sábado, 25 de febrero de 2017

Crítica de "Huracán Carter" (Norman Jewison, 1999): review


por Möbius el Crononauta



All of Rubin's cards were marked in advance, The trial was a pig-circus, he never had a chance. (Bob Dylan, "Hurricane").

Con el nombre original de The Hurricane (traducida por aquí como Huracán Carter) narra la historia cierta de Rubin "Hurricane" Carter, un boxeador de la década de los 60 que fue encarcelado por un crimen que no había cometido. En una década tumultuosa en la cual los Estados Unidos traumáticamente estaban mutando en algo nuevo, un nuevo caso de flagrante injusticia en las Cortes debido a prejuicios raciales sacudió a la opinión pública. No fue el único, aunque debido a la popularidad de Carter la notoriedad fue mayor que en otros casos similares. Artistas, deportistas y otras caras conocidas se movieron para centrar la atención en el caso, abanderadas todas esas actitudes por la canción Hurricane de Bob Dylan.



Es Norman Jewison uno de los últimos artesanos de Hollywood, uno de esos directores capaz de desenvolverse con presteza en todo tipo de géneros y saliendo siempre airoso, y sorprendía en 1999 con esta cinta, tras haber rodado algunas películas menores y haberse enfrascado en la comedia romántica Sólo tú que me parece que no le llevó a ningún sitio.

El director canadiense, que maneja los elementos arquetípicos de los géneros que toca con precisión y efectividad, maneja en esta película recursos provenientes del cine policíaco, el género carcelario, las películas de juicios y biopics como Marcado por el odio. Además, en su forma de aproximarse a la historia de Rubin Carter resuenan ecos de clásicos literarios como El conde de Montecristo o Los miserables.




En realidad es difícil que cualquier historia relacionada con la conspiración y el encarcelamiento injusto no evoquen a la novela de Alejandro Dumas. En The Hurricane el boxeador Carter se convertirá en un moderno Dantés al que seguiremos en su descenso a los infiernos de la oscuridad y de la desesperación, aunque a diferencia del marino marsellés Carter ya alberga odio al ingresar en prisión, y en vez de venganza buscará libertad y justicia.




No sé hasta que punto todos los hechos expuestos en la película sucedieron realmente, aunque como todos sabemos poquísimas películas de Hollywood resistirían un metódico análisis histórico, aunque esto poco puede importar cuando la intención del film no es realmente mostrar esa verosimilitud, o cuando el film es tan bueno que poco importa si la veracidad ha salido por la ventana (¿o acaso a alguien le preocupa que Murieron con las botas puestas sea un disparate de biopic?). Todo esto viene a colación del personaje del detective Della Pesca, que me ha parecido muy interesante.

El detective no tiene un gran peso en el film, (o al menos aparece poco), pero lo que ha hecho despertar mi curiosidad es la obsesión cuasi maníaca de Della Pesca respecto al personaje de Carter, que inmediatamente me ha recordado al Javert de Los miserables. Investigando un poco he descubierto que Della Pesca es una invención, con lo que creo que Jewison pudiera haber querido adaptar a la época actual, usando un caso real, la visión del hombre como ser social, un animal con reglas, basadas en la dignidad, la libertad y la justicia, sin las cuales el ser humano deja más bien de pertenecer a la raza humana para convertirse en un animal salvaje encerrado tras los barrotes, y, aún peor, sintiéndose traicionado e inocente.




The Hurricane significó una nueva colaboración del director Norman Jewison con el estupendo actor Denzel Washington tras La historia de un soldado, un film bastante olvidado cuya estructura a base de "flashbacks" podría considerarse como predecesora de la película sobre Carter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario