domingo, 19 de marzo de 2017

El anti-profeta, por E. M. Cioran (de su Breviario de podredumbre): fragmentos


En el capítulo titulado El anti-profeta, el segundo del Breviario de podredumbre de Cioran, este escribe las siguientes palabras reveladoras con las que comulgamos plenamente (leer también el capítulo anterior al que dedicamos este post):

"En todo hombre dormita un profeta [...] La locura de predicar está tan anclada en nosotros que emerge de profundidades desconocidas al instinto de conservación. Cada uno espera su momento para proponer algo: no importa el qué".


"Todos distribuyen recetas de felicidad, todos quieren dirigir los pasos de todos".

"La fuente de nuestros actos reside en una propensión inconsciente a considerarnos el centro, la razón y el resultado del tiempo. Nuestros reflejos y nuestro orgullo transforman en planeta la parcela de carne y de conciencia que somos".

"Si todos nuestros actos, desde la respiración hasta la fundación de imperios o de sistemas metafísicos, derivan de una ilusión sobre nuestra importancia, con mayor razón aún el instinto profético. ¿Quién, con la exacta visión de su nulidad, intentaría ser eficaz y erigirse en salvador?"

"El profeta en cada uno de nosotros es el rasgo de locura que nos hace prosperar en nuestro vacío".

"No hay nobleza sino en la negación de la existencia".

"(En otro tiempo tuve un "yo"; ahora no soy más que un objeto)".

Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada