Ray. En el número 75 de Berwick Street, barrio de Soho. Y bueno, esta es la que más me gustó. Tiene dos plantas, la principal llena de cds que no miré, y la de abajo que es lo que viene a ser el paraíso para cualquier amante de la música. Mientras sonaba de fondo el Marshall Masters LP de Eminem, degusté sus perlas a 1, 2 y 5 libras, y me quedé con el Reckless de Bryan Adams por dos. Mientras seguía empapándome de su catálogo, que va por todas las épocas del rock, con un espacio para el soul, el hip hop y música electrónica, descubrí The Bends de Radiohead a 17 libras, que fue mi otra elección. También tienen una espectacular selección de primeras ediciones para quien se lo pueda permitir, y unos cuantos singles de esos que la cara b vale igual o más que la a. Hablo de cosas como el Down On The Corner / Fortunate Son de la Creedence, o el You Can’t Always Get What You Want / Honky Tonk Woman de los Stones. Había leído maravillas de esta tienda en webs inglesas, pero la realidad supera a las expectativas en la que es una de las mejores tiendas que he visto en mi vida.

Para concluir, algo que no he visto en tiendas de la capital inglesa y que, sin embargo, aquí en Madrid sí hay: a la hora del trato con el cliente, Madrid mejora y mucho a Londres. Y para comprobarlo, basta con pasarse por Nakasha, Bajo el Volcán o Rock & Roll Circus. Valoremos un poco también lo nuestro, que lo tenemos y muy bueno. Otra triste realidad es ver la diferencia entre las tiendas de Londres, casi todas llenas, y las de aquí, que no suelen disfrutar de la compañía que merecen. Brindando por lo vivido en Londres, y porque en Madrid se valore más lo que se tiene, me decido a pinchar el Buena Suerte de los Rodríguez ahora que terminan Buddy Holly y sus Chirping Crickets. Salud, y cómo no, mucho rock and roll.

Visita DISCOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario