martes, 15 de agosto de 2017

Venom Inc - Avé (2017): Crítica review


by Don Críspulo


La quinta trompeta del apocalipsis. La muerte la de Lemmy, Sleeping With Sirens (no busque esto en internet por favor) y un disco de Venom sonando bien. ¿Todavía hay gente que necesita más señales del advenimiento de la Bestia? No importa que ahora sea Venom Inc o Venom a secas (cosas de esas legales de váyase usted a saber de quién es la banda); el caso es que Venom no debería sonar bien jamás.


Miren ustedes, Venom eran más malos que un Ducados sin boquilla, pero nos gustaban así. Además sonaban tan mal que no hacía falta grabarnos sus discos en cintas de cromo y eso era una pasta que nos ahorrábamos en aquellos tiempos. En lo que Venom estaban “sembraos” y era lo mejor de ellos era en los títulos de los discos, que ojo, si Welcome to Hell mola (el nombre) no digo nada de Black Metal que le dio nombre a todo un estilo aunque ellos solo fueran una especie de Motörhead tocando en un gallinero. Por no decir nada de ese diabólico y terrible directo que llamaron Eine Kleine Natchmusik (chúpate esa Mozart). Además, Venom, en los cinco primeros años de los 80s, eran unos mitos, unos pioneros desbravadores del metal. Luego sacaron el Calm Before The Storm en una tentativa fallida de sonar bien (seguían sonando a rayos) que a todo el mundo (en verdad a mí y a dos colegas del barrio) nos parecía algo muy moñas en una época donde había que elegir lado: o caña o moñismo Aor, las dos cosas no podían ser (aunque yo escuchaba a Def Leppard a escondidas). Tras eso se les perdió la pista (a Venom digo, y la pista se la perdí yo) hasta ahora, que tenemos dos Venom. Ignoro si el mundo está preparado para Venom por partida doble. Parece que los Venom sin Inc, que son los de Cronos, han sacado un disco llamado Black Mass que no es sino la reedición del Calm Before The Storm y Venom Inc, los de Mantas y Abbadon, sí tienen material nuevo.



Avé es un disco de Heavy Metal, crudo, pero bien cuidado, que suena muy bien y que divierte a pesar de estar más sobado que el pasamanos de una agencia de Correos. Que tampoco vamos a ponernos ahora tiquismiquis a estas alturas. Claro que hoy en día el que no suena bien es porque no quiere, pero no quitemos méritos, que las coplas se dejan oír. Es verdad que ya no dan miedo cuando dicen Ave Satanás, pero ese intento por sonar crudos y oscuros como el lomo de un toro zaíno me está gustando mucho. Dein Fleisch tiene uno de los riffs más trillado del mundo del metal, que incluso me recuerda a Rammstein, pero nos da igual porque no hay quien no levante el puño cuando lo oye y eso es lo que queremos, que somos Jebis.

Venom en el pasado fueron unos innovadores (más por la parafernalia que por la música) así que no seremos nosotros los que le afeemos el presente. Los Venom de Mantas y Abbadon han sacado disco sin historia, que no va a cambiar nada, ni siquiera va a estar en las listas de lo mejor de año (que ya debe de ser triste no estar entre lo mejor del año 2017) pero que es divertido, cañero y ponga usted aquí cualquier otro adjetivo de esos que usamos para hablar de los discos de Jebi Metal de toda la vida. Ahora que venga la sexta trompeta, que esa nos la fumamos.

2 comentarios:

  1. Un placer como siempre leer artículos que lleven tu firma. Vamos a darle unas oídas a ver

    ResponderEliminar
  2. pues le echaremmos una oreja, xq quién somos nosotros para no escuchar un disco de Venom? (aunque falte Cronos) un saludo

    ResponderEliminar