domingo, 19 de febrero de 2017

Crítica de "Splinter" (Toby Wilkins, 2008): review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Hoy os presento una de miedo, titulada Splinter. Bien, amiguitos, la cosa es como sigue. Comienza la película y vemos cómo el empleado de una gasolinera perdida en medio de no se sabe dónde es devorado por un bicho del que no nos muestran más que unas inquietantes y fugaces imágenes poco claras. Luego conocemos a una pareja de tortolitos que desean pasar unos días de acampada para –según sus palabras- hacer el amor bajo las estrellas. Por último, nos encontramos con otra pareja que, al parecer, están huyendo de algo. Total, que si juntáis todo eso y decidís ver Splinter –lo que traducido significa 'astillador' o 'descuartizador'- no os será raro pensar que la tensión está asegurada. Cuando el violento tipo de la pistola y su novia entran en contacto con el biólogo pardillo y su novia –a esas alturas no se os habrá pasado por alto un letrero que indica que en la zona se hacen ciertos experimentos- ya creeréis que os encontráis ante una interesante película con monstruo que promete escenas de suspense gore trufadas de sangre.






Lástima que cuando comienza la acción nos damos cuenta de que no será así. Es decir, que sangre hay, pero el monstruo con el que se las tienen que ver Seth, Polly y Dennis –sí, amiguitos, decidle adiós a Lacey- es una mano llena de pinchos de erizo que se mueve sola. Bueno, no exactamente, pero eso es lo único que se nos muestra con claridad ya que cada vez que hay un ataque de la criatura –o lo que sea- se nos medio enseña con movimientos sincopados de cámara. Total, que de suspense poco y de película interesante menos. Piltrafillas, Splinter es una distracción palomitera en el nivel más bajo de la clasificación. Porque sí, hay cintas que me han divertido y os he recomendado que son mucho más estúpidas y con efectos especiales mucho más burdos... pero es que eso es lo que se esperaba de ellas. Esta, en cambio, al parecer pretende ser original y de calidad sin conseguirlo, lo que la convierte en un subproducto patético, una puñetera wannabe del ámbito cinematográfico del horror con escenas previsibles. Si no la veis, no pasa nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario